La carta de César Sena, a un año del caso Cecilia Strzyzowski: «Jamás tuvieron ni tienen pruebas»

La carta de César Sena, a un año del caso Cecilia: “Jamás tuvieron ni tienen pruebas”

César Sena (20) está detenido desde el 10 de junio del año pasado acusado por el presunto femicidio de Cecilia Strzyzowski (28). Alojado en el Complejo Penitenciario I de Villa Barberán, en la provincia de Chaco, escribió una carta de puño y letra que contiene 277 palabras y en ninguna parte menciona a Cecilia.

A un año de la desaparición de su exesposa, el principal acusado se puso nuevamente el traje de víctima y lanzó fuertes críticas a los fiscales. Esto dijo:

“Hola, me disculpo por lo informal de la comunicación, pero dadas nuestras condiciones y los apremios sufridos, no puede ser de otro modo, gracias a los fiscales”.

Esto no les gusta a los autoritarios El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad. Hoy más que nunca Suscribite

Supongo que estará de más el comentar nuestra situación habitacional pues es de público conocimiento que no tenemos acceso a comunicación, electrodomésticos ni diversidades más de elementos comunes que por cierto hasta los criminales más aberrantes como los violadores poseen”.

Tengo claro conocimiento de lo que se dice de mí, sobre mi familia, sobre mis afectos en general. Pero claro que también tengo conocimiento de todo lo que no han hecho, todo lo que no se dice.

Jamás me dijeron que absolutamente todas las ‘pruebas’ son solo ‘indicios’, lo que parecía una aberración, resultó ser carne de cerdo, sangre de animales y lo que pareció ser positivo y una luz para esperanza de la fiscalía resultó ser sangre menstrual y de vieja data.

Así también los ‘encubridores’ jamás hablaron de una muerte, sino de elementos y de ‘bultos’ que desconocían tanto en procedencia como en su contenido, por lo tanto jamás se quebró el principio de inocencia, jamás tuvieron ni tienen pruebas, no hay un ‘¿por que?’ ni un ‘¿cómo?’, ni mucho menos las preguntas que siguen.

Como es evidente, esto no es un intento de excusarme ni de decir por qué soy inocente, cosa que mantengo y más en tales condiciones. Solo digo que todo se hizo mal y que si queremos una justicia real, debe respetar la ley, y otra vez, la ley determina y expone sus negligencias, errores, faltas y el obvio hecho de que tienen detenidos a siete ciudadanos sin razón y contra la Constitución nacional”.

La causa. Entre los “siete ciudadanos” que César menciona en el último párrafo de la carta que envió al diario Clarín están sus padres Emerenciano y Marcela Acuña, y los supuestos encubridores, Gustavo Melgarejo, Gustavo Obregón, Fabiana González y Griselda Reinoso. Todos están acusados por el delito de “encubrimiento agravado”.

El Equipo Fiscal Especial (EFE) que investigó la desaparición de Cecilia –cuyo cuerpo nunca apareció– y que critica con dureza el principal acusado está conformado por Jorge Cáceres Olivera, Nelia Velázquez y Martín Bogado.

Los tres funcionarios solicitaron en el mes de abril que la causa por el femicidio de Cecilia sea elevada a juicio con César Sena como presunto autor material y sus padres como partícipes primarios.

En el pedido, entendieron que el femicidio se produjo horas antes de que los jefes del clan piquetero llegaran a la casa familiar de Resistencia, ubicada en la calle Santa María de Oro 1460, en la que se presume Cecilia fue asesinada el 2 de junio del año pasado.

Para la Justicia, cerca de las 9 de la mañana César mató a su expareja, y dos horas más tarde arribaron sus padres. Marcela, cerca de las 11; y Emerenciano, a las 13.

Los fiscales creen que el matrimonio piquetero se ausentó “deliberadamente del hogar, creando un ambiente seguro y propicio para que César lleve a cabo el homicidio” y que armaron el plan para hacer desaparecer el cuerpo con la colaboración del resto de los imputados: Gustavo Obregón (quien habría cargado el cuerpo en una camioneta junto a César), Gustavo Melgarejo y Griselda Reinoso (señalados como los encargados de quemar los restos de la joven) y Fabiana González (acusada de haber limpiado la escena del crimen).

