Reapareció Hugo Moyano: conflicto con YPF y amenaza de bloquear Vaca Muerta

Reapareció Hugo Moyano: conflicto con YPF y amenaza de bloquear Vaca Muerta

Con el propio Hugo Moyano al frente, la conducción nacional del Sindicato de Camioneros se declaró este martes en estado de alerta y movilización y amenazó con paralizar la distribución de combustibles y la producción de Vaca Muerta ante la decisión de la cúpula de YPF de poner a la venta 55 yacimientos maduros convencionales con poca rentabilidad, lo que para el gremio representaría el despido de unos 2.000 choferes de camiones.

Ante la advertencia lanzada por el líder sindical, desde la petrolera estatal, que encabeza Horacio Marín, explicaron que la determinación de la compañía de desprenderse de esas áreas de baja producción para concentrar sus inversiones en el complejo de Vaca Muerta fue consensuada con todos los gremios petroleros que tienen la representación sindical del personal de YPF y que el acuerdo supone que "no habrá ni un solo telegrama de despido" que afecte a ese personal.

Además, fuentes de la petrolera señalaron que los choferes que representa Moyano no integran la plantilla de YPF y que están empleados por firmas de logística que brindan sus servicios a la empresa, por lo que atribuyeron a un "posicionamiento político" la amenaza del sindicalista.

"Moyano quedó fuera de la negociación y está presionando por un lugar en esa mesa. Pero no hay ningún tema para hablar con él", insistieron en la petrolera estatal y rechazaron la denuncia del líder camionero sobre una supuesta "privatización encubierta" de la empresa detrás de la decisión vender las áreas de baja rentabilidad. Incluso fuentes oficiales vincularon la amenaza del gremialista con las demoras por parte de la Secretaría de Trabajo para homologar el aumento salarial de 45% que Camioneros acordó con las empresas del transporte de cargas para los meses de marzo y abril.

La conducción de YPF en manos de Marín, un ex directivo del grupo Techint que desembarcó en diciembre en el gobierno de Javier Milei, anunció en febrero que pondrá a la venta 55 yacimientos maduros convencionales con poca rentabilidad para concentrar sus inversiones en Vaca Muerta. Esos campos están ubicados principalmente en las provincias de Chubut, Santa Cruz y Mendoza y podrían ser comprados por petroleras más chicas o restituidos a las provincias para ser re-licitados.

El plan de desinversión, según informó la compañía, comenzará en abril y está siendo dialogado entre el directorio de YPF, los gobernadores y los sindicatos, con muchas fricciones. No obstante, desde la firma aseguran que el proyecto cuenta con el consenso de los gremios petroleros, bajo el compromiso de que no se produzcan despidos de operarios de los yacimientos.

En cambio, la preocupación de Moyano está vinculada con el futuro laboral de unos 2.000 choferes que cumplen tareas de logística y transporte de la producción de los yacimientos de los que YPF busca desprenderse.

El camionero advirtió a la petrolera sobre esa situación a través de una carta en la que expresó su "más enérgico rechazo" frente a lo que consideró como una "maniobra que se está pretendiendo llevar a cabo a partir del mes de abril, la cual dejará sin empleo a 2.000 trabajadores camioneros en las provincias de Chubut, Santa Cruz, Mendoza, Neuquén, Tierra del Fuego, Salta, La Pampa, Formosa y Río Negro”.

En esa línea, Moyano alertó sobre la propuesta de la empresa de disponer “la suspensión de los trabajadores por un período de cuatro meses, abonando solo una parte de sus salarios". Aseguró que esa medida "parece ser una artimaña para eliminar estos puestos de trabajo bajo la excusa de vender dichas áreas a otras empresas explotadoras de petróleo”, y denunció: "Este accionar muestra una clara maniobra para pasar por encima de la ley e ir privatizando la empresa paulatinamente, a través de la venta de estas áreas petroleras que aún se encuentran en condiciones de seguir siendo explotadas”.

Luego de oficializar la decisión de la Federación Nacional de Camioneros de declararse en estado de alerta y movilización en el marco del conflicto, el sindicalista amenazó con poner en marcha un profundo plan de lucha en el sector petrolero, paralizando las destilerías de YPF y la producción de los yacimientos de Vaca Muerta si la empresa no da marcha atrás en su decisión de poner a la venta los 55 campos maduros convencionales que anunció.

COMENTARIOS