Microsoft contrata a Sam Altman horas después de que OpenAI rechazara su regreso

SAN FRANCISCO – El consejo de administración de OpenAI, la startup de inteligencia artificial de altos vuelos, comunicó en una nota a los empleados el domingo por la noche que su anterior consejero delegado, Sam Altman, no volvería a su puesto, al tiempo que nombraba a su segundo sustituto interino en dos días.

Horas después, en otro movimiento de cabeza, Microsoft dijo que contrataba a Altman y a Greg Brockman, presidente de OpenAI y cofundador de la empresa que renunció en solidaridad con Altman.

Ambos dirigirán un laboratorio de investigación avanzada en Microsoft.

Emmett Shear, antiguo consejero delegado de Twitch, sustituirá a Mira Murati como consejero delegado interino de OpenAI, según informó la junta directiva.

Murati, ejecutiva de OpenAI desde hace muchos años, había sido nombrada para ese cargo tras la destitución de Altman el viernes.

La junta dijo que Shear tiene una "mezcla única de habilidades, experiencia y relaciones que impulsarán a OpenAI hacia adelante", según el memorando visto por The New York Times.

"El consejo mantiene firmemente su decisión como el único camino para avanzar y defender la misión de OpenAI", decía el memorándum, en referencia a la destitución de Altman el viernes.

Open NYTOpen NYT

Estaba firmado por cada uno de los cuatro directores del consejo de la empresa: Adam D'Angelo, Helen Toner, Ilya Sutskever y Tasha McCauley.

"En pocas palabras, el comportamiento de Sam y la falta de transparencia en sus interacciones con la junta socavaron la capacidad de la junta para supervisar eficazmente la empresa de la manera que se le encomendó", dice el memorando.

Satya Nadella, CEO de Microsoft, dejó espacio para otros colegas no identificados que podrían unirse a los dos cofundadores en Microsoft.

"Esperamos movernos rápidamente para proporcionarles los recursos necesarios para su éxito", dijo Nadella en un post en X, antes conocido como Twitter.

Nadella detalló que Altman sería el director ejecutivo del nuevo laboratorio de investigación, "marcando un nuevo ritmo de innovación", en un aparente contraste con el deseo de la junta de OpenAI de ser cautelosos en el desarrollo de la tecnología de IA.

Señaló que el nuevo grupo de Altman funcionará como una entidad independiente dentro de Microsoft.

Altman respondió crípticamente, escribiendo: "La misión continúa".

Un portavoz de Microsoft declinó hacer más comentarios aparte de los mensajes de Nadella a X.

El despido de Altman sobresaltó a la industria tecnológica y a los inversores de OpenAI, entre los que se encuentran Microsoft, Sequoia Capital y Thrive Capital.

Microsoft, que ha invertido más de 13.000 millones de dólares en OpenAI, no se enteró de la salida de Altman hasta un minuto antes de que se anunciara, mientras que otros inversores descubrieron que había sido forzado a abandonar la empresa a través de las redes sociales.

No recibieron más información ni actualizaciones durante el fin de semana.

La marcha de Altman, de 38 años, también puso de manifiesto la división existente en la comunidad de la IA entre quienes creen que es la nueva tecnología más importante desde los navegadores web y quienes temen que su desarrollo demasiado rápido pueda ser peligroso.

A Sutskever, en concreto, le preocupaba que Altman estuviera demasiado centrada en desarrollar el negocio de OpenAI y no prestara suficiente atención a los peligros de la IA.

La decisión del consejo de destituir a Altman sorprendió a los aliados del sector y a los empleados de base que apoyaban al carismático fundador.

Inversores y ejecutivos tecnológicos de Silicon Valley expresaron su apoyo a Altman y Brockman.

El viernes por la tarde, Altman estaba presentando una nueva empresa de IA a los inversores y planeaba fundarla con Brockman.

Desde que OpenAI lanzó su exitoso chatbot ChatGPT hace casi un año, la inteligencia artificial ha cautivado la imaginación del público, con la esperanza de que pueda utilizarse para trabajos importantes como la investigación de fármacos o para ayudar a enseñar a los niños.

Pero a algunos científicos y líderes políticos les preocupan sus riesgos, como la automatización de puestos de trabajo o una guerra autónoma que escape al control humano.

OpenAI ha sido el centro gravitatorio de ese debate, junto con su antiguo Director General, que ha hecho más que nadie en el último año para convertir la inteligencia artificial en un tema dominante.

Razones

El consejo no citó incidentes específicos relacionados con Altman como causa de su destitución.

Más bien, afirmó que Altman había "perdido la confianza del consejo de administración" y que su destitución era "necesaria para preservar la capacidad del consejo de ejecutar sus responsabilidades y avanzar en la misión de esta organización."

"Es primordial que cualquier director general sea honesto y transparente con su consejo", decía la nota.

OpenAI y Altman no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

La empresa de IA tiene una estructura de gobierno poco habitual.

Está controlada por el consejo de una organización sin ánimo de lucro que puede decidir la dirección de la empresa y sus inversores no tienen manera formal de influir en las decisiones.

Algunos empleados de OpenAI prometieron abandonar OpenAI o unirse a la nueva empresa potencial de Altman si el consejo no cedía.

Pero incluso mientras Altman presentaba su propuesta para una nueva empresa, los inversores presionaban para que volvieran Altman y Brockman.

Durante todo el fin de semana, Altman y sus partidarios presionaron al consejo de OpenAI con llamamientos de inversores de capital riesgo, otros ejecutivos tecnológicos y empleados.

Microsoft lideró la carga, según tres personas, y los inversores más pequeños canalizaron sus preocupaciones a través de Microsoft.

El objetivo era demostrar al consejo de administración la popularidad de Altman entre los empleados de OpenAI y en Silicon Valley.

La falta de detalles sobre las razones de la destitución de Altman envalentonó a sus partidarios.

Algunos argumentaron que el consejo sin ánimo de lucro de OpenAI ya no podía apoyar el negocio en el que se había convertido OpenAI, una empresa con 700 empleados, numerosos clientes y asociaciones corporativas que va camino de alcanzar los 1.000 millones de dólares de ingresos anuales.

Altman, Brockman y Sutskever crearon OpenAI en 2015 junto a otras nueve personas, entre ellas Elon Musk, consejero delegado de Tesla.

El grupo fundó el laboratorio de IA sin fines de lucro, afirmando que, a diferencia de Google y otros gigantes tecnológicos, no se regiría por incentivos comerciales.

En 2018, después de que Musk se separara de OpenAI, Altman transformó el laboratorio en una empresa con fines de lucro que está controlada por la organización sin fines de lucro y su junta.

Durante los años siguientes, recaudó los miles de millones de dólares que la empresa necesitaría para construir tecnologías como ChatGPT.

Antes de unirse a OpenAI, Shear dirigió la transformación de Twitch, que pasó de ser una plataforma emergente llamada Justin.tv a un gigante que fue adquirido por Amazon en 2014.

Permaneció en la empresa después de que el gigante tecnológico se hiciera con ella, y no se marchó hasta este año, cuando dijo que iba a tener un hijo.

Shear, jugador de videojuegos desde hace mucho tiempo, era considerado un líder competente en Twitch, pero tenía sus detractores.

Se le consideraba demasiado centrado en reducir costes y convertir el sitio, que perdía dinero, en un negocio más rentable.

"Pedimos disculpas por la brusquedad del proceso que sentimos que era requerido por la situación", dijo la junta en su nota.

"Aun comprendiendo los interrogantes que ha suscitado, seguimos creyendo que nuestras acciones eran necesarias".

c.2023 The New York Times Company

COMENTARIOS