la canción que le dedicó su colegio en Rosario y la desgarradora despedida de su tía


Toda muerte de un niño es absurda. Provoca un dolor interminable en familiares, y consternación en quienes se enteran de semejante desgracia. La muerte de Lorenzo Somaschini, Lolo, un nene de 9 años que en un mes iba a cumplir su primera década de vida, generó todo eso y mucho más en una Rosario que transita horas de angustia.

Lolo, conisderado una promesa del motociclismo argentino, murió al mando de una moto de carrera, en el entrenamiento del SuperBike Brasil al caerse en la curva Pinheirinho del Autódromo de Interlagos. Ese dato, sumado a la violencia e impunidad que generan las redes sociales, disparó de inmediato la búsqueda de culpables. Pero también la solidaridad y empatía en esta ciudad donde Lolo nació y se crió, y en la vecina Carcarañá, de donde son originarios sus padres.

Cientos de mensajes en redes acompañaron a la familia desde el viernes pasado, cuando el niño sufrió el accidente, y se hicieron muchos más este martes, luego de que se informara su fallecimiento.

«De todas maneras, todos sabemos en el fondo del corazón que los buenos amigos nunca se separan, solo si me necesitas, allí estaré, si me necesitas permanece a mi lado». Son algunos de los versos de la canción –traducidos del inglés– del colegio San Patricio que la institución eligió para despedir a Lolo.

El posteo del colegio San Patricio de Rosario, dedicado a Lorenzo Somaschini.El posteo del colegio San Patricio de Rosario, dedicado a Lorenzo Somaschini.

«La Asociación Católica San Patricio y la comunidad educativa del Colegio San Patricio eleva la más dulce oración por el alma de su querido alumno de 4º grado, Lorenzo Somaschini. Q.E.P.D», dice el texto que posteó la escuela –que este martes no dictó clases en señal de luto– en sus redes.

Muchos allegados a la familia Somaschini -al padre de Lolo, Augusto, a su madre, Carolina, y a su hermana Juana- y también especialistas en el deporte motor se excusaron de hablar con la prensa durante la jornada a partir de la congoja y el estupor que trajo el accidente ocurrido el viernes pasado en el circuito de Interlagos, en Brasil.

Si bien el único contacto lo brindó el instructor Diego Pierlugi, una tía del niño compartió en redes la angustia familiar desde el momento mismo en que el nene cayó de la moto en Brasil, y también fue dando cuenta sobre su estado de salud.

Lorenzo Somaschini junto a Diego Pierluigi.Lorenzo Somaschini junto a Diego Pierluigi.

“Esperamos un milagro”, había escrito el pasado domingo, y repitió horas más tarde con una hermosa foto de Rosario tomada desde lo alto: “Desde tu ventana un rayo de luz muy esperanzador. Te amo Lolo”.

Una vez conocida la triste noticia del fallecimiento, y luego de recibir el pésame de sus allegados y amigos, esa misma familiar escribió un texto cálido y conmovedor: “Algunos quieren que vueles alto pero yo te quiero cerquita. No lo acepto Lolito, si hace unos días nos despedimos porque viajabas, estabas tan feliz. Te abracé, te dije que te amaba y que te cuidaras… te subiste al auto y nos hiciste saludo de piecitos. Parecía que Lulu algo intuía, gritaba Loló Loló como para que no te fueras… No sé cómo vamos a hacer con tanto dolor mi capitán calzoncillos. Tal vez con el tiempo saber que fuiste un niño feliz y muy amado nos dé consuelo (…). Estoy rota, te amo infinitamente”.

El perfil de Lolo en Instagram, donde compartía las fotos con su pasión, ya no estaba disponible en el atardecer de este martes. “Ayyy Lolito tu ídolo te despide”, posteó su tía un rato antes en sus redes una nota periodística en la que las estrellas internacionales del MotoGP, Marc Márquez, Jorge Lorenzo y Pecco Bagnaia, envían condolencias a la familia.

“Trato de salir en los medios para apaciguar la situación. Entiendo que a mucha gente le choca y a nosotros mismos, pero si vemos las estadísticas no hay accidentes de este tipo, o si hay es uno en un millón, nos tocó a nosotros”, dijo Diego Pierluigi tras conocerse el fallecimiento de Lolo, al acusar recibo de la controversia que generó la luctuosa noticia que conmociona a Rosario y a Carcarañá, ambas a la espera de la llegada de los restos del niño desde Brasil. La polémica se extenderá varios días, el dolor inexplicable promete quedarse durante mucho tiempo más.

COMENTARIOS