Periodistas desalojados y desorden en la sala: el juicio contra Donald Trump se agita con escenas insólitas

El juez en el juicio contra Donald Trump por haber ocultado pagos hechos para silenciar a Stormy Daniels desalojó la sala de periodistas el lunes y luego amenazó con retirar al testigo de la defensa del juicio debido a su comportamiento en el estrado, que incluyó hacer comentarios en voz baja y poner los ojos en blanco, mostró una transcripción del tribunal.

El juez Juan M. Merchan le dijo a Robert Costello, un ex fiscal federal, que su conducta durante el testimonio era despectiva. Costello ofendió a Merchan en repetidas ocasiones, en parte porque continuó hablando después de que se hiciera lugar a las objeciones, indicación a los testigos para que dejen de hablar. En un momento dado, Costello dijo "Por Dios" al ser interrumpido por una objeción. También calificó todo el hecho de "ridículo".

El intercambio se produjo hacia el final de un día acalorado que incluyó que el testigo estrella de la acusación reconociera haber robado decenas de miles de dólares de la compañía de Trump.

Los abogados de Trump también presionaron a Merchan para que desestimara la causa después de que los fiscales concluyeran su presentación de pruebas. El juez no se pronunció en lo inmediato sobre ese pedido.

Tensión en la sala

Pero los momentos más tensos se vivieron cuando Costello estuvo en el estrado. En primer lugar, Merchan desalojó al jurado de la sala para hablar sobre el decoro adecuado. Reprendió a Costello por decir "Por Dios" cuando se interrumpió su testimonio al hacerse lugar a una objeción y, en otro momento, por decir "anúlenlo". Merchan le dijo: "Soy el único que puede anular un testimonio en la sala. ¿Lo entiende?"

Stormy Daniels, la ex actriz porno que asegura haber tenido una relación amorosa con Donald Trump en el pasado. Foto. AFP   Stormy Daniels, la ex actriz porno que asegura haber tenido una relación amorosa con Donald Trump en el pasado. Foto. AFP

Y agregó: "Y si no le gusta mi decisión, no me mire de reojo ni ponga los ojos en blanco".

Merchan estaba a punto de hacer entrar de nuevo al jurado cuando le preguntó a Costello: "¿Está mirándome con desprecio en ese momento?" y luego hizo salir a la prensa para amonestarlo nuevamente.

"Le advierto que su conducta es despectiva", dijo Merchan, según la transcripción de la conversación que tuvo lugar cuando la prensa estaba fuera de la sala. "Si intenta mirarme despectivamente una vez más, lo retiraré del estrado".

Costello no devolvió el mensaje en que se le pidieron declaraciones el lunes a la noche.

Cuando Merchan hizo entrar de nuevo a la prensa, el testimonio de Costello continuó y se esperaba que se reanudara este martes. La defensa lo está utilizando para tratar de debilitar la credibilidad del abogado de Trump devenido adversario, Michael Cohen.

Después de que los miembros del jurado se retiraran por ese día, el abogado defensor Todd Blanche le dijo al juez que los fiscales no habían logrado probar sus argumentos y que la causa debería ser desestimada de inmediato. Blanche suplicó al juez: "No permita que esta causa llegue al jurado sobre la base del testimonio del señor Cohen".

El juez pareció impasible ante el argumento y le preguntó al abogado defensor si creía que "como cuestión de derecho, esta persona es tan poco digna de crédito que ni siquiera debería ser considerada por el jurado".

"Usted ha dicho que sus mentiras son irrefutables", dijo el juez. "¿Pero cree que va a engañar a doce neoyorquinos para que crean esa mentira?".

El juicio contra Donald Trump agita la campaña por la presidencia en Estados Unidos. Foto: REUTERS El juicio contra Donald Trump agita la campaña por la presidencia en Estados Unidos. Foto: REUTERS

Cohen fue el último testigo -al menos por ahora- de los fiscales, que intentan demostrar que Trump buscó ocultar historias poco favorecedoras para él y luego falsificó registros comerciales internos para encubrirlas como parte de un esquema para influir ilegalmente en las elecciones presidenciales de 2016.

El ex abogado, ¿un "mentiroso" que busca venganza?

La defensa presenta a Cohen como un mentiroso obsesionado con los medios que está en una búsqueda de venganza destinada a derribar a Trump.

La defensa llamó a Costello por su papel como antagonista y crítico de Cohen en los años transcurridos desde que la relación profesional entre ambos se rompió de forma espectacular.

