Fuerte ofensiva militar de Biden en favor de Milei: manda a la Argentina el portaaviones USS George Washington

Fuerte ofensiva militar de Biden en favor de Milei: manda a la Argentina el portaaviones USS George Washington

En uno de los hitos de la ofensiva diplomática y militar de los Estados Unidos para contener el avance de China en Latinoamérica, el portaviones de propulsión nuclear de los Estados Unidos, USS George Washington, arribará a la Argentina en mayo próximo.

Es el cuarto buque de la Armada de los Estados Unidos que recibe el nombre de quien fue el primer presidente. Y sobre el fin de año tras un reacondicionamiento que duró seis, más de lo previsto, volvió a ser el buque principal de la Séptima Flota de EE.UU.con base en Japón. Es el único portaaviones estadounidense en el Pacífico en reemplazo del USS Ronald Reagan, que tenía su sede en Yokosuka, en Japón. Y es una zona de alto interés geoestratégico que causa tensiones con China, que no le gusta la presencia de su rival en una zona que domina.

Su llegada al Atlántico Sur es también uno de los fuertes gestos de Javier Milei a su primer aliado en la esfera internacional. La información, que fue anticipada en el sitio Radar Internacional este viernes a Clarín por altas fuentes oficiales. Estas contaron que al momento, si el operativo no se incluye en el actual tratamiento en el Congreso de la tradicional ley de entrada y salida de tropas al territorio nacional, contará con una ceremonia de bienvenida en alta mar por parte del gobierno argentino. Entonces, presidente Milei y varios de sus ministros se trasladarían en helicóptero hasta el USS George Washington, que no amarrará en ningún puerto en Argentina, donde por cierto no hay infraestructura para que amarre.

Se deduce que entrarán en esa ceremonia, además de Milei, los ministros Luis Petri (Defensa); Patricia Bullrich (Seguridad), Diana Mondino (Relaciones Exteriores); la hermana del mandatario y secretaria genreal de la Presidencia, Karina Milei; más el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Xavier Isaac y el jefe de la Armada, Carlos Alievi.

Mientras que el jefe de Gabinete Nicholás Posse acaba de terminar su gira por Washington, donde mantuvo entrevistas con los más altos funcionarios de la administración de Joe Biden, el lunes estará en Buenos Aires, el Secretario Adjunto del Departamento de Estado, Brian Nichols. No se descarta entonces que ello derive en una visita del mismo Antony Blinken, jefe de la diplomacia del gobierno de los Estados Unidos.

Estados Unidos también está dentro del apoyo que permitió que recientemente el Fondo Monetario Internacional desembolsara U$S 4.700 millones que se estaban esperando para poder seguir pagando la deuda. Por su parte Milei, si bien mantendrá las relaciones comerciales habituales con China, ya anunció que dejará de ser un "socio estratégico". Por empezar, no entrara a los BRICS y comprará una flota de aviones supersónicos F16 a Estados Unidos y no a China.

Según supo Clarín de fuentes castrenses, las relaciones están “viento en popa” y para abril se espera la visita de la comandante de la Cuarta Flota de los Estados Unidos, generala Laura Richardson. Es una visita que allanará dos hechos más: la visita del Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, quien está preparando la primera cumbre de Defensa del Hemisferio, que se hará en Buenos Aires y que tiene fecha para noviembre.

Milei y Biden también coincidirán en Río de Janeiro durante la cumbre del G20, que tendrá lugar también en noviembre.

Por si el pacto de amistad sellado con Washington entre el líder de la Libertad Avanza, este diario también sabe que el USCGC Stone, el patrullero de la Guardia Costera de los Estados Unidos hará ejercicios con la Prefectura en abril. Ello pertence a la órbita de la ministra Bullrich, a quien igual su antecesor, Aníbal Fernández, ya le dejó acuerdos de Cooperación en Seguridad que allanaron estos ejercicios. En su momento, la primera ministra de Segueridad de Alberto Fernández, Sabrina Frederic, armó tal revuelo con la cuestión de la soberanía frente a Estados Unidos que llevó a suspender cualquier posibildad de cooperación en el Atlátnico Sur con este embleámático patrullero que navega el Caribe y el Atlántico Sur.

El embajador de los Estados Unidos aquí, Marc Stanley, acaba de decir además por televisión que el presidente Biden, que entra en el final de este mandato y se encuentra en carrera por la reeleción podría reunirse este año con Milei. El diplomático recomenzó sus tareas recientemente tras el receso de fin de año y este viernes tuiteó que estaba en Bahía Blanca.

“Estoy feliz de anunciar que hemos hecho una donación de 50.000 dólares para un proyecto de ayuda humanitaria para la reconstrucción de las escuelas primarias 36 y 45 de Bahía Blanca. Espero que esta pequeña contribución ayude a devolver un poco de normalidad a los chicos que cuentan con estas instituciones para asegurar su futuro.” Se refería a los afectados por el temporal de fin de año en dicha ciudad, que devastó varios sitios y dejó 13 muertos. Stanley hizo luego un recorrido por toda la ciudad.

Qué se sabe del portaaviones

Los sitios especializados en Defensa contaban en noviembre que USS George Washington zarpó ese mes tras seis años de reacondicionamiento. Había sido un proceso de reabastecimiento de combustible más largo de lo esperado, no excento de tragedias porque hubo algunos suicidos en su fase de renovación por parte de varios marinos. Se le hicieron trabajos de mantenimiento y modernización.

Con su reparación, el USS George Washington, puede llevar el avión no tripulado Boeing Mq-25A Stingray, que reabastece en vuelo aviones de combate embarcados hasta 800 kilómetros de distancia del portaaviones. Este se considera “una capacidad que hará que el buque sea más adecuado para operar en el hipotético escenario de una invasión china a Taiwán”.

Construido por Newport News Shipbuilding y asignado el 4 de julio de 1992, en mayo de 2008, al zarpar del puerto de Norfolk (Virginia) hacia su puesto en Japón, estalló un incendio abordo en frente de Sudamerica, lo que generó daños por 70 millones de dólares.

Fue el primer portaaviones de propulsión nuclear que los Estados Unidos desplegó en Japón de 2008 a 2015.

La mega nave o más bien sus tripulantes de la Marina fueron objeto de investigación cuando medios de comunicación en los Estados Unidos revelaron que no era buena la calidad de vida de la tripulación mientras estaba en el astillero. Denunciaron por ejemplo que entre 2017 y abril de 2022, hubo al menos nueve suicidios de marineros a bordo. Se detectaron cortes de energía, falta de agua caliente y temperaturas no soportables.

COMENTARIOS