Crece el conflicto con Venezuela por el envío de gendarmes

Crece el conflicto con Venezuela por el envío de gendarmes

A última hora del viernes el gobierno de Nicolás Maduro le hizo saber a la Cancillería argentina que rechazaba el pedido para que la Argentina envíe fuerzas federales a Venezuela con el objetivo de reforzar la seguridad de la embajada argentina en dicho país. De esa manera, quedó abortada la misión que había sido anunciada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich días atrás.

Tal como contó PERFIL, el refuerzo de sedes diplomáticas con fuerzas federales de cada país es una práctica habitual, aunque queda siempre sujeta a aprobación del país en el que la embajada se ubica.

El vínculo inexistente entre Buenos Aires y Caracas hacía prever el desenlace y la decisión del gobierno chavista. Además, el presidente Javier Milei y su par venezolano, Nicolás Maduro, no dejan pasar la oportunidad para descalificarse mutuamente en público.

De hecho, el gobierno argentino decidió que no tendrá embajador en Venezuela y todas las personas que trabajan actualmente en la sede diplomática son del servicio exterior y provienen de la gestión anterior por lo que todavía se preserva un buen vínculo. De hecho, el encargado de Negocios, Gabriel Volpi, es quien quedó a cargo. Desde la campaña incluso, Milei fue muy crítico de Venezuela y del gobierno de Maduro.

Javier Milei y Nicolás Maduro tuvieron un entredicho
Javier Milei y Nicolás Maduro. Foto: NA

El viernes por la noche, la canciller Mondino recibió la comunicación oficial desde el país sudamericano, y le informó a Bullrich que Maduro le bajaba el pulgar al envío de fuerzas por motivos políticos y por las declaraciones de los funcionarios argentinos han tenido a lo largo de estos poco más de tres meses de gestión contra Venezuela.

En estos momentos la seguridad de la sede quedó a cargo de las fuerzas de seguridad venezolanas, lo que genera temor entre el personal de la embajada. Con todo, este diario contó que el funcionamiento que están teniendo es normal (más allá de un corte de luz que despertó suspicacias) y que cuentan con un generador eléctrico alimentado a gas, por si se reiteran los cortes.

El caño maestro por el que llega gas hasta la residencia diplomática es el mismo que alimenta otras embajadas ubicadas en el mismo barrio de la ciudad, como la de la Federación Rusa, con quien Venezuela mantiene muy buenos vínculos. Es por ello que el personal de la embajada argentina estima que no habrá corte de gas, y mientras ello no suceda tendrán electricidad asegurada.

Pese a ello, el rechazo por parte del gobierno de Maduro de lo que implica una práctica habitual no deja de constituir una nueva escalada en la tensión entre Buenos Aires y Caracas.

Embajada Argentina en Caracas
Embajada Argentina en Caracas. Foto: AFP

La embajada argentina se encuentra dando asilo a seis personas cuyos nombres se mantienen en resguardo y que son opositores al régimen de Maduro. Resta definir si Argentina les dará asilo, y para ello requerirán un salvoconducto para que puedan migrar. O si por el contrario, permanecerán alojados en la sede diplomática.

Venezuela se encamina a un proceso electoral el cuál es señalado y criticado por la comunidad internacional bajo la sospecha de estar adulterado.

La dirigente opositora al chavismo Corina Machado, mantiene un estrechísimo vínculo con la ministra Bullrich. Ello influenció para el anuncio de la titular de la cartera de Seguridad, el cual finalmente no se concretará ante la negativa del país petrolero.

Otro de los puntos discordantes de la relación Buenos Aires-Caracas es lo que sucede en Israel y más específicamente en la Franja de Gaza. Para Milei Israel hace ejercicio de su soberanía al operar en territorio de Gaza que para Maduro constituye un “genocidio”.

COMENTARIOS