¿Es posible ir en bici de costa a costa en Estados Unidos? Así es el nuevo programa que busca conectar todos los senderos del país

Cuando Mike O'Neil abrió su taller de reparación de bicicletas en Muncie (Indiana), el sendero Cardinal Greenway que estaba junto a su ventana se extendía sólo 3 km al sur del taller.

Hoy se extiende 53 kilómetros más allá, pero su visión final es mucho más amplia.

O'Neil espera que la senda que nació de las antiguas vías de ferrocarril del este de Indiana se convierta con el tiempo en una pieza central de la propuesta Great American Rail-Trail, una red continua de rutas para andar a pie y en bicicleta que abarca desde el estado de Washington hasta Washington D.C.

"A medida que se alarga el sendero, más y más gente lo utiliza", afirma O'Neil, que realizó cinco viajes en bicicleta de costa a costa y suele compensar los gastos de reparación a los ciclistas de otros estados que visitan su comercio Greenway 500 Bike Shop, del cual es propietario desde hace casi dos décadas. "Sería una bendición maravillosa tenerlo todo conectado".

El sendero Cardinal Greenway hoy tiene más de 50 km. Foto: APEl sendero Cardinal Greenway hoy tiene más de 50 km. Foto: AP

El gobierno de Biden tenía previsto abrir el martes las solicitudes para un nuevo programa de subvenciones que, por primera vez, prioriza no solo la construcción de senderos, sino la conexión de los ya existentes. La ley bipartidista de infraestructura de 2021 permitía destinar hasta 1.000 millones de dólares en cinco años a este programa, pero el Congreso hasta ahora autorizó menos de 45 millones.

Aun así, los activistas de los senderos dicen que el compromiso es casi tan importante como la cifra en dólares.

"La cifra no es tan grande como quisiéramos, pero el hecho de que se haga realidad es enorme", afirma Brandi Horton, de Rails to Trails Conservancy. "La administración actual comprende de una forma nunca vista el papel que el transporte activo tiene para ayudar a la gente a desplazarse por los lugares donde vive".

El Administrador Federal de Rutas, Shailen Bhatt, afirmó que las opciones de transporte activo aportan beneficios para la salud y son tan importantes como los vehículos eléctricos para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Recordó haber recorrido en bicicleta los senderos de la costa este cuando era director de transporte de Delaware y haber visto algunas de las brechas inseguras del sistema.

"A menos que tengamos estas redes totalmente desarrolladas, mucha gente no podrá aprovecharlo", dijo Bhatt.

Leo Robinson, 86, avanza cruza el puente Kitselman que conecta senderos en Indiana. Foto: APLeo Robinson, 86, avanza cruza el puente Kitselman que conecta senderos en Indiana. Foto: AP

Las autoridades prevén un proceso de concesión de subvenciones muy competitivo, que incluirá solicitudes de muchas de las comunidades situadas a lo largo de la ruta prevista del Great American Rail-Trail, de 5.966 kilómetros. Aunque el ambicioso proyecto incluye en la actualidad más de 125 senderos terminados en 12 estados y la capital del país, aún quedan importantes brechas, sobre todo en estados rurales del Oeste como Montana y Wyoming.

Michael Kusiek, director ejecutivo del grupo de defensa del transporte activo Wyoming Pathways, afirma que las rutas confiables son especialmente importantes para los estados con terrenos accidentados. Los ciclistas y mochileros suelen evitar rutas que no están certificadas como seguras.

Aunque es posible que los gobiernos estatales y locales de las zonas rurales no den la misma prioridad a los senderos que los grandes núcleos de población, Kusiek afirmó que el esfuerzo nacional estimuló la competencia.

"Creo que nos gustaría no ser los últimos en cruzar la línea de llegada", afirmó Kusiek.

Montana, vecino de Wyoming por el norte, recibió la semana pasada una subvención federal de 24 millones de dólares para ampliar un sendero recreativo que había quedado cortado por una autopista y un paso elevado.

