Otra noche de furia en Nueva Caledonia: Francia despliega sus fuerzas de seguridad y se abre otro frente para Emmanuel Macron

Otra noche de incendios, saqueos y violencia en Numea, la capital de Nueva Caledonia, el remoto territorio de ultramar francés en el océano Pacífico. Sus habitantes están aterrorizados y lo describen como si fuera “una guerra civil” mientras se piensa en una evacuación.

El gobierno francésordenó el estado de emergencia el miércoles a la noche, prohibió la red social Tik Tok y desplazó 3000 fuerzas de seguridad para asegurar la salida hacia los dos aeropuertos y los puertos. Cinco personas han muerto. Este jueves se sumó un nuevo gendarme en la lista por fuego amigo y cientos han resultado heridos.

“La situación está muy, muy tensa”, describió el primer ministro francés Gabriel Attal.

Anunció el envío de mil nuevos efectivos de las fuerzas del orden para asegurar los dos aeropuertos y los puertos, en medio del estado de urgencia decretado por el presidente Emmanuel Macron.Al menos hay 2700 fuerzas del orden desplazadas.

“No habrá militares en la calle de Nueva Caledonia. Los militares ayudarán a los gendarmes, en cuestiones de salud. No es el trabajo de los militares pacificar el archipiélago. Es el trabajo de gendarmes y policías”, dijo el ministro del interior francés Gerard Darmanian en Paris este jueves.

Una fila de autos incinerados en el la revuelta en Noumea, Nueva Caledonia. Foto: AP  Una fila de autos incinerados en el la revuelta en Noumea, Nueva Caledonia. Foto: AP

Asi pudieron “asignar a residencia” lo que el ministro describió como “10 mafiosos que cometen pillajes y muertes”. Han detenido a una persona responsable de la muerte de dos Canaks.

Denuncian la "injerencia" de Azerbaiyán

El gobierno francés acusó a Azerbaiyán, un país aliado de Rusia, de involucrase en los disturbios. Los leales lo consideran “una injerencia nefasta”, a 14.000 kilómetros del archipiélago. Acusan a los canacos de haber hecho un acuerdo cultural, político y educativo con Azerbaiyán.

Situada en las cálidas aguas del suroeste del Pacífico, 1.500 kilómetros al este de Australia, Nueva Caledonia alberga a 270.000 personas, el 41% de las cuales son canacos de Melanesia y el 24% de origen europeo, en su mayoría franceses.

El archipiélago recibió su nombre del explorador británico Capitán James Cook en 1774. Fue anexado a Francia en 1853 y se utilizó como colonia penal hasta poco antes de principios del siglo XX.

Saqueos y toque de queda

Toque de queda, incendios de vehículos y negocios, saqueos. Otra noche infernal en la isla. Vehículos blindados patrullan las calles de la ciudad. Los habitantes describen tener miedo de salir de sus hogares por el enfrentamiento entre los jóvenes de los Kanaks y las fuerzas se seguridad.

Algunos habitantes dicen que han tenido demasiado miedo para abandonar sus hogares, a medida que las protestas por los cambios en la ley de votación se convirtieron en disturbios mortales.

Lizzie Carboni es una periodista free lance. Supo que la vida en Nueva Caledonia había cambiado para siempre cuando la escuela a la que había asistido cuando era niña se incendió el miércoles por la noche.

“Podía oír a la gente gritar y disparar granadas”, contó esta periodista. Fue “la peor noche de mi vida”, dijo, y comparó las escenas que se desarrollaban en la capital, Numea, con una “guerra civil”.

“Tenemos los bolsos listos si necesitamos salir de casa por cualquier motivo”contó.

Los supermercados locales han sido saqueados. Ella y su familia dependen de los alimentos que les quedan en la despensa. “Estábamos y seguimos aterrorizados por lo que está sucediendo.“La vida nunca volverá a ser la misma a partir de ahora. Se necesitarán meses y meses para reconstruirlo todo, si es que es posible hacerlo”, afirmó.

Gendarmes franceses patrullan las calles de Noumea, en la isla francesa de Nueva Caledonia, tras otra noche de protestas violentas. Foto: APGendarmes franceses patrullan las calles de Noumea, en la isla francesa de Nueva Caledonia, tras otra noche de protestas violentas. Foto: AP

Los restos de la basura quemada se acumulan y nadie los levanta. Todo está paralizado

Motivos del estallido

En esta isla paradisíaca y generalmente repleta de turistas, rodeado de un mal de Coral, estallaron los enfrentamientos contra un cambio electoral, que votaron el martes en el Senado francés. Permite aumentar el número de ciudadanos franceses con derecho a votar en el territorio del Pacífico. Los pro independentistas se sienten amenazados por la nueva legislación.

