¿Qué es la «guerra de las nubes», un nuevo desafío para la humanidad?

Desde que el hombre está en la Tierra, las nubes han sido fuente de esperanza o, por el contrario, presagio de fatalidad. Desde los años 40, los gobiernos intentan domar estos cúmulos de gotas de agua suspendidas en la atmósfera. La siembra consiste en inyectar yoduro de plata. Las gotitas se concentran entonces en torno a estas microsales y forman gotas de agua que caen al suelo.

Aunque la comunidad científica no es unánime sobre la eficacia de este método, hoy en día se utiliza en unos cincuenta países, de Francia a la India, pasando por Australia y Madagascar.

"En los últimos cinco años, hemos asistido a una aceleración de la siembra de nubes en todo el mundo. Cada vez hay más técnicas nuevas y más países que manipulan las nubes", afirma Mathieu Simonet, ex abogado y autor de La fin des nuages (El fin de las nubes), publicado por Julliard. "Recientemente, China ha invertido mil millones de dólares en la investigación de la siembra de nubes", explica.

En 1966, el ejército estadounidense lanzó la operación Popeye sobre Vietnam: toneladas de yoduro de plata para intensificar el monzón y frenar a las tropas de Ho Chi Minh. Este acto de guerra sin precedentes llevó a las Naciones Unidas a adoptar el Convenio ENMOD en 1976. Los países firmantes se comprometieron a no utilizar las nubes como arma de guerra contra otros países firmantes.

Recientemente, China ha invertido mil millones de dólares en la investigación de la siembra de nubes. Foto: APRecientemente, China ha invertido mil millones de dólares en la investigación de la siembra de nubes. Foto: AP

"Rusia ha firmado la Convención ENMOD. Francia no", explica Mathieu Simonet. "Así que, en teoría, Rusia no incumpliría el Convenio de 1976 si decidiera, por ejemplo, crear lluvia para la inauguración de los Juegos Olímpicos de París".

Las nubes: una cuestión geopolítica en la era de la emergencia climática

Pero incluso la manipulación de las nubes con fines civiles puede provocar tensiones. En un momento en que los recursos hídricos son cada vez más escasos a causa del cambio climático, un país que disponga de los medios para hacerlo puede, en teoría, hacer llover sobre su territorio nubes que, de otro modo, habrían empapado a un país vecino.

En este contexto, las nubes corren el riesgo de convertirse en objeto de propaganda. Como en 2018, cuando "un general iraní acusó a Israel de robar nubes", recuerda Mathieu Simonet, para quien "este ejemplo muestra claramente que existe un riesgo real de guerra de nubes si, en algún momento, se produce una conflagración".

siembra-de-nubes

“Afortunadamente, en aquel momento, el jefe de meteorología iraní contradijo inmediatamente la posición del general iraní. Pero hubiera estado de acuerdo, las consecuencias podrían haber sido dramáticas".

Mathieu Simonet es uno de los que piden que Francia ratifique el Convenio ENMOD de 1976, pero también cree que Naciones Unidas debería proponer una normativa internacional sobre la siembra de nubes. El escritor quiere ir aún más lejos: "Todos tenemos una relación íntima con las nubes”. “Todos nos hemos tumbado de espaldas mirándolas", dice.

A diferencia del mar, la tierra, el espacio aéreo e incluso el propio espacio, las nubes carecen de estatuto jurídico, pero Mathieu Simonet y otros están haciendo campaña para que se incluyan en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Nubes o la posibilidad de otra política

El escritor Mathieu Simonet ve en las nubes una forma diferente de hacer política.

"En la política actual, todo el mundo está convencido de que tiene razón, todo el mundo se aferra a sus ideas", afirma.

"Pero cuando se trata de nubes, todavía entendemos muy poco sobre su funcionamiento. Eso significa que tenemos que alentar la duda y trabajar de forma multidisciplinar. Tenemos una modestia necesariamente colectiva, unida a un asombro compartido ante las nubes que viene de la infancia. Es como si tuviéramos una página en blanco en la que pensar cómo debatir, cómo aplicar el principio de contradicción, cómo abrirnos camino a tientas, cómo trabajar juntos".

La autora es periodista de RFI

COMENTARIOS