Abusada, muerta a palos y tirada bajo un puente: así asesinaron las fuerzas de seguridad a una chica de 16 años durante las protestas en Irán

Cuatro días después del asesinato de Mahsa Amini, de 22 años, en septiembre de 2022, por parte de la policía de la moral de Irán, las protestas a favor de las libertades de las mujeres se expandían por varias ciudades del país. Nika Shakarami fue identificada como una de sus líderes.

Ese día, Nika, de 16 años, quemó un hiyab desde lo alto de un contenedor y también arrojó piedras contra la policía, cerca de Laheh Park, en la capital, Teherán. Horas después, moriría en la parte trasera de una furgoneta a manos de las fuerzas de seguridad, tras ser agredida sexualmente y fuertemente golpeada, según revela este martes la BBC.

Fue hallada nueve días después en una morgue. El régimen de los ayatollahs montó la versión del suicidio, pero la calle no se la creyó y su muerte desató todavía más la ira.

La BBC ha tenido acceso a un informe "altamente confidencial" que resume la audiencia sobre el caso de Nika celebrada por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), la fuerza de seguridad que defiende el régimen islámico del país. El documento incluye los nombres de sus asesinos así como el de los altos comandantes que intentaron ocultar la verdad.

El asesinato de Masha Amini por no usar el velo en Teherán desató una ola de violencia que dejó un tendal de muertos, entre ellos, Nika Shakarimi. Foto: APEl asesinato de Masha Amini por no usar el velo en Teherán desató una ola de violencia que dejó un tendal de muertos, entre ellos, Nika Shakarimi. Foto: AP

El documento detalla que el Equipo 12, una unidad de las fuerzas de seguridad vinculada al grupo paramilitar iraní Hezbollah (distinto al grupo homónimo en el Líbano), detuvo a Nika tras identificarla como una de las líderes de la protesta.

La metieron atada de brazos en la parte trasera de la furgoneta junto a tres hombres armados con porras y pistolas eléctricas. Uno de los hombres la tiró sobre la tapa de un congelador, se sentó encima suyo y le metió la mano dentro de los pantalones. Ella se defendió pateando e insultando, como pudo. Y los hombres empezaron a golpearla con los bastones repetidamente hasta matarla.

El arresto: abusos, patadas y golpes

Todo empezó ese 20 de setiembre, en la protesta cerca de Laheh Park. Un miembro del Equipo 12, que estaba trabajando esa noche de encubierto, quiso arrestarla, pero ella huyó. Fue entonces cuando llamó a una amiga suya para decirle que las fuerzas de seguridad la estaban persiguiendo.

Video

La iraní apareció muerta pocos días después.

Poco después, dieron con ella, y la metieron en el vehículo, con las manos atadas. El grupo intentó encontrar un centro policial donde entregarla, pero el primero estaba demasiado lleno y del segundo fue rechazada. El supervisor temía que provocase un motín junto a las demás 14 jóvenes que estaban arrestadas allí.

De camino a la prisión de Evin fue cuando se produjo la paliza. Nika empezó a gritar consignas y uno de los hombres le puso medias en la boca. Después se sentó encima suyo y la agredió sexualmente. Cuando ella trató de defenderse con todo lo que pudo, incluida una patada en la cara de ese hombre, todos respondieron con golpes.

Estaba oscuro y, según relata uno de ellos en el informe, no sabían a quién le daban. Cuando el líder del grupo, Morteza Jalil, que iba al frente del vehículo junto al conductor, fue a ver qué pasaba, encontró el cuerpo sin vida de la joven, ensangrentado en la cara y la cabeza, "que no estaban en buenas condiciones".

Jalil admite en el informe que no intentó averiguar qué había sucedido. "Sólo estaba pensando en cómo trasladarla y no le hice preguntas a nadie. Sólo pregunté: '¿Está respirando?' Creo que fue Behrooz Sadeghy quien respondió: 'no, está muerta'".

Jalil volvió a llamar por tercera vez al cuartel general de la Guardia Revolucionaria. En esta ocasión, habló con un oficial de mayor rango, cuyo nombre en código era 'Naeem 16'. Este hombre admitió que había otros manifestantes muertos en las instalaciones policiales. "Ya teníamos muertes en nuestras estaciones y no quería que el número aumentara a 20", declaró Naeem 16 en la investigación. "Traerla a la base no habría resuelto ningún problema", agregó. Le dijo a Jalil que simplemente "la dejara en la calle" y este obedeció: dejó el cuerpo de Nika debajo de una autopista.

Un oficial de la Guardia Revolucionaria les ordenó que se deshicieran del cuerpo

Su familia la encontró en una morgue tras nueve días desaparecida. El certificado de defunción de Nika, obtenido por la edición persa de la BBC en octubre de 2022, afirma que fue asesinada por "múltiples heridas causadas por golpes con un objeto duro".

El informe secreto de la Guardia Revolucionaria concluye que la agresión sexual provocó la pelea en la parte trasera de la furgoneta y que los tres hombres la mataron empleando tres porras y tres pistolas eléctricas. El informe contradice la versión del gobierno que, casi un mes después del funeral de Nika, publicó a través de la televisión estatal la investigación oficial, que decía que Nika había saltado a la muerte desde un edificio. Su madre nunca identificó a esa chica de las imágenes de la investigación como su hija.

La persecución sobre Nika se ha extendido a su familia. Según cuenta su madre en Instagram, varias personas que asistieron a su funeral fueron represaliadas y un año después tuvieron que cancelar la ceremonia del primer aniversario de su muerte por el mismo motivo. Su hermana Aida fue arrestada hace dos semanas por la policía de la moral por no llevar el hiyab. Fue liberada una semana después bajo fianza.

COMENTARIOS