La intimidad del almuerzo de Milei con el círculo rojo: el Presidente pidió ir, dio fuertes señales, pero quedó “sabor a poco”

  • Hubo respaldo y aplausos.
  • Pero esperaban otro tipo de discurso y acercamiento.
  • El cuidadoso armado de la mesa principal. Y el funcionario que quedó para responder cuestionamientos.

COMENTARIOS