Las roturas de ligamentos cruzados, una lesión en aumento que aterra a los jugadores y que enciende las alarmas en el fútbol: ¿Qué dicen los especialistas?

Las roturas de ligamentos cruzados, una lesión en aumento que aterra a los jugadores y que enciende las alarmas en el fútbol: ¿Qué dicen los especialistas?

Las roturas de ligamentos cruzados empiezan a ser un dolor de cabeza para los clubes y una lesión que atenta fuertemente contra los futbolistas. Es una lesión compleja, que obligatoriamente requiere operación, la recuperación dura meses y, todos los deportistas coinciden, ninguno vuelve de la misma manera.
Ahora bien, ¿cómo se ocasiona una rotura de ligamentos? Nazareno Pivas, quien trabaja en el Hospital Alemán y es especialista en Ortopedia y Traumatología, dice que “la gran mayoría de las roturas se produce en pacientes jóvenes porque el 75% de las lesiones ligamentarias son deportivas, mientras que sólo el 25% restante obedece a algún trauma. Estas lesiones deportivas se originan por una mala mecánica, una rotación inadecuada de la rodilla”.
En lo que va del año en el fútbol argentino hay 17 futbolistas con esta problemática. El último fue Lucas Blondel, de Boca Juniors. Entre los casos de los grandes del fútbol argentino están el de Manuel Insaurralde, en San Lorenzo, y el del “Tonga” Hernández, quien estuvo a punto de ser vendido al exterior.

X de SportsCenter

El caso de Blondel aplica a la perfección a una rotación inadecuada de la rodilla, ya que a los 16 minutos de la primera etapa, en el encuentro ante el “Ciclón”, se le "clavó" la pierna en el terreno de juego y su cuerpo se desplazó hacia otro lado, generando lo que luego el club informó como “esguince de rodilla derecha con ruptura del ligamento cruzado anterior”.

X de Boca Juniors

En River, por citar otro ejemplo, le pasó a “Pity” Martínez, quien venía de recuperarse de esto mismo antes de volver al país y volvió a sufrir la misma lesión. El año pasado lo padeció Bruno Zucullini. Y hablando de Racing, uno que estuvo prácticamente un año sin jugar fue Johan Carbonero, quien recién ahora volvió a sumar minutos.
En Independiente el último caso fue el de Matías Giménez Rojas, pero también sufrió este problema con futbolistas como “Toto” Pozzo (que volvió a padecer la misma lesión en Godoy Cruz) y “Chila” Márquez, más de un año inactivo.
La descripción de todos los pacientes que tuvieron una rotura de ligamento cruzado anterior es similar. Al estar practicando un deporte, jugando al fútbol, corriendo o caminando, sienten que la rodilla "se les va" y, acto seguido, experimentan un dolor muy intenso.

X de C. A. Independiente

“Va de persona en persona. Cada uno reacciona de diferente manera. Yo venía de un año y medio practicamente parado, donde no la había pasado bien mentalmente y yo ya veía posible dejar el fútbol. En el momento que yo me lesiono la rodilla la cabeza me hizo un click y me dijo que no, que tenía que volver a jugar, y que era lo único que iba a hacer hasta que el cuerpo no me dé más”, inició José Mauri, jugador de Sarmiento, al hablar con Doble Amarilla y DSports Radio sobre la temática.
En cuanto a las sensaciones al recuperarse, deslizó: “Es muy duro. Si bien todos los días son avances, ver a tus compañeros correr, jugar, y vos no poder ni trotar por un buen tiempo es complicado. Mentalmente tenes que estar firme. Yo acompaño un tratamiento con psicologo para que mentalmente te sea más leve”.
“La mejor parte es la intermedia, donde empezas a correr y jugar un poco con la pelota”, agregó.
Por último, completó: “El último tramo es complicado porque por la ansiedad, por el querer estar, entrenas 15 minutos y te sacan, tus compañeros hacen fútbol y te reemplazan, hasta lograr entrenar normal”.

Pedro Ripoll, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología (rodilla y hombro), cuenta que “en Europa hubo un incremento de entre el 20 y el 30% de las lesiones de cruzado que se produjeron el año pasado. Las cuatro roturas del ligamento cruzado anterior que se produjeron sólo en el mes de agosto: David Silva (Real Sociedad), Joel Roca (Girona), Courtois y Militao (Real Madrid). Ahora, las de Arambarri (Getafe), Sedlar (Alavés), Yeremy Pino (Villarreal) y Gavi (Barça)”.

En la temporada 21/22 del fútbol español hubo siete lesiones de ligamento cruzado en toda la temporada. En la 22/23, la pasada, se duplicó el número de lesiones, hubo trece, y ahora se llevan ya ocho. Es decir, sólo en el mes de agosto se produjeron ya más de la mitad de las lesiones que en toda la 21/22, lo que es un aumento exponencial de lesiones graves de rodilla.

¿Cómo tratarse? Acerca del 25% que obedece a algún trauma, tal como se mencionó líneas atrás, se avisa que se puede trabajar sobre las lesiones, entrenando bien y fortaleciendo la musculatura. Cuanto más trabajado esté el paciente menos probable es que se produzca una lesión. También se puede aconsejarlos para que elijan un calzado adecuado, elonguen y entren en calor, todos factores que ayudan a prevenir una rotura de ligamentos cruzados.

COMENTARIOS