Juan Carlos de Pablo analizó los primeros resultados del Gobierno y lanzó una advertencia: “Sería imperdonable”

“Propuesta indecente”. Ese fue el título del email que recibió el economista Ezequiel Burgo en su casilla hace pocos meses. Quien lo firmaba era nada más y nada menos que Juan Carlos De Pablo. La editorial Penguin lo había convocado a escribir un nuevo libro de su saga pero por razones familiares él no quería hacerlo solo sino que buscó a un socio a quien lee todos los fines de semana en su columna del diario Clarín. Burgo, quien estaba por partir de vacaciones, le respondió inmediatamente que sí y se pusieron manos a la obra para producir La cocina de la política económica argentina. De Frondizi a Milei que acaba de editarse y anoche fue el eje de una larga entrevista en el programa Comunidad de Negocios por LN+. “Lo bueno de contar con un periodista y no solo un economista”, bromea De Pablo.

El disparador inicial fueron los primeros 100 días del presidente Javier Milei quien justamente completa uno de los tramos finales de la publicación. El presidente de la Nación envió un saludo formal al “profe” por el día del padre y Burgo hizo lo propio con Darío quien ya falleció pero que forma parte de la dedicatoria inicial. “Al recuerdo de mi padre, Darío Burgo, porque fue el primero que me enseñó que todo cambio y cada decisión ocurren en un contexto”, escribió Ezequiel. Mientras que De Pablo le dedicó el trabajo a “Henry Kissinger, por todo lo que aprendí de él”.

La charla fue un momento televisivo imperdible con anécdotas de ayer y de hoy y un análisis bien profundo de la realidad económica local. Las idas y vueltas, la historia económica reciente y un sinfín de detalles sobre las conversaciones periódicas que se gestaron para darle forma esta cocina de la economía política argentina. De Pablo envió un mensaje al gobierno de Javier Milei respecto de los resultados económicos obtenidos durante los primeros seis meses de gestión como consecuencia de un fuerte programa de ajuste. En ese contexto e hizo especial hincapié en que muchas personas “tienen que hacer muchas cosas para llegar a fin de mes” y resaltó el esfuerzo de la sociedad en este período.

“Acá hay un mensaje muy importante para el Gobierno. Y es que le dicen ‘flaco, hoy llegas a aflojar, la tasa de inflación se te va a 20 y todo el sacrificio de los primeros seis meses lo tiraste a la basura. Eso sería imperdonable”, sostuvo el economista en diálogo con el conductor José Del Rio en LN+.

A lo largo del intercambio televisivo, se refirió también al “estilo” de Milei como líder del Ejecutivo. “Esas cosas no cambian. Muchos pretenden que Milei modifique algo. Me dicen que le diga que se calme. Sí, yo le digo. Pero los estilos no cambian”, sostuvo. Lo hizo en referencia a una pregunta que le hace el propio Burgo en el libro respecto de sí el presidente debería trabajar distinto hoy. “Es como pedirme a mi que me ponga corbata. No lo voy a hacer”, respondió el autor del estilo serio pero no solemne y columnista de LA NACION.

Acto seguido, caracterizó al líder de La Libertad Avanza (LLA) como un mandatario “transparente” y afirmó “no está loco”. “Cuando él habla de que va a vetar cualquier proyecto que ponga en peligro el equilibrio fiscal, es una definición. Uno tiene que escuchar. El veto es muy importante. Si el Congreso aprueba la reforma jubilatoria, él la veta pero los legisladores insisten, más adelante va a tener que decidir qué partidas va a ajustar. Y ahí la población se va a enfrentar con los legisladores por tener ‘menos de esto y de lo otro”, indicó.

