Una cabaña en los Pirineos, entre la nieve, vino y quesos, fue el idílico marco que eligió Macron para limar asperezas con el presidente chino: no pudo

La plácida vista de las montañas de los Altos Pirineos era el idílico marco que eligió el presidente Emmanuel Macron para homenajear y crear cierta un clima de intimidad con su colega chino Xi Jinping y su esposa, Pen Liyuan. Pero cuando llegaron al Auberge en La Mongier nevaba como en las Himalayas, familiares al jefe de estado chino.

Un ambiente más informal para discutir los temas más difíciles y crear un lazo menos protocolar: la venta de armamento de doble uso a Rusia, la guerra en Ucrania, los autos eléctricos chinos que pueden inundar el mercado europeo, Europa frente a un triunfo de Trump, Taiwán o la defensa que va a emprender la Unión Europea frente a la invasión de los productos baratos chinos.

Bajo la nieve, en los Pirineos. Foto: ReutersBajo la nieve, en los Pirineos. Foto: Reuters

Esta escapada montañosa es una especie de respuesta a la ceremonia del té, que ambos líderes compartieron el año pasado, en Guangzhou, en la residencia oficial donde vivió el padre del presidente chino, cuando era gobernador de la provincia de Guangdong. Un gesto amistoso, personal, más emotivo.

En un marco insólito para una visita diplomática, los dos líderes y sus esposas almorzaron un ”menú de terroir” tradicional, en un restaurante a 2.150 metros de altitud. L'Étape du Berger, situado desde 1969 en el Col du Tourmalet, etapa legendaria del Tour de Francia, ahora está dando la vuelta al mundo por ser el lugar donde Xi conoció los Pirineos, que Macron visita desde su infancia. Su propietario, Éric Abadie, no es otro que un viejo amigo del Jefe de Estado.

El pastor, de 61 años, conoció a "Manu" cuando era un "niño", cuando venía con sus abuelos a pasar una semana en invierno y un mes en verano entre la localidad de Bagnère-de-Bigorre y la estación de esquí de La Mongie. Desde entonces, el presidente ha regresado periódicamente de vacaciones.

“Mis raíces familiares están aquí .Tan pronto como puedo, vengo. Es un lugar de verdad, al que llego sereno y decidido”, confió el candidato Macron en 2017 al diario regional La Dépêche du Midi.

“Lo conozco desde hace unos treinta años”, afirmó este martes Éric Abadie, quien “no podía imaginarse recibir algún día al presidente chino”. "Pero en febrero o marzo, Emmanuel Macron me dijo: 'me gustaría traer al presidente chino' y le dije 'no hay problema'", añadió.

Un almuerzo en la alturas

A los pies del Pic du Midi, desde la 1 de la tarde, los presidentes iniciaron este almuerzo diferente. En el menú: garbure, cordero lechal confitado, alubias de Tarbais, con productos reconocidos internacionalmente, con uno de los mejores jamones del mundo, “el cerdo negro" y una selección de quesos del mejor trabajador de Francia, Dominique Bouchait, que Xi adoró.

Las dos parejas presidenciales y sus intérpretes degustaron vinos locales y quesos. Foto: EFELas dos parejas presidenciales y sus intérpretes degustaron vinos locales y quesos. Foto: EFE

“Y quería una tarta de arándanos. Así que habrá”, añadió el pastor, que “discutió” el menú con el jefe de Estado francés.“No hago nada excepcional. Hago lo que sé hacer, mi cocina local, lo que hacemos habitualmente. Tenemos productos reconocidos internacionalmente."No necesitamos trucos" reconoció.

Las dos parejas presidenciales y sus intérpretes degustaron vinos locales, un Montus tinto y un Saint Mont blanco.

Los Pastourelles, “un grupo folclórico”, los recibieron con canciones a los dos jefes de Estado. Un “pequeño grupo de cantantes” también estuvo presente cuando se iban. Los presidentes y primeras damas miraban el espectáculos bajo la nieve y con paraguas, con mucho frio.

Romper el protocolo

Este rincón de la montaña, "directamente vinculado a la historia personal" de Emmanuel Macron, pretendió romper el imponente protocolo que rodea el más mínimo movimiento del líder chino.

Pero, sobre todo, permitir "discusiones fructíferas y amistosas", en palabras del Jefe de Estado, y establecer un diálogo sincero, en particular sobre la cuestión clave de la guerra en Ucrania. El presidente chino sigue siendo el principal aliado de su homólogo ruso, Vladimir Putin y China pidió a Israel este martes que deje de atacar a Rafah.

