Ararat Mirzoyan, canciller de Armenia: “Es imposible ocultar nuestras diferencias con Rusia”

El canciller de Armenia, Ararat Mirzoyan, reconoció esta semana en una visita a Buenos Aires que “es imposible esconder los problemas que existen en la relación de su país con Rusia”, confirmó un acercamiento a Occidente con eje en la Unión Europea, pero aclaró que si bien hay una interrelación con la OTAN, no tienen intenciones de sumarse a la Alianza Atlántica.

El disgusto y distanciamiento de estos antiguos aliados se origina en la luz verde rusa a Turquía y su país satélite, Azerbaiyán, para avanzar militarmente sobre el enclave armenio de Nagorno Karabaj entre otras medidas de enorme tensión que se dispararon en el Cáucaso Sur.

El giro geopolítico preocupa a Moscú. Hace pocos días estuvo en Ereván, la capital de Armenia, el secretario de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg y el 5 de abril próximo el premier armenio Nikol Pashinián se reunirá con el canciller Antony Blinken y la presidente de la Comisión Europea Úrsula von der Leyen en Bruselas.

"Estas reuniones causan preocupación en Rusia, porque los representantes de Estados Unidos y la UE dicen directamente a nuestros socios que estas están dirigidos exclusivamente contra Rusia. Eso es exactamente lo que dicen, y lo hacen abiertamente", comentó la vocera de la cancillería rusa, María Zajárova.

En declaraciones a un reducido grupo de periodistas, entre ellos Clarín, el canciller comentó que “según algunos analistas en medio del conflicto con Ucrania, Rusia buscó nuevas vías logísticas, y encontró la solución en la cooperación con Azerbaiyán y Turquía. Y en este escenario Karabaj sería el precio que había que pagar".

El canciller de Armenia, Ararat Mirzoyan, y su par de Rusia, Sergei Lavrov, en un encuentro en noviembre pasado durante una cumbre en Macedonia. Foto: APEl canciller de Armenia, Ararat Mirzoyan, y su par de Rusia, Sergei Lavrov, en un encuentro en noviembre pasado durante una cumbre en Macedonia. Foto: AP

Agregó que "también hay analistas que consideran que la posición agresiva de Azerbaiyán es promovida por Rusia… Los hechos son los siguientes: en Nagorno Karabaj había una misión de paz rusa y la limpieza étnica se llevó a cabo sin su intervención”.

El canciller armenio señaló entonces que hay obligaciones internacionales “escritas, ratificadas”. Lo señalaba en relación a los acuerdos de noviembre de 2020 que marcaron el alto el fuego mediado por Moscú en la zona del enclave armenio de Nagorno Karabaj, pero Azerbaiyán ignoró esos pactos y continuó su avance militar sin que los rusos intervengan e incluso actualmente su gobierno dinástico de la familia Alliev alude a un supuesto Azerbaiyán occidental, en referencia a derechos sobre el territorio soberano de Armenia.

Acuerdo y desconfianza

La desconfianza hacia Baku no la ocultó el funcionario. “En las negociaciones se necesita un compromiso de ambas partes, si no, no se logra la paz. Lamentablemente no podemos asegurar que Azerbaiyán tenga la misma posición, el mismo compromiso con este proceso. Y hay algunas cuestiones de base en las que las posiciones de ambas partes son muy distintas. Por ejemplo, la cuestión del mutuo reconocimiento de las fronteras, y eso nos hace pensar que Azerbaiyán no dio vuelta la página, no considera el tema cerrado y que tienen futuros planes con nuestro territorio”, señaló.

La disputada región de Nagorno Karabaj

“Nuestro deber es la seguridad de los ciudadanos y de la integridad territorial”, sostuvo Mirzoyan. Y explicó que cuando no se cumplen las obligaciones acordadas “toda la integridad de las relaciones bilaterales empieza a tener la necesidad de rever todo eso. Cuando los mecanismos de seguridad en vigor no funcionan, como sucedió en el ataque contra las fronteras de la República de Armenia, nos vemos obligados a considerar nuevos mecanismos de seguridad”.

En ese escenario aparece la novedad de la profundización de los vínculos con la Unión Europea que intervino en el grave litigio con Azerbaiyán . “Las fronteras están siendo monitoreadas por una misión civil de la Unión Europea. Después de ese monitoreo, el nivel de seguridad y estabilidad ha aumentado notablemente”, sostuvo. En ese sentido defendió que “Armenia está dispuesta a acercarse a la UE tanto cuanto la UE esté dispuesta a recibir a Armenia”.

Armenia integra un mecanismo de seguridad mutuo con Rusia que el funcionario sostuvo que es precisamente el que no funcionó y también un acuerdo comercial.

En cualquier caso, confirmó que “con la OTAN tenemos un formato definido de cooperación” detrás de la necesidad de reforzar las herramientas de defensa atento a lo que ha sucedido en el sangriento conflicto con el régimen azerí.

Ahí entra el diálogo con la OTAN, pero Mirzoyan se apresuró a aclarar: "En nuestra agenda no está la intención de formar parte de la OTAN. Pero participamos en las misiones de paz de la OTAN; últimamente aumentamos el número de nuestras tropas que están en Kosovo, y hasta el último día también estuvimos en la misión de paz en Afganistán”.

COMENTARIOS