Un cartel muestra el sendero de Greenways, en Muncie. Foto: AP Un cartel muestra el sendero de Greenways, en Muncie. Foto: AP

Otro segmento de Montana del Great American Rail-Trail pasa por el 50.000 Silver Dollar Inn de Haugan. Brooke Lincoln, propietario del motel y de otros negocios cercanos, dijo que unir los senderos a una red nacional podría suponer un enorme beneficio para numerosas ciudades pequeñas.

"Estamos muy deprimidos", dijo Lincoln. "Tenemos muy poca propiedad privada. Nuestra industria maderera desapareció, así que nuestra economía se basa cada vez más en el ocio. Cuanto más diversa sea esa base, mejor nos irá".

Amanda Cooley, una de las líderes de una iniciativa para saldar las brechas de senderos del oeste de Montana, dijo que los residentes a menudo no comprenden la importancia de tales proyectos hasta que están terminados.

"Cuando vas a un lugar como Deer Lodge, Montana, la gente todavía te saluda en el semáforo", dijo Cooley. "El ritmo de vida es un poco más lento. Cuando sos peatón o vas en bici, podés experimentar más cosas. Te permite asimilar más cosas en lugar de pasar volando”.

Una mujer corre por uno de los tantos senderos que se busca unir. Foto: APUna mujer corre por uno de los tantos senderos que se busca unir. Foto: AP

Las vías férreas establecen la mayoría de las arterias clave del Great American Rail-Trail, pero muchos de los conectores propuestos presentan desafíos únicos. Por ejemplo, Ohio y Virginia Occidental avanzaron hacia la finalización de sus redes de senderos, pero el río Ohio que los separa es un obstáculo potencialmente costoso para ambos estados.

Un puente recreativo independiente que conectara Steubenville (Ohio) y East Steubenville (Virginia Occidental) podría costar más de 35 millones de dólares, según Mike Paprocki, director ejecutivo de la Comisión de Planificación Metropolitana de BHJ, que estudió el proyecto. En su lugar, las autoridades buscan financiación federal para un puente multimodal de 160 millones de dólares para el tráfico de vehículos motorizados, con un segmento separado para peatones y ciclistas a su lado.

"Sin la ley de infraestructura, no tendríamos estas conversaciones", dijo Paprocki. "Estaríamos luchando con uñas y dientes para conseguir dinero y probablemente nos quedaríamos fuera del reparto".

Un escultura de un ciclista junto a uno de los senderos. Foto: AP Un escultura de un ciclista junto a uno de los senderos. Foto: AP

Algunos de los esfuerzos por ampliar los senderos sobre antiguas vías de ferrocarril también se complicaron debido a acciones legales. Lindsay Brinton, abogada de Lewis Rice, con sede en St. Louis, dijo que los senderos pueden devaluar la propiedad y que está tratando de asegurarse de que los propietarios de tierras a los que representa reciban una compensación justa en virtud de las leyes que protegen sus derechos.

"La gente está frustrada y decepcionada", afirma Brinton. "Tengo muchos clientes que viven en la Indiana rural que dicen: 'No queremos un sendero aquí'. Pero eso ni siquiera se tiene en cuenta en el análisis. A nadie le importa lo que quieran los propietarios".

El sendero Cardinal Greenway de Indiana se extiende 100 kilómetros entre Marion y Richmond, con un vacío de varios kilómetros en el medio. En muchos sentidos, representa tanto el futuro del transporte activo como sus raíces en el ferrocarril. De hecho, la organización sin fines de lucro que gestiona la ruta opera desde un antiguo depósito de trenes.

O'Neil, de 57 años, sigue siendo optimista y cree que, con el tiempo, la ruta que pasa junto a su negocio de bicicletas y se detiene cerca de la frontera de Ohio llevará a los ciclistas hasta ese estado y después hasta la costa este. Sin embargo, la rapidez con la que esto ocurra dependerá de que se consigan fondos mucho más importantes para cubrir las carencias.

"Estamos muy cerca", dice.

El autor es periodista de Associated Press

COMENTARIOS