La Escuela General Martín Miguel de Güemes, ubicada en el Quinto Cuartel, en Pocito, sufrió un robo en la madrugada de este jueves

La Escuela General Martín Miguel de Güemes, ubicada en el Quinto Cuartel, en Pocito, sufrió un robo en la madrugada de este jueves. A pesar de que la entidad educativa se encuentra a metros de un puesto policial, los ladrones robaron las tres bombas de agua que abastecen de agua potable al colegio. Debido a este episodio las autoridades suspendieron las clases, por lo que cientos de alumnos no recibirán las comidas que les brindan en la escuela.

Los primeros en percatarse de la situación fueron los porteros, ya que al llegar descubrieron que los delincuentes habían cortado las rejas, vulnerado la jaula y sustraído las bombas de agua instaladas por el Ministerio de Educación en febrero pasado. Además, se llevaron cinco reflectores LED, incluyendo uno que iluminaba el patio donde se realiza el izamiento de la bandera.

En el establecimiento educativo tienen una profunda preocupación por el grave daño ocasionado y las repercusiones para los estudiantes. Es que la suspensión de clases no solo interrumpe el proceso educativo, sino que también afecta el acceso al desayuno, almuerzo y merienda que en muchos casos es el único alimento que los alumnos reciben en el día. Esto es porque en la escuela se le brinda a Nivel Inicial y Primaria, la copa de leche y el almuerzo, mientras que, los alumnos de la Secundaria cuentan con desayuno y merienda.

Según trascendió, la falta de seguridad en la zona es un problema creciente desde que se retiraron los servicios adicionales de policía. Anteriormente, la escuela contaba con protección policial, pero en la actualidad se encuentra vulnerable ante actos delictivos.

COMENTARIOS