Qué pasa si le doy hígado de pollo a mi perro

Qué pasa si le doy hígado de pollo a mi perro

Aprender a darle de comer al cachorrito que llega a nuestra casa es un ejercicio de severidad: tenemos que saber qué pueden comer y qué no pueden comer nunca.

Pero además, si vivimos en familia, con hijos pequeños que están enamorados del perro tanto como nosotros, el aprender lo permitido y lo prohibido será una disciplina de todos, de la familia.

De nada sirve que lo cuidemos muchísimo si, en un momento que nos distraemos, uno de los pequeños le da al perrito un pedazo de chocolate, unas uvas o un pedazo de palta que había quedado en la heladera. Tres elementos poco menos que mortales para cualquier perro.

Entonces, además de saber que hay súper prohibidos y permitidos, tenemos que ver a nuestro amado perro como uno más de nosotros. Tienen que comer un poquito de todo, combinando proteínas, fibras, vitaminas, hidratos, algo de arroz, algo de pasta, algunas frutas y verduras. Pero no repetir todos los días la misma comida.

¿Pueden los perros comer hígado de pollo y cualquier carne?/ Foto de Freepik.¿Pueden los perros comer hígado de pollo y cualquier carne?/ Foto de Freepik.

El hígado de pollo, se ve en muchas publicaciones, tiene mala fama como alimento para el perro. Pero no es un alimento malo si se lo sabe manejar. Pasa que antiguamente, nuestras abuelas, eran de darle siempre hígado de pollo a los perros. O todos los días corazón de vaca. Y siempre lo mismo: los animales empezaban a desnutrirse y a perder defensas naturales.

¿Qué pasa si le doy hígado de pollo a mi perro?

Graciela Castillo, médica veterinaria (matrícula 5169) de la Veterinaria Honduras de Palermo, nos dice que “El hígado de pollo como tal no generará ningún problema en la digestión o la salud del perro. Puede ser parte de una dieta, pero siempre en una proporción equilibrada de aporte proteico. Esto es: podemos darle hígado de pollo en tres almuerzos o tres cenas por semana al perrito. Pero no más. En otros días pondremos otras proteínas como huevo, pescado, carne vacuna. Y las iremos combinando con verduras, frutas, fibras, hidratos”.

Hígado de pollo, uno de los órganos del ave. Tiene buenos nutrientes./ Foto de Agrosuper (agrosuper.com)Hígado de pollo, uno de los órganos del ave. Tiene buenos nutrientes./ Foto de Agrosuper (agrosuper.com)

Castillo, quien fundó la Veterinaria de Honduras 6049 (e/ Arévalo y Dorrego), nos da un dato clave para que aprendamos lo que comen nuestras mascotas.

“En la naturaleza –nos dice- cuando los perros salvajes cazan una presa, comen absolutamente todo de esa presa. Comen hígado, comen músculo, comen hueso, comen cartílago, comen el contenido de los estómagos que por lo general, con animales como liebres o ciervos, tienen granos y fibras adentro”.

La carne cruda en las zonas urbanas puede ser un peligro para los perros. No sabemos su procedencia y si tiene o no parásitos.La carne cruda en las zonas urbanas puede ser un peligro para los perros. No sabemos su procedencia y si tiene o no parásitos.

Y nos completa: “O sea que en la naturaleza, el perro come un alimento muy balanceado. Casi tan perfecto como los que se venden en veterinarias y supermercados. Lo mismo que un gato: come un pajarito y el pajarito tiene hasta semillas en sus estómagos. Como salvajes, los animales consumen todo las partes del animal cazado. Entonces: si le podemos dar hígado de pollo al perro pero un par de veces por semana. Todos los días no porque sería una dieta muy mala ”.

Por qué se usa hígado de pollo para darle a los perros

El sitio especializado Experto Animal cuenta en su web que el hígado de pollo es un complemento ideal para la dieta de nuestro perro, ya que aporta proteína, vitaminas y minerales.

Perro comiendo carne con la dueña. En la dieta de un perro está la carne por sus proteínas.Perro comiendo carne con la dueña. En la dieta de un perro está la carne por sus proteínas.

Y nos detalla que “los órganos en general son alimentos que ofrecen a los perros un alto porcentaje de proteína y son productos mucho más económicos. El único inconveniente es conseguir encontrarlos, ya que en muchas carnicerías es preciso pedirlos con antelación”.

Aclara que, si bien los perros pueden comer hígado de vaca, de cerdo, de cordero, de pavo o de pollo, este último es más aconsejado por su contener un menor porcentaje de colesterol que el resto. El sitio también señala que el hígado de pollo es bueno para ser parte de una dieta equilibrada, pero no el único integrante de esa dieta.

Beneficios del hígado de pollo para perros

Experto Animal también ofrece en su excelente nota una composición nutricional de 100 gramos de hígado de pollo, sacado de la Base de Datos Española de Composición de Alimentos.

Nutrientes del hígado de pollo. Foto de un plato con hígado de pollo./ Imagen de Ran en Pixabay.Nutrientes del hígado de pollo. Foto de un plato con hígado de pollo./ Imagen de Ran en Pixabay.

  • Cada 100 gramos de hígado de pollo encontramos:
  • Energía: 137 kcal
  • Proteína: 22,12 g
  • Grasa: 7,14 g
  • Agua: 72 g
  • Hidratos de carbono: 1,2 g
  • Calcio: 18 mg
  • Hierro: 7,4 mg
  • Sodio: 68 mg
  • Potasio: 218 mg
  • Magnesio: 13 mg
  • Fósforo: 240 mg
  • Zinc: 3,2 mg
  • Vitamina C: 28 mg
  • Vitamina A: 33 ug
  • Vitamina D: 1,3 ug
  • Vitamina E: 0,4 mg
  • Vitamina B total: 19 mg
  • Ácidos grasos saturados: 1,790 g
  • Colesterol: 344 mg

¿Es mejor darles hígado de pollo crudo o cocido? Este sitio con gran experiencia en mascotas, se inclina por dárselo cocido. Y argumenta: “Es muy difícil saber la procedencia del hígado de pollo, y si está completamente libre de parásitos. Por lo cual, es más seguro dárselos cocido”.

Y en cuanto a la cantidad de hígado de pollo que podemos darle, en su web nos informan que “Por cada 10 kg de peso del animal, la nutricionista canina Gemma Knowles nos indica en su libro Cocina sana para tu perro, que la cantidad de carne debe oscilar los 120-150 gramos diarios, a los cuales hay que sumar otros alimentos como verduras o cereales”.

COMENTARIOS