Semana clave para el juicio a Donald Trump: las partes presentan sus argumentos finales y le toca al jurado decidir si es culpable

El testimonio en el juicio contra Donald Trump en Nueva York por alterar registros financieros para realizar pagos indebidos con el objetivo de silenciar noticias desfavorecedoras prácticamente ha concluido después de más de cuatro semanas y alrededor de una veintena de testigos, lo que significa que el caso se dirige a una crucial recta final: argumentos de cierre, deliberación del jurado y un posible veredicto.

Al comienzo de la audiencia, el ex presidente deslizó: "Hoy es un día peligroso para Estados Unidos"

Es imposible decir cuánto tiempo llevará a los jurados llegar a un veredicto, pero en un juicio histórico que ya ha presentado una buena cantidad de momentos memorables, esta semana bien podría ser la más importante.

Esto es lo que se puede esperar en los próximos días:

¿Qué sucede durante los argumentos finales?

A partir de este martes por la mañana, los fiscales y abogados defensores tendrán su última oportunidad de dirigirse al jurado con sus argumentos finales, los cuales se anticipa que se extiendan durante gran parte del día, si no es que todo.

"Hoy es un día peligroso para Estados Unidos", dijo Trump. Foto: Spencer Platt / AFP"Hoy es un día peligroso para Estados Unidos", dijo Trump. Foto: Spencer Platt / AFP

Los argumentos no cuentan como evidencia en el caso en el que se acusa a Trump de falsificar registros financieros durante las elecciones presidenciales de 2016 para encubrir pagos para acallar a una actriz porno que alegó que sostuvo un encuentro sexual con el exmandatario una década atrás. En cambio, funcionarán como resúmenes de varias horas sobre los puntos clave que la fiscalía y la defensa quieren que estén en la mente de los miembros del jurado antes de que se dé inicio a las deliberaciones.

La fiscalía intentará recordarle a los miembros del jurado que pueden confiar en los documentos financieros que han visto y en los testigos que han escuchado. Eso incluye a la actriz porno Stormy Daniels, cuyo relato de un presunto encuentro sexual con Trump es parte central del caso, y al exabogado personal de Trump, Michael Cohen, quien testificó que el expresidente estuvo directamente involucrado en el plan de pagos indebidos, los cuales autorizó.

Vale la pena recordar que la defensa, que sólo llamó a dos testigos, pero no a Trump, no tiene que demostrar nada ni convencer a los jurados de la inocencia de Trump.

Convencer al menos a un jurado

Para evitar una condena, la defensa solo necesita convencer al menos a un jurado de que los fiscales no demostraron la culpabilidad de Trump más allá de una duda razonable, el estándar para casos penales.

Se tiene previsto que la defensa intente encontrar vacíos en el caso del gobierno al cuestionar el testimonio de Daniels sobre su encuentro con Trump en la suite de un hotel, y distanciar a Trump de la mecánica de los reembolsos a Cohen, quien fue responsable del pago de 130.000 dólares a Daniels a cambio de su silencio.

Para evitar una condena, la defensa solo necesita convencer al menos a un jurado. Foto: Spencer Platt / AFPPara evitar una condena, la defensa solo necesita convencer al menos a un jurado. Foto: Spencer Platt / AFP

La defensa también podría argumentar por última vez que, en lo que se refiere a los pagos indebidos, Trump estaba más preocupado por proteger a su familia de historias salaces que por ganar la elección.

Y ciertamente atacará la credibilidad de Cohen, quien se declaró culpable de cargos federales relacionados con el pago y a quien los abogados de Trump han acusado de mentir incluso en el estrado de los testigos. Qué tanto determine el jurado que su testimonio es creíble contribuirá en gran medida a decidir el caso.

Como la carga de la evidencia recae sobre la fiscalía, será la última en presentar sus argumentos —en orden inverso a las declaraciones de apertura.

Una última cosa antes de que el jurado inicie las deliberaciones

Un momento crítico tendrá lugar antes de que el jurado comience a deliberar, probablemente el miércoles por la mañana.

El juez Juan M. Merchan tiene previsto dedicar una hora para instruir al jurado sobre la ley que rige al caso, lo que constituirá una hoja de ruta sobre lo que se puede y no se puede tomar en cuenta al momento de evaluar la culpabilidad o inocencia del expresidente.

Donald Trump, candidato presidencial en el banquillo. Foto: ReutersDonald Trump, candidato presidencial en el banquillo. Foto: Reuters

En un indicio de lo importantes que son estas instrucciones, los fiscales y abogados defensores se enfrascaron en un intenso debate la semana pasada —sin la presencia del jurado— en el que intentaron persuadir al juez Merchan sobre las instrucciones que debía dar.

El equipo de Trump, por ejemplo, solicitó una instrucción en la que se informe a los jurados que los tipos de pagos indebidos en cuestión no son ilegales en sí, una solicitud que un fiscal calificó como “totalmente inapropiada”. Merchan dijo que tal instrucción sería excesiva y es innecesaria.

El equipo de Trump también le pidió a Merchan que tome en cuenta la naturaleza “extraordinariamente importante” del caso al momento de instruir e instar al jurado a llegar a “hallazgos muy específicos”. Los fiscales también se opusieron a esto y Merchan estuvo de acuerdo en que sería un error desviarse de las instrucciones estándares.

“Cuando dicen que se trata de un caso muy importante, me están pidiendo que cambie la ley y no voy a hacer eso”, dijo Merchan.

La fiscalía, por su parte, solicitó que se instruya que la condición de alguien como candidato no tiene por qué ser el único motivo para realizar un pago que beneficie a su campaña. Los abogados defensores pidieron que se indique al jurado que si se hubiera realizado un pago, incluso si la persona no estuviera en contienda, no debería considerarse como una contribución de campaña.

Una vez que el jurado se siente a debatir

Sus deliberaciones se llevarán a cabo en secreto, en una sala reservada específicamente para los miembros del jurado y en un proceso que es intencionalmente confuso.

Los miembros del jurado pueden comunicarse con el tribunal a través de notas en las que soliciten al juez, por ejemplo, orientación legal o que les lean extractos concretos de los testimonios. Pero al no saber la interacción entre los miembros del jurado, es difícil interpretar demasiado el significado de cualquier nota.

Nadie sabe cuánto tiempo deliberará el jurado y tampoco hay un plazo. El jurado debe evaluar 34 cargos de falsificación de registros comerciales, por lo que eso podría llevar algún tiempo y es posible que no se emita un veredicto antes de que concluya la semana.

Para llegar a un veredicto, ya sea culpable o no culpable, los 12 miembros del jurado deben estar de acuerdo con su decisión para que el juez la acepte.

Las cosas serán más complicadas si el jurado no logra llegar a un consenso después de varios días de deliberaciones. Aunque la defensa podría solicitar de inmediato un juicio nulo, es probable que Merchan convoque a los jurados y les instruya que sigan tratando de llegar a un veredicto y que estén dispuestos a reconsiderar sus posturas —sin abandonar su conciencia o juicio sólo para estar de acuerdo con los demás.

Si después de eso el jurado aún no puede llegar a un veredicto, el juez tendría la opción de considerar que el panel está en un punto muerto irremediable y declarar un juicio nulo.

El autor es periodista de Associated Press

COMENTARIOS