Fenómenos y apariciones sobrenaturales: la Iglesia prepara normas para enfrentarlos

La Iglesia Católica se apresta a establecer nueves reglas, veloces y más seguras, para tratar los fenómenos de apariciones y fenómenos sobrenaturales. El viernes 17 se conocerá el documento del Dicasterio de la Fe, aprobado por Papa Francisco, y seguirá la aproximación seria a los fenómenos.

Basta recordar que de las miles de apariciones atribuidas a la Virgen María, son alrededor de treinta los casos reconocidas. Los más famosas son las de Lourdes, Fátima, Aparecida, Guadalupe. Entre las últimas están la de Siracusa y la deKibeho en Ruanda, en 1981.

Un caso aparte es el muy complicado de las apariciones en el pueblo de Medugorje, en Bosnia, con los videntes que aún reciben mensajes a horarios previstos.

Las apariciones en Medugorje en Bosnia y Herzegovina se refieren a un fenómeno religioso que comenzó en 1981, cuando seis jóvenes afirmaron haber tenido visiones de la Virgen María en una colina cercana al pueblo. Desde entonces, estas apariciones se han repetido diariamente y han atraído a millones de peregrinos de todo el mundo

La Iglesia Católica se apresta a establecer nueves reglas para tratar los fenómenos de apariciones y fenómenos sobrenaturales. Foto: Daniel CáceresLa Iglesia Católica se apresta a establecer nueves reglas para tratar los fenómenos de apariciones y fenómenos sobrenaturales. Foto: Daniel Cáceres

Una comisión guiada por el cardenal Ruini concluyó que de aquel complejo fenómeno se podían considerar verdaderas las primeras visiones recibidas por el grupo de niños.

Sobre las que siguieron, según el diario “Il Messaggero” la comisión y el Vaticano concordaron que se excluía la mano celeste, pese a que millones de peregrinos visitan el santuario de Medugorie, que se ha convertido en un fundamental engranaje par la economía regional bosníaca.

El observatorio Internacional de las Aparicione (OIA) fue instituío recientemente como una fuerza de tareas para afrontar las señales que llegan a la Santa Sede de testimonios de visiones.

Los testimonios de los videntes analizados sobre la base de su moralidad y equilibrio psíquico, junto con su rectitud en la vida social cotidiana. También con la ausencia de estar enfermo de protagonismo y los datos de su pasado. Debe carecer de precedentes penales.

La Iglesia desconfía también de los presuntos textos de la Virgen y la ausencia de elementos mileranísticos, apocalípticos, que generalmente vienen a dividir a la iglesia y a aterrorizar a la comuniad. “La Virgen no quiere por cierto asustar, crear cismas o divisiones, heridas en la comunidad”, explicó una fuente eclesiástica.

Miles de eventos descartados

Son millares los presuntos eventos sobrenaturales descartados que llegan al Vaticano, comolas madonas que lloran o las que sangran y hacen girar sus ojos.

Mendoza, San Rafael: Virgen que llora y asombra a los vecinos en 2012. Foto: archivoMendoza, San Rafael: Virgen que llora y asombra a los vecinos en 2012. Foto: archivo

Un caso sobrenatural conmovió a la Iglesia el siglo pasado. Fue el de la bilocación de san Padre Pío. Un sacerdote de Rovigo fue a visitar al fraile capuchino con los estigmas de Cristo a San Giovanni Rotondo. En el convento, el Padre Pío le pidió que se quedara varios días más, pero el sacerdote le dijo que no podía porque debía acudir a ver a su hermana que vivía en el norte de Italia, porque no le había advertido antes de su viaje a San Giovanni Rotondo.

En ese preciso instante, cuentan las historias, a 700 kilómetros de distancia la mujer se encontró en su casa con una imagen de la Beata Virgen de Lourdes. Todavía hoy se interrogan en todo el mundo millones de fieles de la fuerza misteriosa de la aparición.

El Papa ha decidido alargar el campo de accion y de codificar mejor la ya rigurosas reglas vaticanas existentes.

Un caso llevó a Francisco a revisar y hacer más claras las normas. Fue el de la vidente de Trevignano que aseguraba que recibía visiones de la Virgen junto con mensajes celestes. Toda una diócesis fue conmovida y miles de fieles, muchos de ellos provenientes del exterior, llegaron a Trevignano.

Tras un año de investigaciones, el Vaticano decidió silenciar el caso de la señora María Giuseppe Scarfulla, aclarando que es “inatendible” y que sus presuntas comunicaciones celestes compuestas de extraño textos, “no se corresponden con la fe católica”. Poco después el Papa decidió codificar las ya rigurosas reglas vaticanas existentes, que se conocerán en el documento del viernes 17 de este mes.

COMENTARIOS