La batalla del «baño de sangre» y la guerra del coche eléctrico

Si se cree en los asesores y aliados del presidente Joe Biden, su intención es disputar las elecciones de 2024 principalmente basándose en la amenaza que Donald Trump representa para la democracia estadounidense.

En su opinión, esto funcionó en 2020, cuando Biden prometió proteger el “alma de la nación” de las depredaciones de Trump, y nuevamente en las elecciones intermedias de 2022, cuando Biden hizo de la amenaza a la democracia su argumento final y los demócratas obtuvieron entonces un desempeño superior. Así que no hay razón para que no pueda funcionar una vez más.

Para cuando llegue noviembre, Mike Donilon, asesor de Biden desde hace mucho tiempo, dijo recientemente a Evan Osnos de The New Yorker,

“la atención se volverá abrumadora en la democracia. Creo que las imágenes más importantes en la mente de la gente serán las del 6 de enero”.

No he estado seguro de qué tan en serio deberíamos tomar este tipo de conversación.

El argumento de Biden sobre las normas democráticas pareció dar frutos en algunas contiendas clave de 2022, pero estoy menos convencido de que haya marcado la diferencia en 2020, al menos en relación con la promesa de Biden de tener mano firme y su reputación de moderación ideológica.

Y de cualquier manera, 2024 es un contexto aún diferente, en el que Biden parece estar luchando más con los votantes descontentos de la clase trabajadora, un electorado que se esperaría que respondiera con más fuerza a los llamamientos materiales que a los argumentos altruistas sobre civismo.

El expresidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa en 40 Wall Street después de una audiencia previa al juicio el 25 de marzo de 2024 en la ciudad de Nueva York. Michael M. Santiago//AFP El expresidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa en 40 Wall Street después de una audiencia previa al juicio el 25 de marzo de 2024 en la ciudad de Nueva York. Michael M. Santiago//AFP

En la medida en que la Casa Blanca lo sepa, probablemente deberíamos tomar citas como la de Donilon con cautela.

Tal vez simplemente lo enviaron a gestionar la base liberal de Biden, a predicar el evangelio del antitrumpismo a los lectores de una publicación liberal mientras alguien más se pone a trabajar en los atractivos económicos más tradicionales para los votantes indecisos.

Casos

Pero la semana pasada nos ha dado un buen ejemplo de cómo sería si la Casa Blanca creyera plenamente en el argumento de Donilon y considerara sus invocaciones del 6 de enero como una potente alternativa a las formas habituales de acercamiento y moderación.

Primero, el celo con el que la campaña del presidente se aferró a los comentarios de Trump, en un mitin en Ohio, sobre el “baño de sangre” que supuestamente seguiría a la reelección de Biden.

En contexto, el término “baño de sangre” definitivamente se refería a un colapso previsto de la industria automotriz estadounidense si Biden obtiene otro mandato, y podría decirse que predijo alguna forma de caos o desastre general.

Pero Biden (o su escritor fantasma en las redes sociales) inmediatamente lo elevó e interpretó como prueba de que Trump “quiere otro 6 de enero”.

Otra vez

Luego, justo cuando el gran debate sobre el “baño de sangre” comenzaba a apagarse, la EPA de Biden anunció nuevas y radicales normas sobre emisiones destinadas a acelerar la adopción de vehículos eléctricos, elevando sus ventas de alrededor del 8% del mercado estadounidense actual al 56% en 2032.

Estas reglas han estado en proceso durante algún tiempo y, desde el punto de vista de los activistas climáticos y la política interna del Partido Demócrata, su sustancia representa un compromiso político, en el que el cambio más grande se pospone en unos pocos años y tanto los híbridos como los coches completamente eléctricos cuentan para el objetivo.

Sin embargo, desde el punto de vista de llegar a los votantes indecisos en un año de elecciones presidenciales, las nuevas reglas parecen una apuesta bastante imprudente.

Buscar explícitamente la rápida desaparición de los tipos de automóviles utilizados por la gran mayoría de los estadounidenses sería políticamente complicado bajo cualquier circunstancia.

Es aún más complicado en unas elecciones en las que estados como Michigan tienen la clave para una victoria en el Colegio Electoral.

Y es especialmente tenso en un momento en que las tasas de interés más altas han hecho que los préstamos para automóviles sean más caros para el consumidor estadounidense (a quien, de hecho, ahora un impopular presidente en ejercicio le dice:

“Si te gusta tu auto, no quiero que te lo quedes."

En resumen: primero, Trump hizo una declaración apocalíptica sobre los efectos de las políticas de Biden en la industria automotriz.

Luego, el equipo de Biden exageró con entusiasmo esa declaración como prueba de la incapacidad de Trump.

Luego, la administración Biden lanzó un plan para transformar radicalmente la industria automotriz, que incluso si funcionara como se esperaba, como informó un colega de la redacción, “requeriría enormes cambios en la fabricación, la infraestructura, la tecnología, la mano de obra, el comercio global y los hábitos de consumo”.

En otras palabras, el bando de Biden elevó la perorata de Trump contra sus políticas en la industria automotriz y luego estableció el objetivo político más maduro posible para su próxima ronda de ataques.

Falta de coordinación

Probablemente este sea sólo un ejemplo de cómo el brazo político de una administración y su departamento de políticas operan sin ninguna coordinación especialmente inteligente.

Pero es un buen caso de estudio de cómo un “el 6 de enero es lo más importante de todo” en 2024, podría salir muy mal:

al fomentar una despreocupación fatal sobre las preocupaciones materiales de los estadounidenses de clase trabajadora basándose en la teoría de que cualquier intento trumpiano de explotar esas preocupaciones puede desactivarse preventivamente presentando al ex presidente como un fascista.

El camino hacia una victoria de Biden implica presentar argumentos contra Trump por motivos antiautoritarios y materiales al mismo tiempo.

Mientras que imaginar que la carta antiautoritaria es lo suficientemente poderosa como para permitirte salirte con la tuya con un activismo liberal impopular en otras cuestiones parece el camino más probable hacia una derrota de Biden.

c.2024 The New York Times Company

COMENTARIOS