Fiscales PREPARATIVOS PARA EL 26 y se van de 31 a 42 y los ayudantes de 80 a 110

De estos últimos, unos 40 estarán en la calle, en las comisarías que son sedes de siete departamentales policiales.

La Corte de Justicia ya dispuso que el lunes 26 se pondrá en marcha en su totalidad el sistema acusatorio, el mecanismo en el que los fiscales están a cargo de la investigación de los hechos delictivos. En ese marco, el jefe del Ministerio Público, Eduardo Quattropani, ya armó su escuadrón. Comenzará con los 31 fiscales de las actuales cinco Unidades de Investigación y hará movimientos para cubrir las otras tres nuevas que empezarán a funcionar, hasta que salga el concurso y se designen a 11 funcionarios. En el inicio sí se sumarán ayudantes fiscales, los que pasarán de 80 a 110. Estos profesionales también son clave en el andamiaje del esquema, ya que, por primera vez, tendrán presencia territorial, dado que unos 40 estarán en la calle, ubicados en las siete comisarías departamentales que abarcan la provincia.

Tal despliegue obedece a una estructura que divide por sectores y apunta a una especialización de los distintos delitos, con personal suficiente para lograr una respuesta judicial rápida (detención y juzgamiento de sospechosos) a 26 mil y 28 mil causas anuales. Todo lo contrario a lo que venía sucediendo con el llamado sistema mixto, el cual tenía una primera etapa denominada inquisitiva, en la que un juez de turno, por 15 o 30 días, estaba a cargo de la pesquisa. Además de la incongruencia de que un magistrado investigara, indagara y procesara a un detenido, el mecanismo tenía un escaso nivel de resolución de causas, ya que apenas se llegaba al 9 por ciento, en el mejor de los casos.

El primer atisbo del sistema acusatorio se dio con el procedimiento de Flagrancia, el mecanismo de enjuiciamiento exprés para detenidos atrapados en el momento en que cometen un delito, el cual debutó en 2017. El acusatorio arrancó en febrero de 2021 de manera parcial, con otras tres unidades fiscales (Delitos Especiales, Cavig y Anivi) que concentraron las denuncias de abuso sexual, de violencia de género, los casos por homicidios dolosos y culposos (negligencia y mala praxis) y delitos contra la administración pública, entre otros.

El presidente de la Corte, Guillermo De Sanctis, y el fiscal General vinieron trabajando en la ampliación a su totalidad del acusatorio, la que fue aprobada por la Cámara de Diputados a fines del año pasado y que verá la luz el 26. El titular del máximo tribunal le había adelantado este medio que se llamará a un concurso para designar fiscales, que se ascenderá e incorporará personal y que habrá reformas en lo edilicio (Ver aparte).

Quattropani confirmó que habrá tres nuevas Unidades Fiscales de Investigación (UFI): la de Delitos contra la Propiedad, la de Delitos Informáticos y Estafas y la Genérica. La primera tendrá bajo su órbita los robos y hurtos, mientras que, la segunda, las estafas y aquellas que son producto del robo de datos personales (phishing), los fraudes informáticos, los ataques como cyberbullying, el hackeo de sitios web, además de la distribución de pornografía infantil, entre otros. La última contendrá las causas por usurpaciones, daños, amenazas, lesiones y causas contra la salud pública y la seguridad y el orden público, como piquetes.

El jefe del Ministerio Público ya definió a los supervisores y coordinadores de las UFI (Ver infografía) y arrancará con la distribución de los 31 fiscales actuales en la nueva estructura, hasta que se sumen los otros 11 luego de un concurso. Por eso, reconoció que «vamos a comenzar con un déficit notable en la cantidad de fiscales, dado que el proceso de selección y designación recién podría concluir en abril». No obstante, indicó que, «si todos ponemos voluntad y decisión política, San Juan será ejemplo nacional. Se viene el cambio más revolucionario e integral en materia de justicia y seguridad que haya vivido la provincia», además de resaltar el trabajo coordinado que vienen manteniendo con la Policía y la experiencia que han adquirido con Flagrancia y el funcionamiento parcial del acusatorio.

