Hamas advierte que el avance militar de Israel en Rafah dejaría «decenas de miles» de víctimas

Hamas advirtió este sábado que una ofensiva terrestre israelí en Rafah podría dejar "decenas de miles de muertos y heridos" en esta ciudad del sur de la Franja de Gaza, último refugio de los palestinos desplazados por la guerra en el territorio.

Varios testigos dieron cuenta en las primeras horas del sábado de bombardeos en los alrededores de esa localidad fronteriza con Egipto, donde viven 1,3 millones de palestinos, es decir, más de la mitad de la población total de Gaza. En su gran mayoría, se trata de refugiados que huyeron de la ofensiva israelí en otras zonas de la Franja.

El movimiento extremista islámico Hamas, que gobierna el enclave palestino desde 2007, advirtió en un comunicado del riesgo de "una catástrofe y una masacre que podría conllevar decenas de miles de mártires y heridos".

Además, el grupo afirmó que responsabilizaría a "la administración estadounidense, la comunidad internacional y la ocupación israelí" de las consecuencias.

Previamente, el Ministerio de Salud de Hamas había informado que por la noche se notificaron 110 muertes en la Franja. También informó de "intensos combates" en el hospital Nasser de Jan Yunis, en el sur del territorio, donde murió una persona y donde aún permanecen 300 empleados, 450 heridos y 10.000 desplazados.

Una vivienda en Rafah, tras un bombardeo de Israel. Foto: EFE  Una vivienda en Rafah, tras un bombardeo de Israel. Foto: EFE

Las fuerzas israelíes allanaron el viernes el otro gran hospital de esa ciudad, Al Amal.

Tras afianzarse en la ciudad de Gaza y en Jan Yunis, las fuerzas israelíes prepararían una operación terrestre en Rafah.

Plan de evacuación

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió el viernes a los militares elaborar un "plan combinado" de "evacuación" de civiles de Rafah y de "destrucción" de Hamas en esa ciudad.

"Es imposible lograr el objetivo de la guerra sin eliminar a Hamas y dejando cuatro batallones de Hamas en Rafah", afirmó. Para ello, es necesario que "los civiles evacuen las zonas de combate", añadió.

La población vive en la máxima incertidumbre.

"Estamos entre la vida y la muerte y no sabemos si mañana habrá espezanzas de una tregua o cambios en el terreno", dijo Basel Matar, un desplazado de Rafah.

Advierten sobre una catástrofe humanitaria

"Forzar a más de un millón de palestinos desplazados en Rafah a evacuar de nuevo sin un lugar seguro adonde ir sería ilegal y tendría consecuencias catastróficas", afirmó Nadia Hardman, especialista en derechos de personas migrantes y de refugiados para la ONG Human Rights Watch.

Algo similar advirtieron el viernes Estados Unidos, la Unión Europea y la ONU. Este sábado, más países sumaron sus voces de alerta.

La jefa de la diplomacia alemana, Annalena Baerbock, afirmó en la red social X que una ofensiva en Rafah desencadenaría una "catástrofe humanitaria anunciada". Otros países, como Arabia Saudita, Jordania y España, expresaron también sus temores, al igual que Naciones Unidas.

Estados Unidos alertó que no apoyaría una operación "sin planificación y sin reflexión" sobre el destino de los civiles.

En una inusual crítica hacia Israel desde que empezó la guerra hace cuatro meses, el presidente estadounidense, Joe Biden, juzgó "excesiva" la "respuesta en la Franja de Gaza" al feroz ataque de Hamas del 7 de octubre.

El conflicto estalló ese día, cuando milicianos islamistas mataron a más de 1.160 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a unas 250 en el sur de Israel.

Un auto se incendia en Rafah, tras un ataque aéreo de Israel. Foto. REUTERS  Un auto se incendia en Rafah, tras un ataque aéreo de Israel. Foto. REUTERS

En respuesta, Israel prometió "aniquilar" a Hamas y lanzó una incesante campaña de bombardeos y operaciones terrestres contra Gaza, donde han muerto hasta ahora 28.064 personas, principalmente mujeres, niños y adolescentes, según el ministerio de Salud del gobierno de la Franja.

Negociaciones trabadas

En el frente diplomático, un "nuevo ciclo de negociaciones", auspiciado por Egipto y Qatar, y con la participación de Hamas, empezó el jueves en El Cairo con el fin de obtener un mayor acceso a la ayuda humanitaria a Gaza y un canje de rehenes en manos del movimiento islamista por presos palestinos en Israel.

La delegación de Hamas dejó la ciudad el viernes después de unas "conversaciones buenas y positivas" con los mediadores, dijo una fuente del grupo.

Una tregua de una semana a fines de noviembre permitió canjear a un centenar de rehenes por presos palestinos. Se estima que unas 132 personas capturadas el 7 de octubre permanecen todavía en Gaza y que 29 de ellas habrían fallecido.

Según el portal Axios, el jefe de la CIA viajará la próxima semana a Egipto para intentar lograr una nueva pausa en los combates y la liberación de rehenes.

La guerra en Gaza también exacerbó las tensiones en Líbano, Irak, Siria y Yemen, donde grupos apoyados por Irán han lanzado ataques en apoyo a Hamás, generando represalias de Israel y de Estados Unidos y sus aliados.

En Yemen, bombardeos estadounidenses mataron la madrugada del sábado a 17 combatientes hutíes, informó el medio oficial de la formación rebelde tras las exequias de los fallecidos en Saná, la capital del país.

Fuente: AFP

CB

COMENTARIOS