rompieron una ley no escrita del tenis antes del cruce del martes en Queen’s


Los tenistas argentinos y españoles siempre tuvieron afinidad. Pasó con las generaciones pasadas y pasa también con las presentes. Francisco Cerúndolo, por ejemplo, tiene una linda amistad con Carlos Alcaraz. Tan bien se llevan que el murciano tiene pendiente una invitación para comer un asado en la casa de los Cerúndolo en Buenos Aires, que por falta de tiempo aún no se pudo concretar. Y aunque el azar determinó que se cruzaran en la primera ronda del ATP 500 Queen’s, el primer torneo de jugarán ambos en la gira de césped y en el que debutarán el martes, ellos decidieron no cancelar el entrenamiento que, previo al sorteo, habían acordado compartir para preparase para el certamen.

Así, este domingo se los vio peloteando en las canchas del club londinense, rompiendo una de las supersticiones y leyes no escritas del tenis, que dice que nunca hay que entrenarse con el próximo rival.

El argentino, 27° del ranking, y el español, número dos del mundo y campeón hace una semana en Roland Garros, nunca chocaron en un partido a nivel ATP. Aunque sí se vieron las caras una vez hace cinco temporadas, cuando ambos eran poco más que promesas. Fue en las semifinales de un Future (torneo por debajo de los ATP y los Challengers) en Palmanova, Mallorca, en enero de 2019. Cerúndolo, cuatro años más grande que Alcaraz, dominó a un Carlitos de apenas 15 años y se impuso por 6-2 y 6-4.

Ese triunfo le permitió al porteño meterse en la final, en la que conquistó su cuarto título en la categoría más baja del tenis profesional. Y también descubrir al joven talento español, que ya había empezado a llamar la atención del tenis mundial.

«No me acuerdo mucho del partido. Pero me acuerdo de que yo tenía 19 años y él 15. Le gané las semifinales y salí del partido diciendo ‘Este chico juega demasiado bien para su edad’«, contó Cerúndolo en una entrevista con EFE en Queen’s.

«Me sorprendió que yo, jugando bien, tenía que estar tan a tope con un rival tan joven. Pensaba que iba a ser muy bueno, pero no tan rápido, claro», admitió Francisco.

Cerúndolo -que llegó a ocupar el 19° lugar del ranking a mediados de 2023- es un tenista todoterreno capaz de jugar bien en todas las superficies. Ganó partidos en todos los Grand Slams y alcanzó los octavos de final en Roland Garros en dos ocasiones, incluido esta temporada, cuando cayó ante Novak Djokovic en cinco sets, después de que el serbio se lesionara el menisco de la rodilla derecha. Su primer gran golpe de efecto lo había dado sobre el cemento de Miami en 2022, cuando sorprendió al llegar a semifinales en su debut en el cuadro principal de un Masters 1000. Y el año pasado, hizo historia en césped.

Fue en el ATP 250 de Eastbourne, en el que gritó campeón al vencer al estadounidense Tommy Paul en la final. Fue su segunda corona a nivel ATP y la primera de un jugador argentino en esa superficie en 28 años, desde la consagración de Javier Frana en Nottingham en 1995.

Alcaraz, en césped, es un reto importante para el argentino y para cualquier adversario. El murciano quiere defender el título en Queen’s y es además el vigente campeón de Wimbledon, donde venció en la final de la pasada edición a Djokovic.

¿Qué se puede esperar del duelo que jugarán este martes? Por lo que se pudo ver en el entrenamiento que compartieron, una dura batalla. Este domingo, pelotearon durante casi una hora en una de las canchas secundarias antes de mudarse al estadio central, donde disputaron un set frente a un gran grupo de fanáticos. El español quebró dos veces, cedió su saque en una ocasión y se impuso por un apretado 7-5.

Cerúndolo y Alcaraz entretuvieron a los fanáticos en la cancha central de Queen's. Foto @ManuSanchezGomCerúndolo y Alcaraz entretuvieron a los fanáticos en la cancha central de Queen’s. Foto @ManuSanchezGom

«Será un partido durísimo. Él viene de ganar Roland Garros, es numero dos del mundo, es el campeón defensor aquí, en Wimbledon… Es un lindo desafío. Nunca me ha tocado a nivel ATP. Nos conocemos y tenemos muchas ganas», anticipó Cerúndolo.

Francisco irá por el gran batacazo, aunque la lógica (que en el tenis no siempre se cumple) marca que será Carlitos quien avanzará a segunda ronda. Y si eso ocurre, el murciano podría cruzarse en las rondas siguientes con otros argentinos.

Es que en la segunda enfrentaría al ganador del choque entre Mariano Navone, 29°, y el británico Jack Draper, 40° y quien conquistó el primer título de su carrera al vencer en la final de Stuttgart al italiano Matteo Berrettini. Y en cuartos, podría verse las caras con Sebastián Báez, 19°, que arrancará ante Tommy Paul, 13°, y, de ganar, jugaría en octavos con Alejando Tabilo o Alejandro Davidovich.

Algo más de suerte tuvo en el sorteo Tomás Etcheverry. El platense, 31° del ranking, debutará ante el local Billy Harris, 183° e invitado de la organización. Iría en segunda rueda frente al vencedor del choque entre Ben Shelton, 14°, y el francés Giovanni Mpetshi Perricard , proveniente de la qualy. Y luego podría chocar con el australiano Alex De Miñaur, campeón este domingo en ‘s-Hertogenbosch.



COMENTARIOS