La Habana: en un bastión comunista, los capitalistas se convierten en un salvavidas económico

LA HABANA — Una moderna tienda de comestibles cuyos estantes están llenos de todo, desde pasta hasta vino, ocupa un lugar en el centro de La Habana que alguna vez estuvo ocupado por una monótona florería estatal, cuyos techos y paredes fueron reparados y repintados.

Una antigua empresa estatal de vidrio en un suburbio de La Habana alberga ahora una sala de exposición para una empresa privada que vende muebles fabricados en Cuba.

Y en el puerto de la capital cubana, carretillas elevadoras descargan cuidadosamente huevos estadounidenses de un contenedor refrigerado.

Los huevos están destinados a un supermercado privado online que, al igual que Amazon Fresh, ofrece entrega a domicilio.

Dos hermanos, Ricardo, a la izquierda, y Oscar Fernández, propietarios de La Habana Deshidratada, llevan dos años explotando su negocio privado de alimentos deshidratados. Foto Eliana Aponte para The New York TimesDos hermanos, Ricardo, a la izquierda, y Oscar Fernández, propietarios de La Habana Deshidratada, llevan dos años explotando su negocio privado de alimentos deshidratados. Foto Eliana Aponte para The New York Times

Estas empresas son parte de una explosión de miles de empresas privadas que se han abierto en los últimos años en toda Cuba, un cambio notable en un país donde tales empresas no han sido permitidas y donde Fidel Castro llegó al poder liderando una revolución comunista decidida a eliminar las nociones capitalistas. como la propiedad privada.

Pero hoy, Cuba se enfrenta a su peor crisis financiera en décadas, impulsada por la ineficiencia y la mala gestión del gobierno y un embargo económico estadounidense de décadas de duración que ha provocado un colapso de la producción nacional, un aumento de la inflación, constantes cortes de energía y escasez de combustible, carne y otros productos. artículos de primera necesidad.

De modo que los líderes comunistas de la isla están dando marcha atrás en el tiempo y abrazando a los empresarios privados, una clase de gente a la que alguna vez vilipendiaron como capitalistas “sucios”.

Aprovechando la flexibilización de las restricciones gubernamentales que otorgan a los cubanos el derecho legal a establecer sus propias empresas, se han abierto aproximadamente 10.200 nuevas empresas privadas desde 2021, creando una economía alternativa dinámica, aunque incipiente, junto con el modelo socialista obstaculizado del país.

HTrabajadores soldando una pieza en el taller de producción de Dforja Creations, una empresa privada de muebles, en las afueras de La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York TimesHTrabajadores soldando una pieza en el taller de producción de Dforja Creations, una empresa privada de muebles, en las afueras de La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York Times

Subrayando el crecimiento de las empresas privadas –y las dificultades económicas del gobierno– las importaciones del sector privado y del gobierno el año pasado totalizaron cada una alrededor de mil millones de dólares, según datos del gobierno.

Gran parte de las importaciones del sector privado provinieron de Estados Unidos y fueron financiadas por remesas de efectivo enviadas por cubanos allí a familiares en su país.

Alrededor de 1,5 millones de personas trabajan para empresas privadas, un aumento del 30% desde 2021, y ahora representan casi la mitad de la fuerza laboral total en la isla caribeña.

Anabel González y su marido, Luis Betancourt, en la sala de exposiciones de Dforja, su tienda privada de muebles en La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York TimesAnabel González y su marido, Luis Betancourt, en la sala de exposiciones de Dforja, su tienda privada de muebles en La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York Times

“Nunca se le había dado tanto espacio al sector privado para operar en Cuba”, dijo Pavel Vidal, quien estudia la economía cubana y es profesor universitario en Cali, Colombia.

"El gobierno está en quiebra, por lo que no tiene otra opción que invitar a otros actores".

A pesar del crecimiento del sector privado, su contribución general a la economía cubana, si bien está aumentando, sigue siendo modesta y representa alrededor del 15% de la producción interna bruta.

Aún así, la transformación económica es lo suficientemente significativa como para conducir a profundas divisiones en el sistema comunista de la isla a medida que una nueva élite empresarial adquiere riqueza, algo anatema para la ideología revolucionaria de Cuba.

