Un vecino entró a la habitación de su hermano y extrajo una granada de mano.

Un enorme revuelo policial y vecinal se generó en la tarde del lunes en un barrio de Chimbas. Según confirmaron fuentes policiales a este diario, un vecino entró a la habitación de su hermano y extrajo una granada de mano.

Curiosamente, el propio hombre que sacó el explosivo dio aviso a la Policía de lo que había hecho y en cuestión de minutos, la zona se llenó de policías de distintas áreas, entre ellos, los del Comando Radioeléctrico Norte y de la Comunal departamental.

Todo esto ocurrió a las 18 de ayer en el interior del barrio Santo Domingo. Allí, un hombre entró a la pieza de su hermano, quien no vive con él debido a problemas intrafamiliares, y sacó una granada, la FMK 2, según datos policiales aportados a este medio.

Después de sacar el artefacto explosivo, el mismo hombre, de 50 años, dio aviso a las autoridades de la maniobra y enseguida llegaron policías. También fueron convocados los efectivos de la División Explosivos.

Los uniformados acordonaron la zona y llevaron la granada a la plaza del barrio. Allí la introdujeron a una tolba y la aseguraron para evitar cualquier incidente con ese explosivo, precisaron fuentes policiales.

En relación con el tema de cómo llegó la granada a esa vivienda, las fuentes consultadas por este medio dijeron que el «propietario» de la granada es un hombre que solía recoger cosas de la calle y limpiar casas o fondos.

De hecho, debido a esa situación fue que tuvo problemas con su familia y por eso lo expulsaron de la vivienda. Es más, el hermano de ese hombre cree que el artefacto explosivo lo encontró en alguna de esas limpiezas o en la calle y la guardó en su habitación.

La granada estaba dentro de un media y depositada dentro de una pequeña caja y cuando el dueño de casa estaba haciendo una limpieza de la vivienda, se encontró con esa peligrosa sorpresa, dijeron fuentes policiales.

COMENTARIOS