«Misión Ucrania», el plan anti-Trump de Estados Unidos y la OTAN para asegurar la ayuda a Kiev

“El plan de la OTAN: como proteger a Ucrania de Trump”. El corresponsal en EE.UU., Giuseppe Sarcina del milanés “Corriere della Sera”, el principal diario italiano, ha escrito un análisis con revelaciones sansacionales sobre cómo la OTAN, la alianza militar occidental de 32 países está preparando una especie de seguro anti-Trump para garantizar que el apoyo militar a Ucrania “no venga a menos” si el ex presidente gana las elecciones generales de noviembre derrotando al actual presidente Joe Biden.

Del editorial se desprende que la maniobra preparada por el actual gobierno de Biden con los militares está centrado en un plan llamado “Misión Ucrania” y que será presentado oficialmente en la cumbre de jefes de estado y de gobierno de los 32 paíes de la OTAN previsto en Washington del 9 al 11 de julio.

Los 32 países, liderados en el poder reforzado de EE.UU. continuarán a apoyar resistencia ucraniana “hasta cuando sea necesario”. O sea hasta que Vladimir Putin entienda que no podrá vencer la guerra que desencadenó el 4 de febrero de 2022 con la invasión a Ucrania.

Sarcina explica en su análisis pleno de revelaciones que los propósitos norteamericanos colisionan con las noticias de la guerra, en la que los rusos avanzan, los combates son “brutales” y las fuerzas ucranianas retroceden. Estados Unidos ha decidido enviar 61.000 millones de dólares a Kiev que deberían bastar “para apoyar al ejército de Ucrania hasta fin de año.” ¿Y después?

Soldados británicos durante ejercicios de la OTAN. Foto: ReutersSoldados británicos durante ejercicios de la OTAN. Foto: Reuters

“No se sabe si el presidente ruso apunta a la victoria de Trump”, señala el corresponsal del “Corriere”. En la campaña electoral Trump está proponiendo interrumpir la ayuda militar a Zelenski.

“Ante esta situación la alianza militar occidental se prepara a asumir un papel más central en el conflicto”, afirma Sarcina, “introduciendo mecanismos estructurales en grado de operar también en el mediano y largo plazo, eludiendo las fechas electorales y el eventual cambio de administración en Washington”.

Otra revelación. “Hay un límite que hasta ahora no pueden pasar EEUU y la mayor parte de los estados europeos (alude al presidente francés Macron, que habló del envío de tropas francesas a Ucrania y recibió un coral “no” de sus socios europeos), que es la exclusión del envío de soldados de la Alianza a los campos de batalla”.

Un flujo de dinero constante a Kiev

Según el corresponal Sarcina, el primer paso de los cambios es la cobertura financiera. “La OTAN instituirá un fondo para asegurar un flujo de dinero preestableido y constante en el tiempo”. Si gana Trump las elecciones se encontraría frente a un hecho cumplido.

La segunda idea de cambios en el programa es transferir bajo el control del cuartel general de la OTAN en Bruselas la coordinación de los más de 50 países que hasta ahora participaron del llamado Grupo de Contacto, periódicamente convocado a la base e Ramstein, en Alemania, por el secretario de Defensa, Lloyd Austin.

Giuseppe Sarcina explica que así se simplificarían los abastecimientos bélicos que dependen al 90% de los socios de la OTAN y se evitaría a un eventual ministro de Trump.

Tercer pasaje, el más resonante. Atribuir má poderes operativos al general norteamericano Cherisopher Cavoli, jefe del Comando Supremo de las potencias aliadas en Europa. Se diluiria así el papel político del Pentágono y se reforzaría el líderazgo de un general que es también el comandante de las fuerzas armadas norteamericanas en Europa, capaz de movilizar las Fuerzas de Reacción Rápida, que son alrededor de 300 mil soldados listos para el combate.

Tanques Abrams para Ucrania. Foto: Petras Malukas/ AFP /archivoTanques Abrams para Ucrania. Foto: Petras Malukas/ AFP /archivo

Aunque Trump resulte elegido, le sería muy complicado desmontar esta estructura. Además, según el secretario de la OTAN, Jens Stoltenbrg, en la próxima cumbre en Washington, los 32 socios de la alianza fijarán un camino definitivo para el ingreso de Ucrania.

Todas estas decisiones, concluye la brillante información del corresposal del “Corriere”, condicionarán la naturaleza de una posible negociación con Rusia, quitando de la mesa de tratativas la hipótesis de una Ucrania neutral. Giuseppe Sarcina concluye: “Los gobiernos de la OTAN” quieren prepararse a hacer frente a una guerra que prevén durará mucho.

COMENTARIOS