Los cubanos que trabajan para el Estado, incluidos profesionales administrativos, médicos y profesores, ganan el equivalente a aproximadamente 15 dólares al mes en pesos cubanos, mientras que los empleados del sector privado pueden ganar entre cinco y diez veces esa cantidad.

Un salario gubernamental no llega muy lejos en las tiendas privadas que han aparecido, donde una bolsa de papas fritas italianas cuesta 3 dólares, una botella de buen vino italiano 20 dólares e incluso un artículo de primera necesidad como el papel higiénico cuesta 6 dólares por un paquete de 10 rollos.

Clientes comprando en Home Deli, una tienda privada de comestibles en La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York TimesClientes comprando en Home Deli, una tienda privada de comestibles en La Habana. Foto Eliana Aponte para The New York Times

La mayoría de los clientes que pueden pagar ese tipo de precios reciben dinero del extranjero, trabajan para otras empresas privadas o son diplomáticos.

“Hay que ser millonario para vivir en Cuba hoy”, dijo Yoandris Hierrezuelo, de 38 años, quien vende frutas y verduras en un carrito en el barrio Vedado de La Habana y gana alrededor de cinco dólares al día.

"El Estado ya no puede satisfacer las necesidades básicas de la población".

Rol del Estado

Los funcionarios del gobierno cubano dijeron que la legalización de las empresas privadas no era una aceptación a regañadientes del capitalismo en aras de la supervivencia económica, dejando en claro que las industrias estatales aún eclipsan el papel del sector privado en la economía.

“No es una estrategia improvisada”, dijo en una entrevista Susset Rosales, directora de planificación y desarrollo del Ministerio de Economía.

“Tenemos una idea muy clara del camino para la recuperación gradual de la economía con la incorporación de nuevos actores económicos que sean complementarios a la economía estatal socialista”.

Pero los funcionarios estadounidenses dicen que el crecimiento de las empresas privadas podría cambiar las reglas del juego, allanando el camino para una mayor libertad democrática y económica.

"La pregunta es: ¿son suficientes?" dijo Benjamín Ziff, el encargado de negocios que dirige la Embajada de Estados Unidos en Cuba.

“Cuba se está desmoronando más rápido de lo que se reconstruye. No hay vuelta atrás.''

Una cuestión clave, añadió, es si el gobierno permitirá que el sector privado “se expanda lo suficientemente rápido y con suficiente libertad para enfrentar los desafíos”.

La rápida expansión del sector privado cubano ha atraído un profundo escepticismo dentro de la comunidad de exiliados cubanos incondicionalmente anticomunista de Miami, donde muchos lo descartan como una artimaña de los líderes comunistas de Cuba para capear la crisis económica y aferrarse al poder.

La representante federal María Elvira Salazar, republicana por Florida, una de los tres cubanoamericanos del sur de Florida en el Congreso, dirigió una audiencia en el Congreso en enero sobre negocios privados titulada “El mito de los nuevos empresarios cubanos” y sugirió que se reservaran las licencias para tales empresas. para familiares de funcionarios del gobierno cubano.

"El régimen cubano todavía está en el negocio del poder, y no hay nada que me pruebe que esté dispuesto a ceder una parte de esa participación de mercado a nadie más que a ellos mismos", dijo en una entrevista.

Desde que prohibió las empresas privadas en la década de 1960, Cuba, de hecho, ha experimentado con prácticas de libre mercado durante otros tiempos difíciles, sólo para revertirlas más tarde, cuando las presiones económicas disminuyeron.

Diana Sainz y su marido italiano, Andrea Gallina, abrieron dos mercados Home Deli en La Habana. Es hermoso ver una tienda en cada esquina", dijo Sainz. Foto Eliana Aponte para The New York TimesDiana Sainz y su marido italiano, Andrea Gallina, abrieron dos mercados Home Deli en La Habana. Es hermoso ver una tienda en cada esquina", dijo Sainz. Foto Eliana Aponte para The New York Times

Cuando la Unión Soviética colapsó a principios de la década de 1990 y dejó a Cuba sin su principal benefactor económico, el gobierno emitió un número limitado de licencias de “trabajo por cuenta propia” para algunos comerciantes de bajos ingresos, incluidos barberos y reparadores de neumáticos.