Luego hubo un interesante ida y vuelta con monólogos de Tato Bores en los que la actualidad se respiraba en blanco y negro. Fue el propio Burgo quien cruzó esos datos con los actuales y destacó los vaivenes propios de la economía argentina. Se refirió también a la particularidad que tiene en nuestra historia contar por primera vez con un economista como presidente algo que ya sucedió en Gran Bretaña, Francia y varias veces en Perú, según destacan en el libro. De Pablo fue crítico también con periodistas y economistas. Con los primeros porque los desvela el devenir el dólar y el minuto a minuto y con los economistas porque muchas veces critican desde la tribuna y muy lejos de la complejidad del poder. Se recordó también como fue la última salida del cepo y el doctor honoris causa de la Universidad del CEMA dijo que Milei no tiene ni debe tener ningún apuro por salir como lo hizo el expresidente Mauricio Macri. Burgo rescató que de la conversación que llevaron adelante durante todos estos meses surgió una amistad y la posibilidad de conocerse en profundidad. Frondizi y la política de shock de Álvaro Alsogaray; Onganía y el primer plan de estabilización antiinflacionaria; Perón y el congelamiento de precios; los seis ministros de Economía de Isabel; la idea del desempleado como potencial subversivo durante la dictadura; los 13 paros de la CGT contra Alfonsín; el modelo Bunge y Born del menemismo y De La Rúa y el ajuste del 60% de la educación forman parte también del diálogo imperdible.

Ezequiel Burgo y Juan Carlos de Pablo, en Comunidad de Negocios
Ezequiel Burgo y Juan Carlos de Pablo, en Comunidad de NegociosCaptura LN+

De Pablo defendió además el slogan del oficialismo “no hay plata”: “Hagamos de cuenta de que el FMI le da a Milei 30 mil millones de dólares. El Presidente pasa de no tener plata a tener un poquito. De la nada aparecerían en Olivos y harían cola en la puerta gobernadores e intendentes. Entonces, la frase ‘no hay plata’ es simple. Lo tienen que creer. ¿Por qué? Porque Milei no tiene instrumentos. Hay otros economistas que dicen que Milei tenía otras diez alternativas. Están equivocados”.

Más adelante, el economista se prestó a hablar también sobre la salida del cepo. Una vez más, en disidencia con sus colegas, opinó que “no es prioritario”. “Acá hay que meterse en los pantalones del presidente del Banco Central, Santiago Bausili. ¿Por qué él tendría apuro en sacar el cepo? Todavía no lo entiendo. Muchos hablan de conexiones causales. Si uno saca el cepo, pasa esta cosa maravillosa. Y si no lo saca, pasa otra. Hagamos de cuenta que viene Elon Musk. Llega a la conclusión de que quiere poner una fábrica de autos. En cuatro años, los argentinos sacamos y ponemos el cepo constantemente. Este señor, que dicen que es muy inteligente, ¿me va a condicionar una inversión real a que saque el cepo? Explíquenme entonces cuál es la prioridad de sacar el cepo”, analizó.

En la misma sintonía se expresó sobre el plan de dolarización que el oficialismo pretende aplicar: “Tampoco es prioritario. Lo prioritario acá es la política económica. Vos le preguntas hoy al Presidente cuándo va a dolarizar y seguramente te diga que lo antes posible. Lo mismo ocurre cuando le preguntas cuándo va a cerrar el Banco Central. No te dice nada. Ahora tenemos un sistema bimonetario que funciona perfectamente. No hay por qué apurarse”.

Por último, consultado por José Del Rio sobre cuán optimista es de cara al futuro de la Argentina, De Pablo dijo que la situación es “dinámica”. “Esto no quiere decir que tengamos que salir a matarnos. Significa que las decisiones que se pueden tomar son solamente en base a dos o tres cositas. El Presidente hoy está agarrado al equilibrio fiscal porque no tiene otra cosa. Hay otros temas en los que hay que poner el foco. Por ejemplo, ¿sabes lo que sería preocupante? Que en el equipo económico dijera que el 4,2% de inflación es su techo. Ahí sonamos. Como economista no tengo problema si en junio la inflación da 6%”.

Burgo es editor jefe de Economía de Clarín y escribe sobre macroeconomía argentina e internacional. Es egresado de la UBA y realizó un master en política económica internacional de la Universidad de Birkbeck College. De Pablo además de honoris causa por la UCEMA es miembro titular de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, columnista de LA NACION y profesor de las universidades San Andrés y UCEMA y uno de los economistas más queridos de la Argentina.

LA NACION

COMENTARIOS