El RIGI propuesto por el Gobierno puso en alerta a sectores de la economía argentina

El RIGI propuesto por el Gobierno puso en alerta a sectores de la economía argentina

El nuevo Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI), contenido en el Proyecto Bases que envió Javier Milei al Congreso, y que ahora debe discutir la Cámara de Senadores tras la media sanción recibida en Diputados puso en alerta a la industria nacional de maquinaria agrícola, ya que este capítulo abre un régimen de incentivos impositivos, aduaneros y cambiarios para atraer nuevos proyectos de inversión superior a los 200 millones de dólares, mientras que las empresas locales, con inversiones similares ya concretadas, advierten que el arribo de nuevos oferentes podrá dejarlos fuera de competencia en el mercado local.

En diálogo con el programa “Aire de Campo”, que se emite por Radio Perfil, José Luis Dassie, director de Metalfor y conocedor de la estructura impositiva que rige la actividad de la industria metalmecánica en la Argentina, comentó que “viendo en detalle (los lineamientos que se proponen para el nuevo Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones) y entrando a profundizar las implicancias que pudiera llegar a tener, es al menos algo preocupante” para el dinamismo productivo, y situación actual, que hoy demanda el sector de las fábricas de equipos agrícolas en la Argentina.

“Un monto de 200 millones de dólares es una cifra importante, cifra que no es para inversiones de empresas argentinas en el país, aunque ya hay muchas industrias nacionales que tienen invertido ese dinero y no reciben ningún beneficio, y además (tal como propone el RIGI) no tendrían un cronograma que cumplir, sino que se lo autoimponen”, explicó Dassie, que reclamó al mismo tiempo atender la situación del sector nacional.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

Expresó que la industria nacional “no tiene miedo a la competencia, pero el problema es cuando jugamos al mismo deporte y las reglas son diferente para uno que para otro es donde se generan inconsistencias y falta de competitividad sana”.

“Las inversiones extranjeras que vengan a instalarse y desarrollar nuevos proyectos, sin duda, son importantes, y resulta necesario darle estabilidad y la posibilidad de que cuenten con un marco legal apropiado para que la Argentina no modifique las reglas de juego permanentemente. Pero es extremadamente importante separar qué tipo de proyectos trae el RIGI”, explicó.

Según Dassie, “no es lo mismo si el proyecto es 100% exportador y va a requerir de insumos locales, generando una demanda agregada, esto sería el mejor de los mundos. En un segundo escenario, si fuese un proyecto para generar inversiones y fabricar productos locales y cubrir demanda nacional donde esa demanda ya está cubierta por la industria local, ahí comenzaría a darse un sistema de competencia desleal en una pelea por la demanda interna. Esto pondría en una clara desventaja a las industrias nacionales, destruyendo la cadena de proveedores locales más allá de los beneficios impositivos y aduaneros que obtendrían, además de contar con una estabilidad de 30 años, y por supuesto, resulta incómodo pensar que uno invierte hace años en el país y no obtiene beneficios tan importantes por ello”.

Allí, Dassie consignó que sería negativo para la industria metalmecánica argentina que desde el Estado nacional se promoviera el arribo de inversiones destinadas a producir equipos para el mercado interno y que sea realizado con importaciones, lo que “claramente perjudica a los competidores locales que estén en ese segmento y a la cadena de proveedores. Repito, parece ser que las nuevas oportunidades deben darse para proyectos que agreguen demanda por medio de exportaciones y sin importaciones, eso es crecer como país”.

La maquinaria agrícola mueve la actividad en el Interior

Ante la realización del 5 al 8 de junio próximo de la mega muestra Agroactiva en la localidad santafesina de Armstrong, Rosana Nardi, directora comercial de Agroactiva, también reconoció que “toda la industria metalmecánica argentina se encuentra en un radio no mayor a cien kilómetros alrededor del lugar donde se realiza la exposición, que este año cumple 30 años y que lleva como slogan, ‘De Fierro’, para homenajear a nuestros fabricantes de equipos” para el agro.

“La producción de estos equipos mueve todo en las ciudades del Interior, y la onda expansiva influye enormemente en toda la productividad del país. Son empresas con muchos empleados, y que se manejan muy activamente con la comunidad donde están radicados”, explicó Nardi.

Planteado por la responsable de Agroactiva como un “servicio a la comunidad”, durante la muestra se realizará una seria de disertaciones público-privado, donde se puedan plantear cuestiones y temas sensibles para el sector agropecuario, como son las Retenciones, Ley de Semillas, Ley de Maquinaria Agrícola Nacional, y demás cuestiones. “Sabemos que hay temas específicos que interesa muchísimo que se discutan”, explicó Nardi.

COMENTARIOS