Camilla Parker-Bowles se convirtió en la cara de la corona británica

Camilla Parker-Bowles se convirtió en la cara de la corona británica

Para quienes creen en la existencia de fuerzas sobrenaturales o en el karma, y por qué no en las brujas, lo que sucedió en la corona británica da argumento para sostener ese tipo de creencias. Casi en sintonía, dos de sus integrantes más relevantes ingresan a sendas intervenciones quirúrgicas y salen del posoperatorio con respectivos diagnósticos de cáncer. Ambos informados al público con cierta distancia temporal. Así, primero se dijo que Carlos III padecía de cáncer de próstata; y hace una semana, por un video, Kate Middleton informó que comenzaba un tratamiento de quimioterapia preventiva para mitigar un cáncer abdominal. Y también hizo un pedido de respeto a su privacidad y la de su familia en este particular momento.

En este contexto, y con Harry y Meghan alejados hace tiempo de Gran Bretaña y de su monárquica familia, le depara a Camilla Parker-Bowles un papel quizás inesperado. A ella y a su hijastro, el príncipe William, les toca repartirse la agenda protocolar. Desde que Kate Middleton publicó el video, su marido no estuvo presente en ningún acto o presentación oficial. Sí Camilla Parker-Bowles.

En reemplazo del rey. En la previa de la celebración de la Pascua, Camilla, en su papel de reina consorte, estuvo sola –acompañada solo por su dama de compañía– en la catedral de Worcester (al oeste de Inglaterra) para cumplir un rito en sintonía con la celebración religiosa. Esto es: se distribuye el “dinero santo” a setenta y cinco hombres y setenta y cinco mujeres, reflejando así la edad de Carlos III. Igualmente, al menos hasta el viernes por la noche, se informó que es intención del rey participar este domingo de la misa en la iglesia San Jorge, en Windsor.

COMENTARIOS