Costello se había ofrecido para representar a Cohen poco después de que la habitación de hotel, la oficina y la casa del abogado fueran allanadas y en momentos en que Cohen evaluaba si seguir desafiante ante una investigación criminal o cooperar con las autoridades con la esperanza de obtener un trato más indulgente.

Costello declaró que Cohen le había dicho que Trump "no sabía nada" sobre el pago de 130.000 dólares a cambio del silencio de la actriz porno Stormy Daniels, que está en el centro del caso.

"Michael Cohen dijo numerosas veces que el presidente Trump no sabía nada de esos pagos, que lo hizo por su cuenta y lo repitió numerosas veces", dijo Costello a los miembros del jurado.

El abogado de Trump, Emil Bove, le dijo al juez que la defensa no planea llamar a ningún otro testigo después de Costello, aunque todavía pueden llamar al experto en financiamiento de campañas Bradley A. Smith para que brinde un testimonio limitado. No han dicho definitivamente que Trump no declarará, pero ese es el indicio más claro hasta ahora de que renunciará a su derecho a subir al estrado en defensa propia.

Michael Cohen, el ex abogado de Donald Trump, un testigo clave en el juicio contra el ex presidente. Foto: REUTERS  Michael Cohen, el ex abogado de Donald Trump, un testigo clave en el juicio contra el ex presidente. Foto: REUTERS

Nuevamente en el estrado por cuarto día, Cohen dijo a los jurados a primera hora del lunes que le robó a la Organización Trump después de que su bono de vacaciones de 2016 se redujera a 50.000 dólares de los 150.000 que recibía habitualmente.

Cohen afirmó haber pagado 50.000 dólares a una empresa tecnológica por su trabajo de aumentar artificialmente la posición de Trump en una encuesta online de CNBC sobre empresarios famosos. El abogado dijo que le dio a la empresa sólo 20.000 dólares en efectivo en una bolsa de papel, pero que le pidió a Trump el reembolso de la cantidad total, quedándose con la diferencia.

Cohen dijo que nunca devolvió el dinero a la Organización Trump. El ahora testigo nunca ha sido acusado de robarle a la empresa de Trump.

Cohen es un testigo clave, pero también complicado. Reconoció en el estrado una serie de mentiras pasadas, muchas de las cuales estaban destinadas a proteger a Trump, según expresó. Cohen también cumplió condena en prisión tras declararse culpable de varios cargos federales, entre ellos mentir al Congreso y a un banco y participar en irregularidades en el financiamiento de la campaña relacionadas con el plan de pagar para silenciar a Stormy Daniels.

Pero cuando fue presionado por Blanche, Cohen se mantuvo firme en su recuerdo de las conversaciones con Trump sobre el pago de dinero para silenciar a Daniels. Y declaró que habló con Trump más de veinte veces sobre el tema en octubre de 2016.

"¿No tiene ninguna duda?", preguntó Blanche sobre si Cohen recordaba específicamente haber tenido con Trump conversaciones referidas al asunto de Daniels. Ninguna duda, dijo Cohen.

El magnate, acusado de 34 delitos graves

Después de más de cuatro semanas de testimonios, los miembros del jurado podrían comenzar a deliberar ya la próxima semana para decidir si Trump es culpable de 34 delitos graves de falsificación de registros comerciales en el primer juicio penal contra un ex presidente de los Estados Unidos.

Los cargos derivan de registros internos de la Organización Trump en los que los pagos a Cohen se anotaban como gastos legales. Los fiscales sostienen que en realidad eran reembolsos por el pago a Daniels para evitar que hiciera públicos antes de las elecciones de 2016 sus comentarios sobre un encuentro sexual con Trump. Trump dice que no ocurrió nada sexual entre ellos.

Trump se ha declarado inocente. Sus abogados alegan que no hubo nada de carácter delictivo en el acuerdo con Daniels o en la forma en que se pagó a Cohen.

«No hay delito», dijo Trump a los periodistas después de llegar al tribunal el lunes. «Pagamos un gasto legal. ¿Saben cómo está registrado? Como un gasto legal».

Los fiscales tendrán la oportunidad de llamar a testigos de cargo una vez que terminen de declarar los testigos de Trump. El juez, citando cuestiones de programación, dijo que espera que los argumentos finales tengan lugar el 28 de mayo, el martes después del Día de los Caídos.

Por Michael R. Sisak, Jennifer Peltz, Jake Offenhartz y Alanna Durkin richer, The Associated Press

CB

COMENTARIOS