Fotos, vicepresidenta, cueva de ladrones


Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Desde su reestatización, en 2008, el déficit que acumuló Aerolíneas fue de US$8000 millones, subsidiado con emisión inflacionaria que perjudicó a todo el pueblo argentino, incluyendo a los pobres, que nunca suben a un avión. Por eso, llamó la atención la foto del papa Francisco sonriendo con sindicalistas que exhibían carteles contra la privatización de Aerolíneas. Más sorprendente fue la foto que poco después se sacó muy sonriente con Kicillof, una de las personas que más han contribuido a generar pobreza con sus desaciertos como ministro de Economía y como negociador. En 2014, con la deuda con el Club de París, además de pagar intereses, aceptó pagar US$3700 millones de punitorios. Y con la inexperta estatización de YPF en la que pagó US$11.000 millones, ahora, con el fallo de la jueza de Nueva York, se está hipotecando el futuro de los argentinos con US$16.000 millones más que habrá que pagar. “La patria no se vende”, cantan, pero los kirchneristas la regalan, la destruyen y la saquean.

Ricardo E. Frías

ricardoefrias@gmail.com

Entre las muchas malas elecciones de Cristina Fernández, estuvieron sus vices. Uno tenía pensamiento propio y el otro le mordió la mano y terminó preso. Estoy seguro de que entre tanto espanto de derecha bien hubiese querido las dos veces presidenta y una vez vice una compañera de fórmula como la flamante Victoria Villarruel, que hizo un debut brillante en política, lejos de la figura decorativa de los vicepresidentes. En fin, todo lo que Cristina Fernández no hizo ni tuvo en tres períodos de gobierno lo compensó la flamante vicepresidenta en una sola sesión y en la primera ley sancionada por su gobierno. Felicitaciones a Victoria Villarruel, que demostró estar a la altura para lo que fue elegida.

Gustavo Gil

gustavogil68@hotmail.com

Ya es algo repetido que grupos kirchneristas utilicen templos católicos para realizar en medio de misas actos partidarios con gritos y cánticos políticos. Y con la anuencia y hasta la participación de sacerdotes, sin que valgan neblinosas excusas posteriores. Estos hechos, que rayan en sacrilegio, nos agravian a millones de católicos que conocemos que el partido que los promueve provocó durante sus gobiernos un notable aumento de la pobreza, con el garantismo favoreció la delincuencia y la violencia, nos dejó el aborto e incurrió en incontables actos probados de corrupción. Así como permiten que se utilicen esas misas para acusar a otros nada menos que de vender la patria, esos religiosos deberían tratar de que a su vez no los acusen a ellos de las palabras de Cristo (Lucas 19,45-48): “Mi casa será una casa de oración y ustedes la han convertido en cueva de ladrones”.

Roque A. Sanguinetti

roquesang@yahoo.com.ar

Hace 150 años que nuestro sistema educativo es portador de viejos problemas sin solución y otros nuevos por la incorporación de perfiles adolescentes y porque debe cumplir un propósito de inclusión social que no tuvo desde su creación. ¿Es posible que eliminar la repitencia facilite el tránsito y el egreso del sistema? En CABA funcionan 21 escuelas con un diseño curricular cuya característica distintiva es el régimen de cursada por materia. Mi experiencia como docente allí es que un marco académico con alternativas de cursada permite superar la repitencia como única forma de reagrupamiento (estadísticamente no es un camino para continuar sino hacia la salida del sistema, al repetirse contenidos y situaciones que la provocaron). Publicaron también datos respecto del aumento en la matrícula. No sirve solo que una gran cantidad se inscriba, es necesario que puedan transitar y egresar con conocimientos. Quienes adhieren al diseño tradicional, donde algunos progresan como si fuera una carrera de obstáculos y otros se quedan, ven en el cambio de formatos inclusivos una amenaza. Por concurrir al médico, algunos se creen aptos para “recetar” remedios. Por haber estado en la escuela creen tener “las recetas” educativas. Así, funcionarios, comunicadores y legisladores opinan como expertos. Ya es hora de una discusión seria en este tema como política de Estado, sin politiquería partidaria.

Daniel Alberto Peña

danielalbertopea@gmail.com

Al leer la carta de Harry Ingham publicada el lunes 17, me gustaría agregar que en el primer mundo se honra en un mismo día a los padres fundadores, entendiendo que la definición abarca a todos los próceres que con su esfuerzo construyeron la patria. El presidente Milei está en mil frentes de batalla, pero no me cabe duda de que alguno de sus colaboradores tomará nota de que la patria turística debe terminar para dar paso a la revolución del esfuerzo y el trabajo. No hay otra salida para la gran crisis heredada.

Margarita Di Lella

DNI 11.663.308

Entre otras muestras de respeto, la ley 14.438 dispone que la bandera nacional no debe nunca tocar el piso. El monumento al soldado argentino que se inauguró en Zapala contraviene esa disposición, al mostrar a un soldado genuflexo sosteniendo en su mano derecha una bandera arrastrada por el piso.

Juan Peña

penapirovano5@gmail.com

El especialista Fernando Tomeo analiza en su artículo del martes 11 de junio la cuestión de si una inteligencia artificial, o una máquina en general, puede tener sentimientos o expresar emociones, y describe sus posibles consecuencias morales, éticas y jurídicas. Se puede programar una inteligencia artificial para que, ante ciertos estímulos, emita señales o respuestas que nosotros atribuyamos a emociones como pena, temor, alegría, enojo, etcétera. Pero se trataría de respuestas puramente mecánicas, comparables al ruido que hace la caja de velocidades de un auto cuando tratamos de cambiar de marcha sin pisar el pedal del embrague. Y, aunque podamos decir metafóricamente que en esas condiciones el auto “sufre” o “se queja”, nadie pensaría por eso que un auto puede tener sentimientos o expresar emociones.

Claudio H. Sánchez

claudiofisicamente@yahoo.com.ar

LA NACION

Conocé The Trust Project

COMENTARIOS