Los Pastourelles, “un grupo folclórico”, recibieron con canciones a los jefes de Estado. Foto: Aurelien Morissard / AFPLos Pastourelles, “un grupo folclórico”, recibieron con canciones a los jefes de Estado. Foto: Aurelien Morissard / AFP

No es frecuente que los líderes chinos se encuentren a la defensiva en estos días. Durante las últimas dos décadas, han sido tratados como el Mbappe que todos los grandes clubes quieren fichar.

Eso ha cambiado desde que el presidente Xi realizó su última visita a Europa en 2019. El ambiente se ha agriado. Hay mucho más tensión. En China hay crisis económica y las empresas europeas se van para reindustrializar Europa, pos Covid .

Las diferencias

Para la UE, China debería dejar de vender equipos de doble uso a la industria armamentista rusa. China debería dejar de inundar el mercado europeo con productos baratos y, en particular, ni siquiera debería pensar en enviar los millones de vehículos electrónicos, que están fabricando sus fábricas subvencionadas, que tienen muy pocos compradores nacionales.

El presidente chino degusta un vino. Foto: EFEEl presidente chino degusta un vino. Foto: EFE

El gobierno chino debería escuchar las preocupaciones de los gobiernos occidentales sobre los derechos humanos, antes de que sus electorados se vuelvan aún más hostiles.Frenar la represión y "descuturalización” en Tibet y de los uigures musulmanes, donde hay campos de concentración y esterilizan las mujeres de la etnia, según las denuncias a Amnesty.

Al presidente Xi no le gusta que le digan qué hacer. Una conducta de todos los autócratas. Pero él ha establecido un control interno más fuerte y, en las relaciones personales, una postura más agresiva que sus predecesores. Su rostro es pétreo. Nadie sabe exactamente qué piensa. Solo que le gustan los deportes, andar a caballo. Macron invitó a China a participar en el Famoso Tour de France de ciclismo.

Para su cumbre con el presidente Macron y Ursula von der Leyen de la Comisión Europea, tenía preparadas sus posiciones. Xinhua, la agencia estatal de noticias, hizo del rechazo de las demandas de Europa sobre los automóviles eléctricos el primer elemento de sus informes, diciendo que el supuesto “problema de exceso de capacidad” de China era simplemente un mito.

Los funcionarios continuaron negando responsabilidad por las acciones de Moscú en Ucrania. "China no creó la crisis de Ucrania ni es parte en ella", dijo Xi.

Un ambientes más informal para encarar las diferencias. Foto: Aurelien Morissard / AFPUn ambientes más informal para encarar las diferencias. Foto: Aurelien Morissard / AFP

Pero Macron, acusado en el pasado de congraciarse con Xi para establecer la “autonomía estratégica” de Francia respecto de Estados Unidos, también tenía preparadas sus defensas.

Preocupado porque Xi ahora estaba tratando de fomentar la división interna y externa de la UE, coordinó su postura negociadora con Olaf Scholz, canciller de la Alemania, más amiga de China, en una cena la semana pasada. Su invitación a la línea dura de Von der Leyen a unirse a la reunión también tenía como objetivo demostrar la unidad de la UE.

Nadie espera que Xi haga concesiones. Toda su agenda de esta semana es un rechazo simbólico cuidadosamente preparado de las demandas de la UE. Luego viajará a Serbia, pro ruso, nacionalista y en la tensa región de las Balcanes. Se reunirá con Viktor Orban en Hungría, a menudo considerado como el caballo de Troya de Beijing y Moscú en la UE.

Luego se reunirá con el presidente Putin en Beijing. ¿El mensaje? A China no le importa si a la UE no le gusta en este momento. El itinerario europeo indicó poca voluntad de llegar a un acuerdo.

El rol de Francia

Macron apuesta a que Xi no puede darse el lujo de jugar demasiado duro dadas las dificultades económicas de China. Xi no quiere que Europa vuelva a caer en los brazos de Estados Unidos. Pero es consciente de que, si Donald Trump gana un segundo mandato como presidente a finales de este año, esos brazos podrían cruzarse. En cualquier caso, no ve claramente la necesidad de ceder terreno.

Los llamados de Macron a Europa para que reduzca su dependencia de Estados Unidos y evite verse arrastrada a un conflicto con China por Taiwán hacen de Francia una opción obvia para la primera visita de Xi a la Unión Europea en cinco años.

Macron fue criticado por sus oponentes políticos por extender “obsequiosamente” la alfombra roja a un “dictador”, que está apuntalando la maquinaria de guerra del presidente Putin en Ucrania.