Después de que el presidente estadounidense Barack Obama restableciera las relaciones diplomáticas con Cuba en 2015 y relajara el embargo estadounidense, los turistas estadounidenses inundaron la isla y las empresas estadounidenses comenzaron a explorar inversiones.

Aun así, el Partido Comunista nunca abrazó plenamente al sector privado, considerándolo un potencial caballo de Troya para los “imperialistas yanquis”.

Cambio

Luego vino un doble golpe.

La elección de Donald Trump en 2016 llevó al restablecimiento de las sanciones a Cuba, incluida la prohibición de que las líneas de cruceros estadounidenses naveguen allí.

Tres años después, la pandemia de COVID-19 cerró por completo el sector turístico de Cuba, su mayor fuente de divisas.

Desde entonces, Cuba ha estado en caída libre financiera.

La producción de carne de cerdo, arroz y porotos (alimentos básicos) se desplomó a más de la mitad entre 2019 y 2023, según el gobierno.

Este año, Cuba solicitó -por primera vez- ayuda al Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, para proporcionar suficiente leche en polvo para los niños, informaron los medios estatales.

La falta de petróleo y una red eléctrica envejecida han provocado apagones continuos en todo el país.

El empeoramiento de las condiciones de vida desencadenó una inusual muestra pública de descontento en marzo cuando cientos de personas salieron a las calles de Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande del país, cantando “Poder y comida”, según las redes sociales y los informes oficiales del gobierno.

Las dificultades económicas han desencadenado un enorme aumento de la emigración.

Desde 2022, aproximadamente 500.000 cubanos han abandonado la isla, un éxodo extraordinario para un país de 11 millones, y la mayoría de los cubanos que se han ido se han ido a Estados Unidos.

En medio de tantas privaciones, las pequeñas empresas privadas ofrecen una pequeña dosis de esperanza para quienes tienen el dinero para abrirlas y para sus empleados.

Muchos están aprovechando las regulaciones introducidas en 2021 que otorgan a los cubanos el derecho legal a establecer sus propias empresas, que están limitadas a 100 empleados.

En toda La Habana están apareciendo nuevas tiendas de delicatessen y cafés, mientras plantas enteras de oficinas alquilan espacio a jóvenes empresarios repletos de planes de negocios y productos, desde construcción y software hasta ropa y muebles.

Diana Sainz, que había vivido en el extranjero gran parte de su vida y trabajado para la Unión Europea, aprovechó los cambios económicos en su tierra natal y abrió dos mercados Home Deli en La Habana, ofreciendo una mezcla de productos locales como pastas y helados, así como bienes importados, como cerveza y cereales.

Sainz dice que Cuba no había tenido un supermercado privado en décadas. “Ahora es hermoso ver una tienda en cada esquina”, dijo.

"Cuando comparas las cosas con hace cinco años, es totalmente diferente".

Aun así, muchos empresarios dijeron que el gobierno cubano podría hacer más para fortalecer el sector privado.

Los bancos estatales de Cuba no permiten a los titulares de cuentas acceder a depósitos en dólares para pagar a los importadores debido a la falta de divisas del gobierno para pagar sus propias cuentas.

Las sanciones estadounidenses también prohíben la banca directa entre Estados Unidos y Cuba.

Y el gobierno cubano ha mantenido importantes industrias fuera del alcance de la propiedad privada, incluidas la minería y el turismo.

Pero eso todavía ha dejado muchas oportunidades.

Obel Martínez, de 52 años, un decorador de interiores cubanoamericano de Miami, se asoció recientemente con el dueño de un restaurante local para reabrir un emblemático restaurante habanero, La Carreta, que fue abandonado por el estado hace una década.

"El techo se estaba cayendo y tuvimos que demoler totalmente el interior y reconstruirlo", dijo.

Martínez creció en Cuba y después de trabajar en España y México, se estableció en Miami pero nunca abandonó su residencia cubana.

“Estamos mostrándole al estado que es posible hacer las cosas de otra manera”, dijo Martínez, mientras observaba a una concurrida multitud a la hora del almuerzo en el restaurante de 136 asientos, que sirve comida tradicional cubana.

"Y somos totalmente privados".

c.2024 The New York Times Company

COMENTARIOS