La violencia mortal explotó en Nueva Caledonia después de que los legisladores en París aprobaran una enmienda constitucional, para permitir que los recién llegados al territorio votaran en las elecciones provinciales.

La enmienda, que algunos líderes locales temen que diluya el voto del pueblo indígena Kanak, es el último punto álgido en una lucha de décadas sobre el papel de Francia en la isla.

Nueva Caledonia, uno de los cinco territorios insulares que abarcan el Indo-Pacífico en poder de Francia, es fundamental para el plan de Emmanuel Macron para aumentar la influencia francesa en el Pacífico.

El tercer productor mundial de níquel se encuentra en el corazón de una región marítima geopolíticamente compleja, donde China y Estados Unidos se disputan el poder y la influencia en materia de seguridad y comercio.

Sin nombrar a China, el presidente francés ha dicho anteriormente que el impulso de Francia para expandir su influencia en el Pacífico era garantizar un “desarrollo basado en reglas”.

Una fila frente a un supermercado en la capital de Nueva Caledonia, en estado de emergencia luego de tres noches de violencia y saqueos. Foto: AP  Una fila frente a un supermercado en la capital de Nueva Caledonia, en estado de emergencia luego de tres noches de violencia y saqueos. Foto: AP

Acuerdo polémico

Después de la colonización francesa en el siglo XIX, Nueva Caledonia se convirtió oficialmente en territorio francés de ultramar en 1946. A partir de la década de 1970, después de un auge del níquel que atrajo a extranjeros, aumentaron las tensiones en la isla, con varios conflictos entre los movimientos independentistas parisino y Kanaco.

Un acuerdo de Numea de 1998 ayudó a poner fin al conflicto, al delinear un camino hacia la autonomía gradual y restringir el voto a los Kanacos y a los inmigrantes, que vivían en Nueva Caledonia antes de 1998. El acuerdo permitió la celebración de tres referendos para determinar el futuro del país. En los tres se rechazó la independencia.

Según los términos del acuerdo de Numea, el voto en las elecciones provinciales estaba restringido a las personas que habían residido en Nueva Caledonia antes de 1998 y a sus hijos. La medida tenía como objetivo dar una mayor representación a los Kanacos, que se habían convertido en una población minoritaria.

París ha llegado a considerar que el acuerdo es antidemocrático. Los legisladores aprobaron una enmienda constitucional para abrir el electorado, para incluir a personas que han vivido en Nueva Caledonia durante al menos 10 años.

Macron ha dicho que retrasaría su aprobación para convertirlo en ley e invitaría a representantes de la población del territorio a París para mantener conversaciones para llegar a un acuerdo negociado. Sin embargo, dijo que se debe alcanzar un nuevo acuerdo en junio o lo convertiría en ley.

Miedo y disparos en la noche

En declaraciones a la emisora France Info el miércoles, Anne Clément, otra residente de Nouméa, elogió los refuerzos de las fuerzas de seguridad. Dijo que los disturbios se habían transformado en “una verdadera guerra de guerrillas urbana”.

La gente ha sido confinada en sus casas, aterrorizada por los “disparos desde todos lados”, dijo a la emisora Clément, director de una guardería. "Hemos dejado de comer, hemos dejado de vivir, hemos dejado de dormir", añadió. "No veo cómo podríamos salir de esta situación sin el estado de emergencia" afirmó.

Los residentes del barrio Magenta de Nouméa establecieron un control de carretera temporal para proteger la zona de los saqueadores.

Otro residente, Yoan Fleurot, dijo a Reuters en una entrevista por Zoom que se quedaba en casa por respeto al toque de queda nocturno y que temía mucho por su familia.

Los vecinos de algunos barrios colgaron banderas blancas improvisadas, símbolo de su intención de vigilar pacíficamente las calles.

La emisora francesa La Première publicó imágenes en Twitter, que mostraban un supermercado en la localidad de Dumbéa, junto a la capital, que había sido saqueado el miércoles por la noche. En otros lugares, los residentes formaron colas frente a gasolineras y supermercados, en un intento por encontrar suministros.

Una mujer dijo que se sentía obligada a llevar comida de los supermercados . “Simplemente agarramos lo que había en las tiendas para comer. Pronto no habrá más tiendas”, dijo, hablando bajo condición de anonimato. “Necesitamos leche para los niños. No lo veo como un saqueo”, dijo a la AFP.

Lizzie Carboni añora los días de paz. “Hace unos días salíamos, nos sentábamos en cafés y nos reíamos juntos. Pero en apenas unas horas todo cambió”, contó Carboni.

Todos sienten que el futuro es un agujero negro, desconocido y peligroso. Esperan la evacuación.

CB

COMENTARIOS