Elecciones en el PRO: Mauricio Macri se reunió con Soledad Acuña y quiere a los históricos de nuevo en el partido

Elecciones en el PRO: Mauricio Macri se reunió con Soledad Acuña y quiere a los históricos de nuevo en el partido

Identidad y reafirmación. La exministra de Educación porteña, Soledad Acuña, echó mano a esos dos conceptos para dar cuenta de la reunión que mantuvo el pasado sábado con Mauricio Macri en la Patagonia, a donde ella viajó para visitar a sus padres y donde el expresidente pasa sus vacaciones. Fue la forma de comunicar que ahora la otrora funcionaria de Horacio Rodríguez Larreta prefiere la compañía del fundador del PRO y trabajar para que éste presida el partido.

"Nos encontramos con @mauriciomacri en el sur. Juntos estamos trabajando en una renovación del PRO que reafirme la identidad y la impronta del partido que fundamos en 2001”, publicó Acuña en su cuenta de X junto a una foto de ambos. El mensaje fue difundido este lunes, pero el encuentro se había llevado a cabo el pasado sábado en el country Cumelén, refugio y búnker político de Macri en Villa La Angostura.

Acuña se retiró de las funciones públicas en diciembre. Además de ser ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires había competido para quedarse con la candidatura a jefa de Gobierno porteño apalancada por el mismo Rodríguez Larreta. Hoy la realidad la encuentra mucho más cerca de Macri, con quién comenzó en política, que de su ex jefe.

La exministra se encontraba en el sur para visitar a sus padres que viven en Bariloche. Su marido Diego Kravetz asumió en diciembre el cargo de secretario de Seguridad de la ciudad -y también jefe de la Policía porteña- la obligó a suspender vacaciones familiares. Mientras se encontraba en la Patagonia, el expresidente la llamó. Quería hablar con Acuña sobre la renovación del PRO y, quizás, un cargo en la estructura del partido que en marzo renovará autoridades.

Macri se encamina a presidir el PRO. Patricia Bullrich ya avisó a fin de año que no buscará un nuevo mandato, pero por el momento nadie descarta que presente una lista propia con candidato de su riñón. El 19 de marzo vence el plazo para presentar listas y el final por ahora está abierto.

De todos modos, cobra fuerza la idea de que Macri se consagre presidente del partido que fundó ante la presentación de una lista única. Como anticipó Clarín, esta hipótesis de trabajo incluye a Bullrich al frente de una de las vicepresidencias a cambio de que decline sus aspiraciones.

De todos modos, el ala más purista del PRO cuestiona que la actual ministra de Seguridad busque un lugar en la estructura partidaria mientras es protagonista del gabinete de Milei.

Más allá de esto, Macri está decidido a volver a jugar dentro del PRO. Cuenta con el apoyo de la mayoría de los presidentes provinciales del partido y se prepara para los próximos días una cumbre y foto con gobernadores PRO como Ignacio “Nacho” Torres (de Chubut) y Rogelio Frigerio (de Entre Ríos).

Acuña ya avisó que no tiene ninguna intención de incorporarse al gobierno de Javier Milei cuando se selle la alianza entre el PRO y La Libertad Avanza para tener una presencia más fuerte en la toma de decisiones y algunos cargos en el Gobierno. Pero sí avisó que quiere trabajar internamente en el partido.

“Macri quiere que el PRO no pierda la esencia ni el norte de para qué se creó en su momento”, sostuvieron fuentes al tanto de la reunión. En esa línea se inscribe la reaparición de Acuña que pese a haber apoyado la candidatura presidencial de Rodríguez Larreta fue aceptada nuevamente bajo el ala de Macri, ya alejado del ex alcalde porteño.

En ese sentido, nadie descarta que Acuña pueda llegar a acompañar la fórmula que encabezaría Macri para presidir el PRO.

“Podría ser”, responden los voceros y dejan planteado un interrogante. Los binomios mixtos han sido un clásico en la génesis del partido. Por ahora no hubo ofrecimientos, pero Macri dejó trascender que quiere a los históricos comprometidos con la nueva etapa, aunque no descarta caras nuevas.

Como anticipó Clarín, la idea de Macri es reordenar el PRO, mantener a la mayor cantidad de dirigentes adentro y convocar a una renovación generacional en un espacio que, con la aparición de Milei, perdió a casi todos sus posibles votantes jóvenes y que hoy pelea por mantener su identidad frente a un discurso que repite algo parecido a lo que siempre reclamó Macri pero virado hacia el extremo.

DS

COMENTARIOS