La deriva autocrática

Las farsas democráticas, las elecciones sin competencia y sin oposición no deben ser legitimadas

COMENTARIOS