Comenzó su quinto mandato y gobernará hasta el 2030: los desafíos de Vladimir Putin para los próximos seis años

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, fue investido este martes para su quinto mandato al frente del Kremlin, que promete ser el más turbulento desde su llegada al poder hace ya casi un cuarto de siglo.

Estos son los principales retos que afrontará Putin durante el próximo sexenio.

El desgaste en Ucrania

Tras el fracaso de la operación relámpago lanzada en febrero de 2022, la guerra en Ucrania se alarga más de dos años y tampoco hay visos de arreglo pacífico.

El ingente gasto en armamento y su cooperación militar con regímenes como Corea del Norte o Irán le permiten prolongar casi indefinidamente la actual guerra de desgaste, pero la sociedad necesita resultados y las familias de los movilizados reclaman su rotación.

Precisamente, la posibilidad de una nueva movilización para sustituir las bajas en el frente sin provocar un estallido de descontento popular es uno de los principales desafíos de Putin a corto y medio plazo.

Se trata de una medida muy impopular entre la población – tal y como demostró la llamada a filas de septiembre de 2022 – que provocó un éxodo masivo de Rusia de hombres en edad militar.

Maltrechas relaciones con Occidente

Durante el nuevo mandato de Putin, otra de sus tareas será gestionar la maltrecha relación con Occidente.

El presidente ruso Vladimir Putin revisa a los guardias de honor del regimiento presidencial después de su ceremonia de inauguración en el Kremlin en Moscú. Foto ReutersEl presidente ruso Vladimir Putin revisa a los guardias de honor del regimiento presidencial después de su ceremonia de inauguración en el Kremlin en Moscú. Foto Reuters

En el discurso de investidura para el quinto mandato, el jefe del Kremlin aseguró que Moscú no se cierra al diálogo, pero no permitirá que las potencias occidentales contengan el desarrollo de Rusia.

En este sentido, volvió a defender la creación de un nuevo orden mundial para acabar con la hegemonía de EE.UU., país con el que las relaciones de Rusia pasan por el peor momento de la historia, según reconocen los funcionarios de ambos países.

También los vínculos con la Unión Europea, otrora el principal socio comercial de Moscú, se encuentran en el punto más bajo, algo que Rusia trata de compensar profundizando sus lazos con Asia, África y América Latina.

Mantener a flote la economía

Rusia ha logrado mantener un buen ritmo de crecimiento pese a las sanciones occidentales. Así, en 2023 el Producto Interior Bruto del país creció en un 3,6 %.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que la economía rusa se ha fortalecido porque los volúmenes de exportación petrolera se han mantenido estables debido al comercio con los países no alineados con las sanciones.

Sin embargo, la inflación en 2023 se situó en más del 7 % y el crecimiento de los precios de los alimentos se hace cada vez más notable no solo para los habitantes de ciudades pequeñas sino también para los residentes de la capital y otras grandes urbes.

Mantener a flote la economía y no permitir el desplome del rublo -como ya ocurriera en 2022, tras el inicio de la guerra- será uno de los retos que esperan a Putin durante los próximos seis años.

Otra asignatura pendiente será reducir progresivamente la dependencia de la industria militar, que se ha convertido peligrosamente en una de las locomotoras de la economía nacional.

Acallar la disidencia interna

Tras la muerte en prisión del líder opositor, Alexéi Navalni, considerado el enemigo número uno del jefe del Kremlin, Putin no tiene rivales dentro del país capaces de hacerle sombra o poner en entredicho su liderazgo.

El presidente ruso Vladimir Putin participa en el desfile del Regimiento Presidencial en la Plaza de la Catedral del Kremlin. Foto EFEEl presidente ruso Vladimir Putin participa en el desfile del Regimiento Presidencial en la Plaza de la Catedral del Kremlin. Foto EFE

Figuras destacadas de la disidencia rusa se vieron obligadas a exiliarse en el extranjero tras la aprobación en el país de una serie de leyes represoras que les amenazaban con largas penas de cárcel por criticar al poder o las acciones del Ejército ruso en Ucrania.

También los medios independientes se vieron obligados a trasladar sus redacciones al extranjero para poder informar sobre la realidad rusa y contrarrestar la propaganda.

Putin se propone seguir apretando las tuercas con el fin de impedir el resurgimiento de una oposición interna -él la llama quinta columna- que saque provecho del hartazgo con la guerra.

Putin, 2036

Tras reformar la Constitución rusa en 2020, Putin eliminó los obstáculos legales para perpetuarse en el Kremlin casi de forma ilimitada.

Tras las elecciones de este marzo, el líder ruso, de 71 años, podrá seguir gobernando hasta 2030 y, entonces, presentarse a una nueva reelección para otro mandato de seis años.

Sin embargo, en caso de que decida retirarse en 2030, Putin deberá comenzar a preparar a su delfín ya durante este mandato, algo que por el momento parece muy lejano en el tiempo.

Fuente: EFE

PB

COMENTARIOS