La primera argentina en demandar a AstraZeneca y al Estado reclama $100 millones: «Me arrebataron la vida»

La primera argentina en demandar a AstraZeneca y al Estado reclama $100 millones: "Me arrebataron la vida"

Luego de que la farmacéutica anglosueca AstraZeneca anunciara que retiraría voluntariamente su vacuna contra Covid del mercado mundial, llegó la primera demandante individual de Argentina, una mujer oriunda de Córdoba, que le reclama a la empresa y al Estado $100 millones. Según su denuncia, la última dosis de la vacuna le provocó una grave reacción secundaria que la obligó a pedir el retiro por incapacidad laboral.

La demanda por daños y perjuicios está en el Juzgado Federal de Río Cuarto, en Córdoba, a cargo de Carlos Ochoa, porque es contra la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), junto a AstraZeneca. La mujer y su pareja reclaman $7,4 millones por incapacidad sobreviniente; $25,3 millones por fondo de reparación (ley 27.573); $9,3 millones por daños al proyecto de vida-pérdida de chance; $7,5 millones por daño moral; $1,5 millones por daño moral de la pareja; $49,5 millones por daño punitivo y $180.000 por daño emergente.

Me arrebataron la vida. Soy madre de un nene de 5 años, jamás fui informada y tampoco se me advirtió que podría sufrir efectos adversos, como asimismo de los riesgos/beneficios de la inoculación. No hubo un verdadero consentimiento de mi parte, solamente nula información y coacción”, dijo la denunciante, quien comenzó a sentir síntomas tras recibir la tercera dosis de la vacuna AstraZeneca, el 4 de enero de 2022. Casi de inmediato sintió “calambres fuertes y flojedad en las piernas”, detalla su presentación a la Justicia.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

Vacuna AstraZeneca
En Argentina se aplicaron 22 millones de dosis de AstraZeneca

“Al otro día no pude ponerme de pie, me caí en peso muerto, tuvo que levantarme mi pareja”, relató la mujer, identificada por La Nación como Flavia Ochoa, de 39 años, oriunda de Coronel Moldes, al sur de la provincia de Córdoba. Entonces decidió consultar con su médica de cabecera, quien le indicó que podía tratarse de “un efecto adverso de la vacuna que me había inoculado y, cuando acudí al hospital de mi pueblo, me confirmaron que se trataba de una reacción a la vacuna y me suministran Decadrón y Diclofenac, ello para mitigar el fuerte dolor que sufría, pues a pesar de ello tenía movimiento muy limitado en mis piernas. También se me adormecían los brazos”, detalló.

“Así volví al otro día con la misma terapia, esta vez por suero sin resultado alguno, por ello fui derivada al Sanatorio Privado Río Cuarto”, continuó. Ochoa fue internada en la clínica el 10 de enero, donde recibió un tratamiento con Gamaglobulina y dexametasona y recién en marzo recibió el alta. Sin embargo, debió continuar con neurorrehabilitación y controles, hasta que logró ser diagnosticada con síndrome de Guillain-Barré con cuadriparesia. El cuadro fue denunciado por el neurólogo al Sistema Nacional de Farmacovigilancia y, según su denuncia, su incapacidad motriz llegó al 90%.

Cardiólogos advirtieron que la colocación de stents y la realización de angioplastías corren peligro

Según informó Clarín, un año después de la inoculación, una comisión médica de Río Cuarto, en virtud del retiro por invalidez que solicitó la demandante, dictaminó que posee una incapacidad laboral del 75,6%. En Argentina se aplicaron 22 millones de dosis de esa farmacéutica y la vacuna fue producida en sociedad con mAbxience, del empresario argentino Hugo Sigman, y la Universidad de Oxford.

Ochoa manifestó que la decisión de vacunarse contra el coronavirus fue “producto de la gran presión social, laboral, de los medios de comunicación y coacción ejercida desde el mismo Estado, pues no tuve otra opción que inocularme, de lo contrario perdía mi trabajo. Confié en el consejo de los ‘expertos’. Por esa errónea decisión de inocularme, perdí mucho más que mi trabajo”, aseguró la mujer, que trabajaba en una panadería y actualmente recuperó la movilidad en sus brazos, pero “camina con asistencia de un andador, sufre de migrañas y no tiene control de esfínteres”, comunicó La Nación.

Tras admitir efectos secundarios, AstraZeneca retira su vacuna contra el Covid-19 en todo el mundo

La farmacéutica AstraZeneca está retirando su vacuna para el Covid-19 en todo el mundo, informó el martes 7 de mayo The Telegraph. La vacuna ya no puede utilizarse en la Unión Europea después de que la empresa retirara voluntariamente su "autorización de comercialización", según el informe.

La solicitud de retirada de la vacuna se presentó el 5 de marzo y entró en vigor el 7 de mayo, según el informe, que detalla que en los próximos meses se presentarían solicitudes similares en el Reino Unido y otros países que habían aprobado la vacuna, conocida como Vaxzevria.

El pasado 30 de abril, la farmacéutica había admitido en documentos legales los efectos secundarios de su vacuna contra el coronavirus, según denunciaron los abogados representantes de personas del Reino Unido afectados por el síndrome de trombosis con trombocitopenia (TTS) tras recibir la dosis de esa empresa.

La dura vida y el "legado de esperanza" del primer paciente en recibir un trasplante de riñón de cerdo genéticamente modificado

A pesar de ello, la farmacéutica mantuvo su posición respecto a estos efectos secundarios "poco comunes". Estas declaraciones surgieron en el contexto de una demanda colectiva —de 51 personas— en el Reino Unido, donde se alega que la vacuna causó lesiones graves en algunos casos.

La compañía había mencionado la posibilidad de este efecto adverso en un documento publicado en 2021, pero ahora niega haber cambiado su postura en documentos judiciales. La demanda británica argumenta que la vacuna provocó reacciones adversas graves en algunas personas, afectando profundamente a varias familias.

Inicialmente, el laboratorio rechazó estas afirmaciones, pero posteriormente las aceptó en un documento legal presentado ante el Tribunal Superior, donde admitió que su formulación "puede, en casos muy raros, causar TTS", es decir, síndrome de trombosis con trombocitopenia, que puede resultar en la formación de coágulos en la sangre y un bajo recuento de plaquetas.

Según describió The Telegraph, la empresa admitió la presencia de estos casos raros como parte de su defensa legal ante la demanda de Jamie Scott, quien fue el primero en presentarla en 2023, después de sufrir una lesión cerebral irreversible tras ser vacunado en abril de 2021.

ML / ED

COMENTARIOS