Tolerancia social: los dos plazos críticos que las encuestas le marcan a Milei

Javier Milei planteó que el país “tocará piso entre marzo y abril, luego de lo cual comenzaría una mejora”. En ese contexto, resulta oportuno analizar cómo evolucionó el “aguante social” al plan de ajuste implementado por su gobierno desde su asunción en diciembre. En ese sentido, Dossier 360 publicó su habitual informe, en el que analiza los datos de 4 encuestas nacionales, que convergen en plantear dos plazos críticos para Milei:

1-Entre abril y mayo, cuando un promedio de 38% de los electores agotaría su tolerancia. Este es el núcleo duro de resistencia al gobierno, consistente con el voto a Unión por la Patria en la primera vuelta de octubre (casi 37%)
2-Entre julio y agosto, cuando el aguante se agotaría para más de la mitad de los argentinos y ya no sólo para los opositores intensos.

Entrando en el detalle de los trabajos, la consultora RealeDalla Torre (RDT) reportó que 28% de los electores no podía esperar nada para que el actual plan económico comience a dar resultados positivos, lo que configura la primera minoría. Por otro lado, 13,5% aguantaría hasta abril: eso acumula un 41,5% cuya paciencia social estaría agotada al fin del lapso apuntado por el mandatario, perfilando una situación de alto riesgo social.

Luis Juez denunció a Rodio y funcionarios de la gestión municipal Llaryora por los subsidios del transporte

Luego, 16,5% podría tolerar 6 meses y agotaría su paciencia al comenzar el segundo semestre. De esta forma, 58% de los electores (un caudal mayor al que votó a Milei en el ballotage) no toleraría más allá de julio. Por otro lado, 33% aguantaría un año o más, lo que se ubica en el mismo orden de magnitud del voto a La Libertad Avanza en las primarias de agosto y la primera vuelta de octubre de 2023, alrededor del 30%.

El análisis por nivel socioeconómico (NSE) revela que 50,6% de la clase baja agotaría su aguante en abril, mientras que casi 40% del nivel medio y 28,2% de la clase alta se encuentran en la misma situación. Esto implica que la vulnerabilidad crece conforme baja el NSE.

A fines de febrero, Taquión también midió el aguante social y allí nuevamente la primera minoría fue un 27% sin disposición a esperar, casi el mismo resultado que se registra en el informe de RDT. Luego, 16% podría tolerar entre 1 y 3 meses, con lo que agotaría su paciencia entre marzo y mayo. Esto acumula 43% de electores que bajaría el pulgar antes del primer semestre.

Después, las respuestas se fragmentan en 11% que esperaría entre 3 y 6 meses, 16% entre 6 meses y 1 año, y 30% 1 año o más. Nuevamente, sólo 30% muestra tolerancia a largo plazo, consistente con el voto duro a Milei.

De Loredo apoya a Milei: “Estamos a favor de cambiar el statu quo que nos trajo hasta acá”

En marzo, Proyección Consultores también midió la paciencia social: 35% dijo no estar dispuesto a esperar nada y 13,5% hasta 3 meses. Así, a fines del primer semestre habría 48,5% de los electores cerca de un punto socialmente crítico. Por otro lado, 14,4% toleraría de 3 a 6 meses (no más allá de la llegada de la primavera), casi 20% entre 6 meses y un año y 17,3% más de un año. En este caso, el umbral de alto riesgo social se ubicaría al terminar el invierno, cuando casi 63% de los argentinos habría agotado su paciencia.

Delfos también midió en marzo: nuevamente 35% dijo no tener margen para esperar, mientras que 12% dio un plazo de 1 a 3 meses. Así, 47% agotaría su paciencia al fin del primer semestre. Un 10% toleraría de 3 a 6 meses (no más allá del fin del invierno), casi 20% entre 14 meses y un año, y 20% más de un año. En este caso, el umbral crítico se ubicaría al terminar la primavera para 57%.

COMENTARIOS