Elecciones en Italia: amplio triunfo de Giorgia Meloni

La candidata derechista Giorgia Meloni, del partido Hermanos de Italia, se impuso en los comicios con la participación más baja de la historia de ese país.

La derechista Giorgia Meloni, líder del soberanista Hermanos de Italia, se imponía esta noche con claridad en las elecciones para renovar el Parlamento y consigue la mayoría legislativa para formar un nuevo Gobierno junto a sus socios de la Liga Fuerza Italia, según las primeras encuestas a boca de urna, tras unas elecciones con la participación más baja de la democracia.

La alianza de derecha conseguía según los primeros sondeos más del 40% de los votos y superaba el 50% de las 400 bancas de Diputados y 200 del Senado en juego, lo que dejaría a Meloni a un paso de poder convertirse en la primera mujer premier de la historia del país, tras una campaña basada en el rechazo a la inmigración, políticas más duras frente a Europa y promesas de menor presión fiscal.

«Este es el tiempo de la responsabilidad. Italia nos eligió y no la vamos a traicionar, como no la traicionamos nunca. Si gobernaremos esta nación lo haremos por todos los italianos para exaltar lo que une y no lo que divide, porque nuestro objetivo es que los italianos puedan estar orgullosos de serlo», expresó Meloni en sus primeras declaraciones luego de los comicios.

Un sondeo a pie de urna para la emisora estatal RAI dijo que el bloque de partidos conservadores, que también incluye a la Liga de Matteo Salvini y al partido Forza Italia de Silvio Berlusconi, obtuvo entre el 41% y el 45%, porcentaje suficiente para garantizar el control de ambas cámaras del Parlamento, frente al 26,14% obtenido por la alianza progresista.

FdL, la formación de Meloni, fue la más votada con alrededor de 24,6%, mientras que la Liga quedaría en un 8,5% Forza Italia en un 8%, en los peores resultados de su historia.

A su vez, el Partido Demócrata (PD), de Enrico Letta, quedó en 19,4 %, mientras que el Movimiento 5 Estrellas (M5S) se convierte en el tercer partido del país con el 16,5% (luego de un fuerte crecimiento en las últimas semanas de su líder, el dos veces premier Giuseppe Conte), mientras los centristas de Acción e Italia Viva llegaban al 7,3 %.

Finalmente, Italexit, la formación antivacunas y antieuropea parece lejos de superar el umbral del 3% y no obtendrá representación parlamentaria. En cambio, Europa de Emma Bonino lo hará pese a no alcanzar el 3%, ya que se presentó en coalición con el PD.

«íLa centroderecha está claramente por delante, tanto en la Cámara Baja como en el Senado! Será una noche larga, pero ya quiero dar las gracias», anticipó Salvini en Twitter.

La ley electoral italiana favorece a las formaciones que consiguen crear pactos antes de las elecciones, lo que les otorga un número de escaños superior al de su número de votos.

Según la RAI, la alianza de derecha ganaría entre 227 y 257 de los 400 escaños de la Cámara Baja, al tiempo que sumaría entre 111 y 131 de los 200 del Senado. «Con estos números podemos gobernar», dijo el diputado Fabio Rampelli en el hotel Parco dei Principi. No obstante, los resultados completos se conocerán recién hoy.

Como líder del mayor partido de la alianza ganadora, Meloni es la opción obvia para convertirse en primera ministra, pero el traspaso de poderes es tradicionalmente lento y podría pasar más de un mes antes de que el nuevo gobierno tome posesión.

La romana, de 45 años, resta importancia a las raíces posfascistas de su partido y lo presenta como un grupo conservador. Así, logró un notable ascenso, ya que su partido obtuvo apenas el 4% de los votos en las últimas elecciones de 2018.

La única cuestión negativa acerca de este respaldo fue la escasa participación en las urnas, del 64,1% de los votantes, frente al 74% de hace cuatro años, lo que constituye una cifra récord en una nación que históricamente ha gozado de un alto nivel de participación electoral.

Las primeras elecciones nacionales de otoño boreal en Italia en más de un siglo fueron causadas por las luchas internas de los partidos que hicieron caer al amplio gobierno de unidad nacional del primer ministro Mario Draghi en julio.

El nuevo y reducido parlamento no se reunirá hasta el 13 de octubre, momento en el que el Jefe de Estado convocará a los líderes de los partidos y decidirá la forma del nuevo gobierno

Tras conocerse los números parciales, Antonio Tajani, coordinador nacional de la conservadora Forza Italia (FI), integrante de la alianza vencedora, no dudó en señalar que «el resultado del centroderecha dará lugar a un gobierno estable, no habrá problemas relacionados con las diferentes posiciones de los partidos de la coalición».

El número 2 de FI, liderada por Silvio Berlusconi, subrayó que su partido «es el centro» de la coalición y que son imprescindibles para gobernar: «Estamos satisfechos, los hechos demuestran que el centro es Forza Italia, no hay otros. Nuestras decisiones se han visto recompensadas».

El coordinador explicó que había hablado con Berlusconi sobre su candidatura en el Senado. «Todo hace prever que ganará y podrá retornar al Senado, del que fue expulsado (por fraude fiscal), pero hoy ha recibido justicia de los ciudadanos italianos».

«Somos determinantes para el gobierno y para dar nuestro contribución más allá de las fronteras de Italia. Pienso en Bruselas, en Estados Unidos, en el mundo entero», explicó Tajani, ex presidente del Parlamento Europeo.

 

COMENTARIOS