Por otro lado, habrá ascensos de abogados colaboradores, que pasarán a ser ayudantes fiscales. Así, habrá un total de 110, de los cuales, unos 40, en turnos rotativos, estarán en las siete Departamentales que tienen sede en Comisarías (Capital; Chimbas – Albardón; Rivadavia – Rawson; Norte, en Jáchal; Sur, en Pocito; Este, en Caucete, y Oeste, en Rivadavia). Ese personal saldrá de las UFI Delitos contra la Propiedad (las causas con mayores hechos) y Flagrancia. Para ello, se creará una Unidad de Abordaje Territorial, que tendrá la distribución de los ayudantes fiscales en la provincia, los que, al intervenir rápidamente con la Policía, asegurarán el lugar y las pruebas y entregarán el expediente a la UFI específica.

La extinción de los viejos juzgados y la reconfiguración de la Cámara

Reestructuración. La Corte impuso cambios entre los jueces que integran las dos salas de la Cámara Penal, que son los que hoy llevan adelante los juicios de las causas del viejo sistema penal.

El viernes, la Corte sacó una acordada en la que fijó el 26 de este mes como el inicio a full del sistema acusatorio. En la resolución, además, dispuso la disolución de los viejos juzgados de Instrucción y Correccionales y la reestructuración de la Cámara Penal de juicio.

Así, las jueces Carolina Parra y Mónica Lucero (del Segundo y Tercero Correccional) y sus pares Mabel Moya y Guillermo Adarvez (del Segundo y Tercero Correccional) cumplirán funciones en el Colegio de Jueces del sistema acusatorio, «sin perjuicio de que sigan entendiendo en forma simultánea y hasta su culminación, en los procesos en que ya intervienen», indica la resolución. Dichos magistrados «actuarán en el ámbito de la Oficina Judicial Penal de Finalización de Causas del Sistema Mixto», la cual se creó por la acordada y reemplazará a la Unidad Conclusiva de Causas. Es decir, esas juezas y el juez tramitarán y terminarán las causas que ya tenían del viejo sistema penal, además de que intervendrán en el nuevo mecanismo.

En la Cámara Penal, en la que hay integrantes de dos salas de juicio, los jueces Víctor Muñoz Carpino, Miguel Dávila Saffe y Juan Bautista Bueno «intervendrán exclusivamente» como Tribunal de Juicio en los procesos regidos por el viejo sistema penal. A su vez, los camaristas Silvina Rosso de Balanza, Martin Heredia y Maximiliano Blejman pasarán a integrar el Tribunal de Impugnación del sistema acusatorio. No obstante, la acordada señala que «las Salas de la actual Cámara Penal, con su conformación original, continuarán actuando en los procesos en los que ya intervienen» del mecanismo mixto.

Además del lanzamiento del concurso para designar 11 fiscales, el presidente de la Corte, Guillermo De Sanctis, le había dicho a este medio que se ascenderá a unas 30 personas para que cumplan la tarea de ayudantes fiscales y que se incorporarán a unos 30 abogados del concurso de ingreso 2022.

En cuanto a los espacios, los juzgados Correccionales y de Instrucción hoy están ubicados en el ala Norte del primer piso de Tribunales. Como se disolverán, el lugar será ocupado por Fiscalía. Además, personal está trabajando en el edificio de calles Caseros y Santa Fe para trasladar a ese punto a los dos juzgados Ejecución penal y el Registro Único de Adopción.

A su vez, la Unidad Conclusiva de Causas (que se llamará Oficina Judicial Penal de Finalización de Causas del Sistema Mixto), que también está en el primer piso, irá a la planta baja, en un sector en el que hoy hay un área de Fiscalía. Además, harán más salas de juicio en el subsuelo.

COMENTARIOS