Andrew Redmayne, el arquero bailarín australiano que fue el verdugo de Perú, volvió a hacerlo

Otra vez, la psicología y el histrionismo puestos al servicio de una definición por penales.

COMENTARIOS