Tras el escándalo de Rubiales, implementan el primer protocolo contra la violencia sexual en España

Tras el escándalo de Rubiales, implementan el primer protocolo contra la violencia sexual en España

El escándalo provocado por el ex Presidente de la RFEF, Luis Rubiales produjo un cimbronazo en todo el fútbol español.

Renuncias, denuncias, un juicio en proceso y la puesta en marcha del protocolo “#SeAcabó”, una serie de reglamentaciones básicas para todos los clubes para luchar contra el avance de la violencia machista. Mientras en la Federación Española lo terminan de conformar, la Sociedad Deportiva Amorebieta ya comenzó a implementarlo.

El protocolo que diseño el club vasco está "pensado especialmente para mujeres al ser el colectivo estadísticamente hablando más afectado", pero añade que es un protocolo "integrador" y "que no excluye a ningún tipo de víctima por género o condición sexual".

“El objetivo, por tanto, es prevenir y detectar -y ayudar a la víctima llegado el caso-, agresiones sexuales y LFTBIFóbicas en las instalaciones de Lezama los días de partido del Amorebieta y también en las instalaciones del fútbol de inferiores”, aseguran desde la institución.

Uno de los puntos claves es la formación del personal que está en el estadio: el staff, el personal de seguridad, los auxiliares y los servicios sanitarios han recibido, o recibirán, unas charlas para sensibilizarles e informarles sobre qué es el acoso, qué es una agresión sexual y cómo deben actuar si se encuentran ante una situación de ese tipo.

De hecho, la pasada semana se adaptó el plan al fútbol formativo y se impartieron unas charlas a entrenadores y coordinadores de los 19 equipos de categorías inferiores. "En el fútbol base tratamos de prevenir que los jugadores no vayan solos al vestuario, que si los chavales ven a alguien ajeno al club avisen…", explica Jon Larrea, presidente del Amorebieta, a MARCA.

El protocolo recomienda a la víctima ir a un centro médico sin ducharse ni cambiarse de ropa para no eliminar pruebas biológicas. Además, recoge algunas frases que pueden ayudar a la persona agredida en los primeros momentos. Señala la importancia del apoyo, de insistir en decir "te creo" y en dejar las preguntas y los "por qué" a los expertos. "No es tu culpa", "no estás solo" o "tuviste mucho valor para contarme esto" son otras frases que pueden ayudar a la víctima.

COMENTARIOS