San Juan celebra a su santo patrono en la Iglesia Catedral con la tradicional fogata y un espectáculo artístico imperdible.

San Juan celebra a su santo patrono en la Iglesia Catedral con la tradicional fogata y un espectáculo artístico imperdible.

La celebración comienza el domingo, 23 de junio, a las 20:00 con la actuación del Ballet Sembrando Ilusiones y la Banda de la Policía que interpretarán la Misa Criolla.

En tanto el lunes, 24 de junio, a las 20:00 comenzará la celebración eucarística en honor a San Juan Bautista presidida por el Arzobispo Jorge Lozano y concelebrada por sus obispos auxiliares y sacerdotes de la diócesis. Luego, a las 21:00 será el encendido del fuego característico en el frente de la Iglesia Catedral.

Además, habrá una intervención artística del . Acompañarán en la actuación el Ballet San Juan Juan Nuestro Tiempo, Los Luceros, el Coro Vocacional dirigido por el maestro José Domingo Petracchini y recitados de Jorge Buenaventura Becerra.

Noche de San Juan: qué dice la historia

El 13 de junio de 1562 Juan Jufré fundó la Ciudad de San Juan de la Frontera en honor a su Santo Patrono: San Juan Bautista. Hoy, la iglesia Catedral lleva su nombre y toda la provincia está confiada a su protección.

Desde tiempos coloniales la población sanjuanina participó con entusiasmo de los festejos organizados en su honor. Y es que en la tradición se hallan profundamente arraigadas las fiestas del 24 de junio referidas a San Juan Bautista y las de San Pedro y San Pablo correspondientes al 29 del mismo mes.

La Iglesia celebra el nacimiento de Juan como algo sagrado y él es el único de los santos cuyo nacimiento se festeja.

Anunciado por el ángel

En el primer capítulo del Evangelio de San Lucas se dice cómo Zacarías, sacerdote judío casado con Isabel, no había podido tener hijos ya que su mujer era estéril y de edad avanzada. Entonces, el ángel Gabriel se le aparece, a la derecha del altar, y le dice que su esposa tendrá un hijo que será el precursor del Mesías, y a quien él deberá llamar «Juan». Sin embargo, Zacarías, preso del miedo, dudó de que esto fuera posible, y quedó mudo «hasta que todo se cumplió».

Después de que el ángel Gabriel se le apareció a la Virgen María para anunciarle que sería la madre del Salvador, Ella, la «llena de gracia», partió a ver a su prima Isabel, que estaba encinta, y se quedó para ayudarla hasta que su niño nazca. Ese niño, nacido de la mujer a la que llamaban estéril, era Juan, «voz que clama en el desierto», el hombre que habría de allanar el camino del Mesías.

Una celebración cristocéntrica

Así como el nacimiento del Señor Jesús se celebra cada 25 de diciembre, el nacimiento de San Juan se celebra cada 24 de junio. Ambas fechas quedaron así establecidas por la Iglesia desde el siglo IV, porque evocan la obra de la salvación, al tiempo que mantienen una vinculación con el ciclo de la vida natural, obra de Dios.

COMENTARIOS