El grupo Peñaflor, decidió importar unos 5 millones de litros de vino tinto

El grupo Peñaflor, que tiene planta de fraccionamiento en San Martín, decidió importar unos 5 millones de litros de vino tinto, aduciendo que en el mercado local no hay caldos suficientes para atender sus necesidades, según confirmaron fuentes del sector vitivinícola. La noticia ha causado gran malestar en los sectores productivos locales porque la maniobra tiene lugar cuando todavía no termina la vendimia en la región y está en discusión los valores de la uva, y por supuesto que del vino también. Y por eso en este ámbito lo atribuyen más a una maniobra para hacer caer los valores que a una falta de vino para sus líneas de envasado.

“No sabemos si podremos exportar vinos sin aranceles, pero traemos los vinos chilenos excedentes, de dudosa calidad o, al menos, de una calidad inferior a los nuestros”, dijo Gustavo Samper, presidente de la Cámara Vitivinícola de San Juan, que agrupa a las bodegas trasladistas. Y agregó que «estamos de acuerdo con la apertura de las importaciones, pero de vino fraccionado, no a granel porque es un problema para nuestra industria».

No es la primera vez que hay maniobras de importación de vinos, una modalidad a la que se oponen férreamente los sectores productivos locales. Pero ahora se da en un contexto diferente, cuando el Gobierno nacional está liberando las importaciones. Y, además, el nuevo presidente del INV, Carlos Tizio, está favor de la entrada de vinos del exterior. En San Juan, en un encuentro de la Coviar, el funcionario nacional se mostró a favor de la importación de vino, al señalar que «no es un fantasma» y «ojalá todos hubiéramos tenido mercado abierto desde hace mucho».

En el Gobierno sanjuanino hay rechazo a la decisión del grupo Peñaflor, pero dijeron que no tienen «herramientas» para impedirlo, según dijeron fuentes del Ministerio de la Producción. Y que hubo intentos de que el grupo comprara el vino en San Juan, pero sólo fueron pequeñas partidas.

COMENTARIOS