Los siete acusados por el femicidio serán juzgados por un jurado popular que tendrá doce integrantes: seis varones y seis mujeres. En caso de ser hallados culpables, el clan Sena recibirá prisión perpetua.

Días de cárcel. César Sena está detenido en el mismo penal que su papá, pero casi no se ven. Recién el 26 de abril pasado pudieron encontrarse por un supuesto error de los guardiacárceles a la hora de llevarlos al sector de visitas. Su mamá, Marcela Acuña, se encuentra en la Unidad Penitenciaria N°1 de mujeres desde el viernes 19 de enero. En diciembre pasado pudieron encontrarse los tres en el marco de un plan de revinculación.

Tanto César como Marcela escribieron varias cartas desde que están presos. Cinco días después de haber sido detenido, el presunto femicida le envió un escrito al fiscal: “Tengo miedo por mí y hago responsable a esta persona si a mí me pasa algo”. Sena se refería a Juan Díaz, su exabogado, porque estaba “hablando cosas horribles” de su persona.

El letrado había renunciado a la defensa del clan por las pruebas contundentes y soltó una frase que golpeó a la familia piquetera: “Emerenciano Sena es un delincuente, ya no es un prisionero común. César Sena también es un delincuente. Nos enfrentamos a un grupo de criminales. Debemos decir la verdad, no ocultarla”.

Marcela, por su parte, escribió varios textos desde la celda. En uno de ellos le pidió perdón a su marido y reconoció su culpabilidad. “Siento que te fallé por cubrir a César y no puedo vivir con eso”, le dijo a Emerenciano en una carta que le envió el 14 de julio de 2023 desde la comisaría 6ª del Barrio Santa Inés, donde estuvo preso hasta enero pasado.

“Te quiero mucho Emerenciano, te pido que tengas la valentía de siempre, la que enseñaste y que hoy me mantiene firme en mis convicciones y en el amor. Me siento muy triste, pienso en César en todo lo que estará pasando y sufro mucho, pero dejo en manos de Dios y la Virgen que me lo cuiden hasta que pueda salir de aquí. Si salís antes no lo abandones, está muy solo y tengo miedo que atente contra su vida”, le dijo.

La desaparición de Cecilia desató una conmoción y un escándalo que llevó a una crisis política en la provincia de Chaco. Emerenciano era candidato a diputado provincial en las elecciones pasadas por el Partido Socialista Unidos por el Chaco, una lista colectora del gobernador Capitanich, y Acuña iba como intendenta de Resistencia.

“Qué pasa con las almas de las personas asesinadas”

Cecilia Strzyzowski fue vista con vida por última vez el 2 de junio del año pasado, cuando ingresó a la casa del clan Sena. Entre las pruebas reunidas por el equipo de fiscales se destaca una serie de búsquedas en internet que realizaron el acusado y la víctima antes del femicidio.

Las diferencias son escalofriantes. Ella buscó sobre chocolates y café en la Ciudad de Buenos Aires, destino al que iba a viajar previo a su supuesta estadía en Ushuaia, y él directamente sobre qué pasa con “las almas de las personas asesinadas”.

Según consta en la causa, Sena realizó una primera búsqueda el jueves 1° de junio, cuando Cecilia todavía estaba con vida. Ese día, a las 18.43, escribió: “Cómo luxar un brazo”.

El domingo 4 de junio, cuando la madre de la víctima comenzaba a sospechar sobre el verdadero paradero de su hija, el principal acusado se interesó por dos cuestiones: “Así reaccionaron estos criminales al escuchar su sentencia” y “puede un revólver usar silenciador”.

A la madrugada siguiente realizó cinco búsquedas más: “Qué pasa con el alma del ser querido que muere de forma violenta”, “muertes violentas qué pasa con el alma”, “almas de personas asesinadas”, “mente de un asesino” y “un asesino siente remordimiento”.

Cecilia, por su parte, tenía otros intereses. Dos horas antes de su muerte –según entendieron los fiscales en el procesamiento– indagó sobre chocolates y la ciudad de Buenos Aires. “Todo el chocolate que puedas comer en CABA”, tipeó.

COMENTARIOS