Estados Unidos: tras quedar paralizado en público, el líder de la mayoría republicana en el Senado dejará su cargo

Mitch McConnell, de 82 años y líder de la mayoría republicana en el Senado de Estados Unidos, anunció este miércoles que dejará su cargo en noviembre de 2024 cuando se lleven adelante las elecciones presidenciales y tras algunos episodios de salud sufridos durante los últimos meses, incluidas dos apariciones frente a la prensa en las que quedó paralizado por varios segundos.

En marzo de 2023 había sido hospitalizado por una contusión cerebral y tuvo que recibir asistencia frente a las cámaras tras perder el hilo de su exposición y quedar en silencio e inmovilizado.

McConnell fue líder en minoría entre 2007 y 2015, luego en una influyente mayoría hasta 2021, y desde entonces volvió a serlo de la minoría.

"Uno de los talentos más subestimados en la vida es saber cuándo es el momento de pasar al siguiente capítulo de la vida. Así que hoy me presento ante ustedes para decirles que este será mi último mandato como líder republicano del Senado", anunció ante la Cámara Alta.

Mitch McConnell anunció que en noviembre dejará la conducción del Partido Republicano en el Senado. Foto APMitch McConnell anunció que en noviembre dejará la conducción del Partido Republicano en el Senado. Foto AP

McConnell no mantiene una buena relación con el expresidente de Estados Unidos y potencial candidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump (2017-2021) y cada vez era más cuestionado dentro de su partido.

"Créanme, conozco la política dentro de mi partido en este momento particular. Tengo muchos defectos, pero malentender la política no es uno de ellos", aseguró.

Más de la mitad del grupo parlamentario republicano en el Senado mostró ya su apoyo a Trump en las primarias del partido, pero McConnell no fue uno de ellos.

De hecho, en su discurso, McConnell no citó a Trump ni una sola vez, pero sí tuvo palabras de afecto para el expresidente Ronald Reagan (1981-1989), con el que empezó su carrera política.

Mitch McConnell cuando tuvo que recibir asistencia frente a las cámaras en agosto de 2023. Foto ABC Affiliate WCPO via ReutersMitch McConnell cuando tuvo que recibir asistencia frente a las cámaras en agosto de 2023. Foto ABC Affiliate WCPO via Reuters

"Cuando llegué aquí me hacía feliz si alguien se acordaba de mi nombre. El presidente Reagan me llamó Mitch O'Donall. Cerca, pensé. Mi esposa, Elaine, y yo nos casamos en el cumpleaños del presidente Reagan, un 6 de febrero. Probablemente admitirlo no sea lo más romántico, pero Reagan significa mucho para nosotros dos", dijo.

El veterano político republicano, en el Senado desde 1985, dejará el cargo de líder pero seguirá como senador al menos hasta 2027, cuando vence su actual mandato.

La salud de McConnell preocupa a la política de Estados Unidos

En agosto de 2023, tras quedar paralizado por segunda vez en pocos días ante la prensa y mostrarse visiblemente desorientado, el portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, compartió los deseos del presidente estadounidense, Joe Biden, de que McConnell, a quien el mandatario conoce bien debido a sus 24 años juntos en el Senado, se recuperara pronto.

"Claramente, le deseamos lo mejor y una pronta recuperación. Han trabajado juntos y se conocen desde hace tiempo", expresó.

Un mes antes, el senador de Wyoming John Barrasso, un ex cirujano ortopédico que es el tercer republicano de mayor rango en el Senado, expresó su preocupación, a pesar de haber mostrado mejoras en ese entonces.

A fines de agosto de 2023, un periodista le preguntó sobre sus planes para presentarse a la reelección. "¿Cuál es mi opinión sobre qué?", pidió el legislador, algo desorientado, que le repitiera la consulta.

Video

Mitch McConnell se encontraba hablando ante la prensa cuando, de repente, se quedó congelado y debió ser reemplazado.

Posteriormente, tras la aclaración del periodista, alcanzó a susurrar: "Ah, claro". Esbozó una sonrisa y quedó paralizado, con la mirada perdida al frente, durante cerca de 30 segundos.

Tuvo que intervenir una asistenta, que le pasó un brazo por la espalda y le habló dulcemente para orientarlo. Dos minutos después, la mujer dio por finalizada la conferencia de prensa.

A fines de julio, en tanto, tuvo lugar un episodio similar con McConnell. Se acercó al podio para su conferencia de prensa semanal y comenzó a hablar sobre el proyecto de ley anual de defensa, el cual -dijo- avanzaba con una “buena cooperación bipartidista”. Pero entonces pareció perder el hilo y se quedó en un interminable “eh…”.

Se mantuvo en esa posición 20 segundos y, tras una sugerencia de sus colegas, se retiró a su despacho.

COMENTARIOS