Juan Pablo Echegaray se presentó de manera espontánea en Tribunales y estuvo junto al fiscal Iván Grassi cerca de una hora y media.

Juan Pablo Echegaray, el joven mayor imputado por homicidio culposo en el caso Lucía Rubiño, este lunes se presentó de manera espontánea en Tribunales junto a su abogada Sandra Leveque y dio su versión de los hechos al fiscal coordinador de UFI Delitos Especiales Iván Grassi.

El joven, que ahora se encuentra estudiando en Mendoza, declaró durante más de una hora y media y contó su historia desde que salió de su casa hasta que ocurrió el trágico choque donde falleció Lucía.

Fuentes judiciales dijeron a este diario que Echegaray contó que salió de su casa minutos después de la medianoche del 15 de octubre y que a la 1:31 un amigo de él recibió un mensaje diciendo que ya podían ir a la fiesta que había en el B° Profesional. Ellos antes pararon en un kiosco y estando ahí llegaron al menos siete autos, entre ellos el que manejaba el menor N.M. vinculado en este hecho, y Echegaray se enteró de que estaban desde más temprano en este barrio.

A los minutos, todos se volvieron al loteo y Echegaray se fue por Ignacio de la Roza llegando más atrasado que los otros, que se habían dirigido por los calles internas. El joven contó que cuando llegó al barrio vio que en las calles había mucho polvillo levantado y que vio a una señora grabando con su celular. Él dice que no entendía que pasaba, pero si vio a muchos menores (alrededor de 60 a 80) y mucho alcohol.

Echegaray declaró que vio a autos acelerando, dando vueltas, que iban y venían y frenaban de manera abrupta.

A eso de las 3.30 horas Echegaray se estaba yendo del lugar y vio que unos chicos arengaban a los autos para que hicieran maniobras y que veía a muchos chicos en la calle. Cuando iba por la mitad de la cuadra vio que al frente estaba el auto del menor (Renault Sandero) en el medio de la calle. Contó que primero lo vio parado y que hablaba con otros adolescentes. Luego arrancó rápido, él (por Echegaray) solo atinó a frenar y M.N. hizo la maniobra que atropelló a Lucía Rubiño.

Echegaray aseguró ante el fiscal que él se quedó, que estacionó en un costado y que se dirigió al auto Sandero y vio que M.N. golpear el volante e insultándose a él mismo. Admitió que no sabían que hacer y no se ponían de acuerdo en llamar, pero que finalmente llamaron a la Policía. Echegaray finalmente dijo que estuvo ahí al menos 30 minutos y que después se fue.

Juan Pablo Echegaray estuvo hablando más de una hora y media ante el fiscal y según la abogada que lo defiende respondió a las preguntas que le hizo fiscalía. Tras la declaración, el joven regresó a Mendoza donde esta estudiando. La abogada expresó que su cliente tiene el derecho de presentarse de manera espontánea y dar su declaración y explicó que no hace falta que lo haga en una audiencia frente a un juez.

¿Qué pasó con la causa del menor?

M.N. (conductor del auto Renault Sandero) fue procesado por homicidio con dolo eventual en perjuicio de Lucía Rubiño por la jueza de menores María Julia Camus. Esta resolución fue apelada por el abogado defensor del menor, Nasser Uzair. La causa pasó a un juez superior (Sala Penal) y éste todavía no ha resuelto si da a lugar a la apelación presentada por la defensa o ratifica el fallo de la magistrada del juzgado de menores.

Lucía Rubiño Montilla estaba sobre una vereda del B° Profesional y en la madrugada del 15 de octubre de 2023 fue atropellada por un Renault Sandero. La adolescente perdió la vida producto de las gravísimas heridas sufridas.

COMENTARIOS