Cae la aprobación del gobierno de Lula Da Silva por la lenta desaceleración de la inflación

Cae la aprobación del gobierno de Lula Da Silva por la lenta desaceleración de la inflación

La prolongada desaceleración de la inflación en Brasil no ha cumplido las expectativas de los consumidores, que culpan cada vez más al presidente Luiz Inácio Lula da Silva de una disminución percibida del poder adquisitivo.

Un 67% de los brasileños dijo que su poder adquisitivo se redujo durante el último año, más del doble del porcentaje registrado en octubre, según una encuesta de Quaest publicada la semana pasada. A primera vista, esa percepción es difícil de conciliar con los datos económicos, que muestran que la inflación se está enfriando y los salarios están aumentando.

Los ingresos reales promedio están cerca de los niveles más altos desde noviembre de 2020 y han aumentado más del 4% desde que Lula comenzó su mandato en enero de 2023. La inflación anual se desaceleró al 3,69% en abril, según mostraron los datos del Gobierno el viernes, y la tasa ha caído más de 2 puntos porcentuales desde que el líder izquierdista regresó al poder.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

Cómo impactó el fenómeno climático de Brasil a los precios internacionales del agro

Sin embargo, esas cifras no reflejan plenamente los costos latentes de los alimentos y los servicios, que se dispararon en los últimos meses y tienen un peso significativo en la formación de la opinión pública. Las cosas pueden empeorar antes de mejorar después de que inundaciones devastaran una región agrícola clave este mes. A los ojos de muchos votantes, la situación está dañando la reputación de Lula, quien regresó al máximo cargo del país con la promesa de recuperar la prosperidad y mejorar los niveles de vida.

“Esto no es pura matemática”, dijo Marcia Cavallari Nunes, directora de la encuestadora Ipec. “Las percepciones se forman a partir de las propias expectativas de la gente sobre Lula y de lo que realmente pueden permitirse comprar en el supermercado”.

Los economistas señalan que los costos de los alimentos y las bebidas aumentaron en el primer trimestre aproximadamente al doble del ritmo de la inflación general, presionados por factores estacionales y exacerbados por el patrón climático de El Niño. Esa tendencia se repitió en abril, cuando subieron un 0,7%, casi el doble del aumento general de los precios al consumidor.

Mientras que otros elementos seguidos de cerca, como las tarifas aéreas y el combustible, también han experimentado subidas de precios recientemente, el repunte de los alimentos es mucho más perjudicial desde el punto de vista político. De hecho, una encuesta de Ipec de abril reveló que el 46% de los encuestados opinaba que el Gobierno estaba haciendo un trabajo malo o terrible en la lucha contra la inflación.

“La inflación de los alimentos es lo que son los precios de la gasolina para los votantes estadounidenses”, dijo Christopher Garman, director gerente de la consultora de riesgo político Eurasia Group.

La creciente frustración sobre la economía es parte de la causa de la caída de 10 puntos porcentuales en el índice de aprobación de Lula desde agosto, según Quaest. La desaprobación ha subido 12 puntos, hasta el 47%, en el mismo periodo.

Como en otros países, la polarización política afecta las perspectivas de los votantes. Las encuestas muestran una visión abrumadoramente negativa de la economía entre los brasileños que respaldaron al predecesor derechista de Lula, Jair Bolsonaro, en las elecciones presidenciales de 2022.

En ese contexto, los índices de aprobación general de Lula, cercanos al 50%, siguen siendo mucho mejores que los de sus homólogos en países como Chile, Perú y Colombia.

Sin embargo, el dolor del alza de los precios se ve agravado por una economía que se está ralentizando tras un año más fuerte de lo esperado. La combinación de cosechas abundantes, estímulos fiscales y gasto social disparó los ingresos reales y, con ellos, la aprobación de Lula.

Banco Central de Brasil 20220621

Los próximos desafíos para Lula

En las próximas semanas, su Gobierno enfrentará un intenso escrutinio sobre su respuesta a las devastadoras inundaciones en el estado sureño de Rio Grande do Sul, que han dejado más de 110 muertos y 330.000 desplazados. La región es clave para la producción de alimentos básicos como arroz y carne de res, y los economistas advierten que la destrucción tiene el potencial de aumentar aún más los precios de los alimentos.

Analistas encuestados por el banco central ya están revisando al alza sus previsiones de inflación. Ahora esperan que los aumentos de los precios al consumidor alcancen el 3,76% en diciembre, por encima de la meta del 3%, según una encuesta publicada el lunes.

A falta de otro gran impulso económico, “veremos más deterioro en las cifras de Lula”, dijo Garman, de Eurasia Group. “Estamos en una era de Gobiernos más débiles y límites más bajos en los índices de aprobación presidencial”.

COMENTARIOS