Cena de gala en el Eliseo. Foto: Ludovic MARIN / AFPCena de gala en el Eliseo. Foto: Ludovic MARIN / AFP

Su ofensiva de charme tenía como objetivo evitar una guerra comercial y persuadir a Xi de que dejara de suministrar tecnología y equipos de “doble uso” a Rusia, lo que, según Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, ayuda a “Moscú a infligir más muerte y destrucción a Ucrania”.

Mientras los líderes y sus séquitos se sentaban para un banquete de estado con 200 invitados y los artistas más destacados de Francia el lunes, ni siquiera los relucientes candelabros del Palacio del Eliseo pudieron oscurecer la brecha sobre Ucrania y la amenaza inminente de una guerra comercial, principalmente por los baratos autos eléctricos chinos.

Xi rompió el protocolo en el Eliseo. A su llegada se detuvo en la puerta y forzó al presidente a atravesar todo el perrón para buscarlo. Las cámaras chinas transmitían en directo la visita hasta en los shopping center de Beijing en pantallas.

¿Sanciones?

Los gobiernos occidentales acusan a China de suministrar tecnología de “doble uso” al ejército ruso. Pero Beijing se ha hecho eco del argumento de Putin de que los países de la OTAN están intensificando el conflicto de Ucrania, al suministrar armas a Kiev.

La UE también está investigando lo que llama subsidios estatales masivos para los fabricantes de automóviles chinos, que les permiten inundar el mercado europeo con vehículos eléctricos baratos. Beijing ha tomado represalias lanzando su propia investigación antidumping sobre el brandy europeo, producido principalmente por Francia. China es un gran importador de coñac. Xi ha decidido rever ahora esa investigación.

Salma Hayek y su esposo Francois-Henri Pinault llegan a la cena de Estado con el presidente chino. Foto: BloombergSalma Hayek y su esposo Francois-Henri Pinault llegan a la cena de Estado con el presidente chino. Foto: Bloomberg

Entre los regalos de Macron, hubo una botella de cognac, más traducciones en chino de Victor Hugo, favorito de Xi y una cartera Channel clásica negra para la primera dama.

El mismo error que con Putin

Raphael Glucksmann, eurodiputado francés de centro izquierda, acusó a Macron de cometer “el mismo error con Xi que cometió con Putin”, cuando intentó en vano persuadirlo de que suspendiera la invasión de Ucrania.

“Pensar que una ofensiva de charme puede hacer que Xi Jinping cambie de rumbo es una ilusión narcisista”, dijo Glucksmann. "Xi no es nuestro amigo". Dijo que Macron se equivocó al llevar a Xi y su esposa, Peng Liyuan, a los Pirineos, donde el presidente francés pasaba tiempo con su abuela cuando era niño.

Macron invitó a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, a unirse a las conversaciones comerciales con Xi. Sin embargo, si su objetivo era dar una muestra de unidad europea, se vio socavado por la ausencia de Olaf Scholz, quien alegó compromisos previos.

La UE amenaza con imponer aranceles a los vehículos eléctricos chinos. Pero Scholz está a favor de un enfoque más suave, ansioso por evitar enemistarse con China, que es un mercado clave para los fabricantes de automóviles alemanes como Mercedes-Benz y BMW.

Macron instó a Xi a rectificar los “desequilibrios” comerciales y von der Leyen se quejó de la “sobrecapacidad inducida por el Estado” de China. En referencia a posibles sanciones comerciales contra China, dijo: “Europa no dudará en tomar las decisiones difíciles necesarias para proteger su mercado”. Xi respondió diciendo que no existía el “problema de exceso de capacidad de China” y que la UE y China deberían seguir “comprometidas con la solución”.

Hackean el ministerio de Defensa británico

El Ministerio de Defensa británico fue objeto de un ciberataque dirigido al sistema de nóminas del ejército, afirmó el martes el Gobierno, cuando se celebraba la visita de Xi a París. Esto desencadenó nuevas acusaciones contra China, que rechazó firmemente.

La filtración de datos afecta a los nombres y datos bancarios de miembros de las fuerzas armadas, que sirven en la marina, las fuerzas terrestres y aéreas, y a los de veteranos, según la televisión Sky News. Las direcciones personales también aparecerían en estos datos.

El gobierno sospecha que China está detrás del ciberataque. El martes por la mañana, en representación del gobierno en los medios británicos, el ministro de Trabajo, Mel Stride, dijo que no podía “decir” que Beijing fuera responsable. "Esto es una hipótesis", añadió.

COMENTARIOS