El Gobierno provincial y los gremios que representan al sector docente, llegaron a un acuerdo.

Desde el Ejecutivo local estimaron que el aumento de sueldos a docentes, que fue aceptado ayer por los gremios UDAP, UDA y AMET, implica en realidad una suba de un 13 por ciento respecto al salario de enero. Es que, al 10 por ciento de aumento sobre el valor índice, se suman los 20 puntos básicos en el nomenclador docente y, sobre ello, habrá un aporte de 30 mil pesos en concepto de Fonid y Conectividad. Así, los maestros lograron una mejora tal que ayer fue aceptada. Por otro lado, la administración orreguista hizo una propuesta similar para junio, oferta que será analizada por los gremios. De ser aceptada, volverán a encontrarse recién en julio. Si no, el mes que viene habrá otro encuentro. La mejora que aplicó el gobierno también tiene un correlato para el resto de los trabajadores de la administración pública con una suba del 10 por ciento, indicaron desde el Ejecutivo. Así, las autoridades del Ministerio de Economía, Hacienda y Finanzas, que conduce Roberto Gutiérrez, calcularon que el desembolso que deberá hacer la provincia por el 10 por ciento extra rondará los 4 mil millones de pesos.

Según indicó Gutiérrez, el incremento del 10 por ciento y sumas en otros ítems al salario del docente, más lo que implica mejoras al resto de los agentes del Ejecutivo, se logró gracias a que hubo aumentos en las cuentas provinciales, esto es, en la recaudación federal de impuestos y en los fondos que llegan a Rentas. Sin dar detalles finos, el titular de la cartera contable indicó que “en enero, febrero y marzo la recaudación fue la misma, mientras que en abril fue mayor. Nosotros esperábamos que eso ocurriera y, por eso, propusimos dar un 10 por ciento también en mayo, lo que se suma a lo que habíamos dado en los meses anteriores”.

De esa manera el Ejecutivo busca que los sueldos de sus trabajadores comiencen a recuperar poder adquisitivo, al punto que, con lo acordado ayer, los agentes estatales habrán logrado una suba del 53 por ciento, cuando la inflación que se dio a conocer alcanzó el 65 por ciento (64,1 para Cuyo y 60 por ciento para San Juan) en los primeros cuatro meses del año. En ese marco, Gutiérrez indicó que “el diferencial que hay entre el aumento a estatales, docentes y no docentes, y la inflación acumulada para la provincia, no es mucho y, si a su vez consideramos los bonos que dimos en los tres primeros meses del año, es como que el impacto inflacionario no es tan alto”. Así dijo que “no hay paritarias que estén en base a la inflación, pero sí se va a ir recuperando, de a poco”.

Sobre el incremento salarial que acordó ayer el Ejecutivo con los docentes, desde la cartera de Economía indicaron que, al nomenclador docente, los puntos que rigen a cada cargo, se le incrementan 20 puntos básicos y, sobre esa base, se aplica un 10 por ciento de aumento, por lo que el valor real de la suba es mayor y alcanza el 13 por ciento. Es que, la mejora también impacta sobre otros ítems como A56 (dedicación docente) y E66 (suma remunerativa y bonificable por antigüedad).

Además de los incrementos, el Gobierno se comprometió a cumplir con dos puntos clave para los maestros: garantizar la paritaria nacional y un monto mínimo para el Salario Docente Provincial Neto Cargo Testigo. Para el primero, “el Gobierno ratifica su total garantía de cumplimiento”, por lo que, “cualquier convenio que implique una mejora en las condiciones de los docentes, será implementado por la provincia”. En el segundo caso, “el salario docente provincial neto será equivalente a 382.500 pesos valorizado por cargo y hasta dos cargos o su equivalente en horas cátedras”. En ese valor están incluidos los aportes de Fonid y Conectividad.

COMENTARIOS