¿Quién tiene la culpa de las conspiraciones sobre Kate Middleton?

Según se informa, una fuente del gobierno británico dijo al periódico británico The Telegraph que “actores estatales hostiles” (China, Rusia e Irán) están “alimentando la desinformación sobre la Princesa de Gales para desestabilizar la nación”.

Los programas matutinos británicos rápidamente retomaron la historia, comparándola con una interferencia electoral.

Es ciertamente posible que países con un historial de tráfico de conspiraciones en línea desempeñaran algún papel en la amplificación de los rumores más lascivos sobre Catalina, la Princesa de Gales.

Kate Middleton y Rose Hanbury, la supuesta amante del Príncipe William, cara a cara en la coronación de Carlos III / PoolKate Middleton y Rose Hanbury, la supuesta amante del Príncipe William, cara a cara en la coronación de Carlos III / Pool

Pero también es innegable que un gran número de personas (y celebridades, periódicos y todo lo demás) estaban intensamente interesados en el paradero de la princesa.

La afirmación sobre los robots extranjeros y la Princesa de Gales es sólo la última de acusaciones similares de interferencia extranjera o manipulación de las redes sociales realizadas sin evidencia pública convincente.

¿Los jóvenes están insatisfechos con las políticas del presidente Joe Biden sobre la guerra entre Israel y Hamas?

Culpe a TikTok.

¿La confianza del consumidor se agrió en medio de la alta inflación y los precios de la vivienda?

¡Deben ser las redes sociales!

Si nuestras instituciones convierten la intromisión extranjera en las redes sociales en el nuevo “el perro se comió mis deberes”, se convertirá en una excusa fácil para ignorar la insatisfacción pública con las políticas divisivas.

¿Y cómo serán creíbles esas afirmaciones cuando en realidad implican una consecuente intromisión extranjera en las elecciones?

Origen

No hay nada misterioso en los rumores y conspiraciones de Kate Middleton.

Ella desapareció por completo de la vista en medio de afirmaciones contradictorias sobre su paradero.

Luego, las agencias de fotografía admitieron que la única fotografía que el palacio publicó de ella y sus hijos estaba manipulada.

Debido a que la realeza cultiva una relación parasocial que acapara los titulares con el público, el tema se fusionó con el chat global online de pasillo y los rumores se descontrolaron.

Pero hay una lección.

El Palacio de Kensington es la última institución en descubrir que mentirle al público hará que la gente sospeche.

La desconfianza se arremolinará en las redes sociales, a medida que se filtren preguntas válidas y conspiraciones descabelladas.

Lo mismo ocurrió con la pandemia y con la guerra en Gaza.

También es cierto en el caso de la realeza.

Las instituciones occidentales deberían preocuparse primero por apuntalar su propio comportamiento.

Entonces podrán hablar de intromisión… con pruebas, por favor.

c.2024 The New York Times Company

COMENTARIOS