La motosierra no sirve para la política exterior

El Gobierno cae en un viejo error: mirar del mismo modo las relaciones con la oposición y las que involucran a otros estados.

COMENTARIOS