Ersagate: fue es la estafa que denuncia Luis Juez y a donde fueron a parar los 1500 millones de pesos en subsidios al transporte urbano

El senador Luis Juez apunto a tres funcionarios municipales durante la gestión de Martín Llaryora frente al municipio de Córdoba. Denunció a Marcelo Rodio, ex titular de Tamse y secretario de Transporte hasta el 2023, a Eduardo Ramírez directivo de Tamse y a Emilio Gustavo Monzón, gerente regional del grupo Ersa como responsables de una estafa a las cuentas públicas por un valor que estima en $1.500 millones.

En la presentación judicial, el senador describe que, desde diciembre del 2022 la empresa municipal de transporte, TAMSE, se hace cargo de prestar el servicio en los corredores 600, 601, 53, 54 y Aerobus a través de un “acuerdo de colaboración” entre ambas prestatarias cuyo plazo fue de tres meses renovables a 12.

Durante estos meses, desde finales del año 2022 hasta la fecha, según lo que alerta Juez, la empresa privada Ersa cobró los subsidios que enviaba Nación, pero sin prestar ningún servicio ya que lo hacía la sociedad del Estado Tamse. Ese dinero se depositaba en las cuentas de Ersa y luego estos debían ser enviados a Tamse, a voluntad de los administrados privados, toda una irregularidad.

Marcelo Rodio junto a gerente regional de Ersa en Córdoba

Vale aclarar, los cordobeses se subían a colectivos con las inscripciones de una empresa que ya no estaba vinculado con ese pasaje.

Un inicio a los apurones

Todo comenzó durante diciembre de 2022. Marcelo Rodio, como secretario de Transporte municipal firma el convenio por el cual Tamse toma a su cargo las cinco líneas mencionadas. En declaraciones a Canal Doce, el ex funcionario reconoció que para realizar ese acuerdo había dos caminos y se optó por el más ágil para mejorar el servicio. “Ese contrato había dos formas de hacerlo, la primera era un acuerdo de colaboración que tuvo la empresa TAMSE y ERSA. Un acuerdo con la aprobación de la secretaría de Transporte. La sesión de líneas implica pasar personal, indemnizaciones y no es algo beneficioso y rápido”, describió. Esa firma implicó que la empresa estatal pasara a administrar el 32% del transporte urbano.

Luis Juez denunció a Rodio y funcionarios de la gestión municipal Llaryora por los subsidios del transporte

Pero la pregunta es a dónde iban los subsidios. Fuentes vinculadas al sistema sospechan que en búsqueda de agilidad para no dejar sin servicio a los usuarios faltó cumplimentar el nuevo destino de los dineros nacionales. El dinero se depositaba en las cuentas de Ersa en lugar de Tamse. Luego ¿se transferían? ¿en qué plazos?

Cómo funciona el sistema de subsidios

Para explicarlo mejor, mediante el régimen de compensaciones tarifarias al sistema de servicio público de transporte automotor de pasajeros (tal el nombre formal de los subsidios) el Estado les otorga a las empresas del sector una determinada suma de dinero de forma mensual, en compensación por la diferencia que existe entre el costo real del servicio y el precio de los boletos ya que los valores se congelaban para no ser una carga mayor para los pasajeros.

Cada vez que un cordobés pasaba su tarjeta sobre la máquina tickeadora esta registraba el viaje, el colectivo y la empresa. Por cada viaje, se debía pagar una parte con el famoso Fondo Compensador al Transporte (que ya fue eliminado por Javier Milei) y una vez por mes se depositaba en la cuenta que estaba vinculada a la prestadora del servicio.

Volviendo a la denuncia de Luis Juez, ese dinero se pagaba Nación todos meses a las cuentas de Ersa, que cobró durante todo el año sin prestar ningún servicio.

Luis Juez denuncia por subsidios en el transporte de Córdoba

El cálculo al que llegó el senador, quizás algo exagerado, asciende a $1500 millones de pesos, considerado que se abonaba por cantidad de unidades circulando y no por pasajeros transportados. En la minuta, Juez toma el total de los subsidios, abarcando los nacionales, provinciales y municipales (28 mil millones de pesos sobre 49 unidades) y el resultado expresa casi $30 mil millones por unidad.

Esos 1500 millones de pesos, pagados por las unidades de Ersa que habían pasado a Tamse se transferían a las cuentas de Ersa y entraban en una zona gris. La sospecha es que no se transferían de manera directa a la empresa municipal, y tampoco si eso generaba ganancias en épocas de tanta inflación durante los días que se “tardaba” en hacer el depósito.

La causa CBI, aparece en la memoria

En 2019 fueron condenados 13 imputados en un juicio oral en Córdoba por el Tribunal Oral Federal n.° 2. Las penas fueron impuestas por los delitos de intermediación financiera no autorizada agravada, lavado de activos y evasión tributaria agravada.

A nueve años de la caída de CBI, Casación Penal resolvió que también hubo asociación ilícita

Los socios de la financiera Cordubensis (CBI) Eduardo Daniel Rodrigo (presidente) fue investigado por como parte de una asociación ilícita que defraudó al Estado por retención indebida y defraudación por desbaratamiento.

La maniobra consistía en administrar los fondos municipales de Red Bus y la financiera CBI Cor­dubensis SA para encargarse de la logística de recaudación hasta que se depositaran en las prestarías del sistema.

COMENTARIOS