Cuándo reforzar las enzimas, cómo lograrlo y qué efecto tiene

Cuándo reforzar las enzimas, cómo lograrlo y qué efecto tiene

Para una buena digestión, las enzimas juegan un rol esencial. Ya que son las proteínas encargadas de descomponer los nutrientes presentes en cada tipo de comida y favorecer su absorción y la reutilización para que el organismo pueda cumplir sus funciones básicas.

Estas se encuentran de manera natural en el páncreas, el estómago y el intestino. Además, como cuenta una nota de El País, algunos alimentos disponen de estas sustancias. Entre ellos, se destacan ciertas frutas como el kiwi, la palta, el ananá, la papaya o el mango. También, los fermentados como el kéfir, el yogur o el chucrut.

Pero, cuando existen problemas digestivos y reforzar la alimentación con los productos adecuados no resulta suficiente, una de las opciones es recurrir a suplementos de este tipo.

Cómo tomar las enzimas digestivas

La nota de El País puntualiza que las enzimas digestivas farmacéuticas vienen en cápsulas y combinan distintas acciones.

La papaya contiene enzimas  digestivas.La papaya contiene enzimas digestivas.

Antes de comenzar tomarlas, es fundamental consultar con el médico de cabecera o especializado en trastornos digestivos.

Siempre hay que tener en cuenta que tienen contraindicaciones. Por ejemplo, no están recomendadas durante el embarazo o la lactancia. Tampoco, especifica la nota de El País, en personas con patologías cardíacas, renales, úlceras, diabetes, pancreatitis, enfermedades graves o alergia a las frutas.

Otro ítem es que para que tengan un mejor efecto, deben tomarse inmediatamente antes o durante las comidas.

El kéfir es un alimento fermentado que mejora la digestión Foto: Shutterstock.El kéfir es un alimento fermentado que mejora la digestión Foto: Shutterstock.

En el caso de las frutas que cuentan con estas proteínas, lo ideal será consumirlas crudas y al natural. Mientras que los fermentados pueden ingerirse una o dos veces al día entre el desayuno y el almuerzo o entre el almuerzo y la cena; o como agregado a otras preparaciones, como frutas o ensaladas.

También es fundamental tener presente que los suplementos deben formar parte de una dieta sana y que se adapte a las necesidades personales. El siguiente consejo es que no suplantan un tratamiento específico.

COMENTARIOS