Inundaciones en Brasil: el agua empieza a bajar en Porto Alegre, pero aún hay barrios enteros anegados y el pronóstico es malo

El nivel del río Guaíba, que ha inundado barrios enteros de la ciudad brasileña de Porto Alegre, comenzó a bajar después de varios días en máximos históricos por el fuerte temporal que ha causado al menos 96 muertos y 130 desaparecidos en el sur del país.

Según el boletín divulgado este miércoles por la Alcaldía, el nivel del Guaíba, que baña Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul, se ha reducido hasta los 5,12 metros de altura, unos quince centímetros menos con respecto al día anterior.

Sin embargo, aún supera los tres metros, considerada la cota a partir de la cual se desborda y provoca inundaciones, y así debe de continuar durante los próximos días, de acuerdo con las autoridades locales.

Porto Alegre, con una población estimada en 1,5 millones de personas, está parcialmente inundada por las lluvias torrenciales que han golpeado el sur de Brasil desde el lunes de la semana pasada.

inundaciones-porto-alegre-brasil

Hay barrios enteros anegados, el principal aeropuerto de la ciudad es una gran laguna y se espera que no opere hasta finales de mayo, y los estadios de fútbol del Gremio e Internacional son un lodazal.

También falta energía y agua potable, lo que ha provocado un éxodo de parte de los habitantes de la ciudad hacia zonas del litoral en busca de servicios básicos y víveres.

De acuerdo con el último boletín de la Defensa Civil, el intenso temporal de la última semana ha dejado al menos 95 muertos y 128 desaparecidos en Rio Grande do Sul, y otro fallecido más en el vecino estado de Santa Catarina.

Los estadios de fútbol del Gremio e Internacional son un lodazal. Foto: CARLOS FABAL / AFPLos estadios de fútbol del Gremio e Internacional son un lodazal. Foto: CARLOS FABAL / AFP

Hay 1,5 millones de damnificados y cerca de 400 heridos en Rio Grande do Sul, donde el 80 % de los municipios se han visto afectados por las inundaciones.

"Una situación de guerra"

Más de 200.000 personas han sido evacuadas de sus hogares, mientras los equipos de rescate, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, aún trabajan para encontrar a sobrevivientes incomunicados.

El gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, afirmó que el estado vive "una situación de guerra" ante la que ya es una de las peores tragedias climáticas de la historia de Brasil y que podría empeorar en las próximas horas, pues está previsto un nuevo temporal en el extremo sur de la región.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha prometido todos los recursos necesarios para reconstruir Rio Grande do Sul, un potente polo agropecuario, sector estratégico de la economía brasileña.

EFE

La inundación en el sur de Brasil, en fotos

COMENTARIOS