Alberdi, Milei y la omnipotencia del Estado

Hoy, el Estado argentino no es omnipotente, pero es omnipresente, agobiante e ineficiente, desguazado por quienes ambicionaron ser omnipotentes.

COMENTARIOS